Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

VIDEOS | La lucha de Neomar encendió a la Guarenas del Caracazo

08062017 Vigilia Neomar Andrea Hernandez/EL ESTIMULO
09/06/2017
|
FOTO: ANDREA HERNÁNDEZ/EL ESTIMULO

El féretro con el cuerpo inerte del joven de 17 años, víctima 67 de la represión, recorrió las calles de Guarenas en compañía de su familia, amigos y vecinos. Llanto y esperanza convivieron durante más de seis horas en la ciudad mirandina, donde residía el muchacho

Mi hermano antes de morir me dijo que iba a luchar por su hermana y por Venezuela, y así fue. Me dio mucho dolor verlo ahí. Ver el vidrio. Tocarlo y que no me dijera nada. Me dio dolor que no me dijera ‘hermana, estoy contigo’. Me partió el corazón”. Con estas palabras y el llanto desgarrador de su hermana, de 12 años, inició el minuto de silencio por la muerte de Neomar Lander Armas, el joven de 17 años que se convirtió, el pasado miércoles, en la víctima 67 de la represión hacia las marchas opositoras al gobierno de Nicolás Maduro.

Acompañado por su familia y amigos, el ataúd con el cuerpo inerte del muchacho recorrió por última vez las calles que lo vieron crecer. La movilización partió desde Jardines El Cercado, donde fue velado y será enterrado este sábado. Transitó por un tramo de la autopista Gran Mariscal de Ayacucho hasta la ciudad de Guarenas. Y, finalmente, llegó a su destino, la Plaza Bolívar de la ciudad mirandina.

La actividad, convocada por familiares del joven durante la noche del jueves, tenía pautado iniciar a las 8:00 AM. A esa hora, en la capilla de velación del cementerio, comenzaban a concentrarse sus allegados. La mayoría de los asistentes se desplomaban en llanto al ser recibidos por Suhail Armas, madre de Neomar, quien, en calma, casi los consolaba.

Dentro del salón, donde permanece el joven desde el jueves, las lágrimas se perpetuaban frente al féretro. Sobre el cristal de la urna —rodeada por arreglos florales con los colores de la bandera y girasoles— permanecían rosarios, fotos, una máscara antigás y tres guantes de carnaza, uno de ellos con quemaduras y una dedicatoria de “La resistencia”.

Alrededor de las 8:30 AM, ya había menos intervalos de tiempo entre una visita y otra. Suhail se acercaba cada media hora, aproximadamente. Avanzaba hacia el ataúd, se inclinaba y le hablaba a Neomar, mientras tocaba el cristal con ternura, como quien acaricia a alguien que duerme.

Los comentarios sobre el joven —todos positivos— iban y venían dentro del sitio. “Él era un niño melosísimo. Todo el tiempo quería verlo a uno feliz. ‘Ríete, amargada’, me decía cada que entraba a mi casa, y me agarraba los cachetes”, le cuenta una vecina a otra.

Pasadas las 9:00 AM, la madre de Neomar notificó que había llegado el momento de iniciar el recorrido. En seguida, varios jóvenes provenientes de Caracas, e identificados como integrantes de “La resistencia”, cubrieron sus rostros y se distribuyeron a los lados de la urna.

En medio de cantos y aplausos, el féretro fue llevado hasta la entrada del cementerio, donde lo esperaba la carroza fúnebre. No hubo un momento de silencio desde entonces. Ni siquiera cuando alrededor de 15 motorizados de la PNB (con parrilleros y equipo antimotín), pasaron por un lado de la movilización.

Tres kilómetros separan los puntos de partida y llegada. Sin embargo, el inclemente sol de Guarenas, y la fuerte pendiente en el centro de la ciudad, parecían duplicar la distancia. Ya en la Plaza Bolívar, la hermana de Neomar —una pequeña niña de cabello rizado— pidió el megáfono para dar el corto pero poderoso discurso con que inicia esta crónica, que se vio interrumpido por su llanto desconsolado, y que contagió a todos los asistentes.

Tras el minuto de silencio, cuando los acompañantes llevaron el féretro hacia la capilla de la catedral, se habían sumado tantos vecinos que el espacio dentro del recinto religioso fue insuficiente.

 

Una breve misa por el descanso eterno de Neomar culminó con la estadía del joven en Guarenas. Los acompañantes emprendieron el regreso hacia el cementerio.

Todos los jóvenes de “La resistencia” se cubrían el rostro durante todo el trayecto, menos uno: Yorman Ortiz. “Quiero decirle al país que ha llegado la hora de unirnos para consolidar la democracia. Que estamos viviendo bajo un gobierno autoritario. Y no señores, no. A nosotros Dios nos dio un cerebro para que pensemos, y para que tengamos ideales propios. No nos podemos dejar llevar por lo que nos diga el hombre. El único rey supremo en La Tierra es Dios, y nos vamos a mantener en la calle hasta que sea necesario”, afirmó el muchacho, quien lideró los cánticos desde la salida de la movilización.

“Aquí no llevamos a un joven que pertenece a un partido político, llevamos a un joven que representa al pueblo, que representa al trabajador, a los estudiantes. Nos vamos a mantener en las calles. La consigna es “Resistencia”. Necesitamos la libertad para este país. Estoy fielmente comprometido a mantenerme en las calles. Ya perdí el miedo. La muerte de Neomar me dio fuerzas para seguir adelante y eso es lo que vamos a hacer. Neo —como le decían cariñosamente— murió de pie, luchando por su país. Tenemos que seguir su legado, y mantenernos en la calle para consolidar la democracia”.

 

Envió un mensaje a la Fiscal General. “Quiero destacarlo y darle gracias a la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, por su apoyo. Quiero que sepa que el pueblo está con usted, el pueblo la apoya y cuenta con nuestro respaldo. Aquí vamos a seguir, y mientras usted esté con el pueblo, el pueblo estará con usted”.

En la entrada de Guarenas, autobuses esperaban a los asistentes para el retorno a Jardines El Cercado; aunque muchos decidieron hacer el recorrido a pie.

Dentro del carro donde se trasladaba el papá de Neomar afloraron las anécdotas sobre el joven. “A él, los más grandes le decían ‘La Pulga’, porque era el más chiquitico. Estaba todo el tiempo activo. Todo el mundo lo quería, lo abrazaban, le daban la bendición. No faltó a ninguna convocatoria”, cuenta el progenitor. “A veces se nos perdía”, agrega Yorman. “Algunos nos ahogábamos con los gases y nos íbamos para atrás, pero él era el más fuerte. Siempre al frente”.

Así, al frente, líder, era reconocido por todos, incluso por su mamá. “Siempre luchó en la primera fila. Nadie le sacó de la cabeza que debía luchar por la libertad de su país. ‘La lucha de pocos vale por el futuro de todos’, repetía Neomar siempre”, dice, y hace un llamado. “Sigamos en las calles. Mi hijo murió en las calles por la libertad de muchos. Nosotros no somos terroristas, somos venezolanos exigiendo nuestros derechos. Aquí está Guarenas y Caracas. Tengo muchos sentimientos encontrados y le doy mil gracias a todas y cada una de las personas que están aquí”. También lanza un mensaje al gobierno. “Ellos deberían tener un poquito más de respeto. Ellos ni siquiera deberían nombrar a mi hijo”.

 

Al cierre de esta nota, habitantes de Guarenas protestaban en el sector Menca de Leoni. Como aquel 27 de febrero de 1989, cuando con su rebelión dieron inicio al Caracazo.