Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Venezuela registra incremento de malaria por “fiebre del oro” en Bolívar

Anophelesmosquito
06/12/2018
|
FOTOGRAFÍA: CORTESÍA

Junto con Yemen, Nigeria y Sudán del Sur, Venezuela es uno de los cuatro países que registró un incremento alarmante de los casos de malaria en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estos datos forman parte de un reciente reportaje de IRIN, una agencia de noticias de las Naciones Unidas especializada en temas humanitarios.

Un informe de la OMS en abril reveló que los casos de malaria aumentaron 69% en 2017 con respecto al año anterior. Asimismo, el presidente de la Federación Médica Venezolana reveló en octubre que las cifras de lo que va de 2018 superan los 650 mil, un incremento del 60% en relación a 2017.

El caso venezolano es particularmente grave si se considera que el país sudamericano llegó a ser alabado por su programa de erradicación dirigido por el doctor Arnoldo Gabaldón durante la década de 1940. En 1955 la tasa de malaria se redujo a un afectado por cada 100,000 personas, y en 1961 la OMS declaró erradicada la enfermedad del 68 por ciento de una zona que incluía dos tercios del país.

El reportaje de IRIN precisa que el mayor número de casos reportados actualmente en Venezuela proviene del municipio Sifontes del estado Bolívar, junto a El Callao. En 2013 se registraron aquí el 60% de los casos y el año pasado la estimación para todo el país fue de 406 mil afectados.

Asimismo, los hospitales caraqueños, que por mucho tiempo han registrado un número muy bajo de casos, experimentan un rápido aumento en los pacientes enfermos de malaria. La mayoría proviene de minas en el estado Bolívar.

En El Callao prospera la minería ilegal. En sus predios pueden verse banderas sirias, iraníes e israelíes. Los comerciantes compran a los mineros locales y lo venden fuera del país. Aunque esta operación es ilegal, las transacciones se realizan a plena luz del día ante las autoridades.

El gobierno de Nicolás Maduro todavía minimiza la gravedad del problema de la malaria. Los medios para contrarrestar la propagación de la epidemia siguen siendo escasos a medida que se acaba el dinero y los años de control de las importaciones han provocado la falta de mosquiteros y otros equipos preventivos.

Otros factores incluyen la descomposición de los sistemas de bombeo de agua que incrementaron los criaderos de mosquitos, así como el fin del programa de fumigación y la migración interna hacia las áreas afectadas de Venezuela.

Plasmodium vivax es la más común de las tres especies de parásitos portadores de malaria presentes en la zona. La escasez de medicamentos y la falta de programas de prevención tienen graves consecuencias para las personas infectadas. La escasez de medicamentos es tan aguda ahora que las opciones de autotratamiento son cada vez más comunes.

Los medicamentos necesarios para tratar la malaria se consiguen fácilmente en el mercado negro. Las pastillas de primaquina y cloroquina se venden en el mercado negro por hasta dos gramos de oro en las esquinas de la ciudad.

Para leer el reportaje completo (en inglés) ingrese a irinnews.org