Venezuela recurre al pernil colombiano para acallar protestas

Se espera que en las próximas horas, al menos dos camiones crucen la frontera con 20 toneladas del producto. Se trataría de aproximadamente dos mil perniles que el gobierno espera repartir.

Venezuela recurre al pernil colombiano para acallar protestas

Hacia la medianoche de este viernes pasaron dos camiones cargados con 20 toneladas de pernil de cochino y se espera que este mismo sábado hagan tránsito los demás por el puente internacional Simón Bolívar, ubicado en el estado fronterizo del Táchira.
Las autoridades del Ministerio de Transporte y la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), señalaron que los vehículos que transportarán el producto deben cumplir con los requerimientos legales y normas fitosanitarias del Instituto Agropecuario Colombiano (Ica).
Este viernes en horas de la mañana, Natasha Avendaño, directora general encargada de la Dian, aseguró que no habían recibido una solicitud formal por parte del exportador para movilizar el pernil, esto como respuesta a las declaraciones del ministro de Agricultura Urbana de Venezuela, Freddy Bernal, quien aseguraba en días pasados que las autoridades colombianas tenían represadas 2.200 toneladas de pernil de cerdo .
“El país tiene unas reglas sobre cómo se debe realizar una exportación y parte de eso es la solicitud que es lo que se no se ha hecho, es algo que todo el mundo debe hacer”, dijo Avendaño y agregó que la Dian había recibido una consulta informal en Cúcuta para informarse sobre cómo funciona el trámite de la exportación.
Para 2012, el gobierno importaba 12 mil toneladas de pernil de cerdo y otras doce mil eran producidas por productores nacionales. Eso significaba 24 millones de kilos.
Expertos en la materia sostienen que un pernil pesa alrededor de 10 kilos por lo cual, 20 toneladas son aproximadamente dos mil perniles que no alcanzarían para cubrir las necesidades exigidas por los venezolanos.
En los últimos días, varias comunidades, a nivel nacional, han salido a las calles para protestar ante el incumplimiento de las promesas gubernamentales. Una de ellas, la venta de pernil, tradicional en estas fechas.
El gobierno ha responsabilizado a Portugal de no despachar el producto, cosa que ha sido negada por las autoridades lusas. Fuentes extraoficiales señalan que el año pasado el gobierno, a través de una triangulación, negoció con Portugal la compra de los perniles que provenían de España. Portugal era una especie de intermediario.
En esta oportunidad, las sanciones que pesan sobre Venezuela habrían impedido repetir el esquema de negocios.
Con información de Blu Radio.]]>