Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Año Nuevo ni tan cinco estrellas

ac11-1100x618
05/01/2018
|
FOTOGRAFÍA: EFE

La víspera de Navidad se vivió de manera lúgubre. Pocos fueron los estallidos de fuegos artificiales que sonaron en las calles. Pero aún hay quienes esperan que el 31 de diciembre los cielos retumben de colores. Pese al poco ánimo y la fuerte crisis, hosterías caraqueñas afinan los toques finales para brindar un servicio que de la bienvenida al 2018 de manera diferente

En Venezuela, los preparativos para el año nuevo combinan las semanas de planificación con las compras de último minuto. Allí se incluyen las reservas domésticas de fuegos artificiales, las uvas y el vino para el conteo de las doce campanadas.

Pero los festejos no se quedan puertas adentro. Habitualmente, hay quienes después del cañonazo encaminan las ganas de continuar la celebración en algún local público. Otros desertan de organizar una fiesta en casa y pagan para despedir al viejo año en las celebraciones de algún hotel o restaurante.

En 2017 las calles están más solas, el ánimo no es de fiesta sino, en todo caso, de protesta. Pero aun así, algunos hoteles decidieron preparar sus espacios para servir a sus huéspedes y asistentes no una gran fiesta, como se realizaba en años anteriores, sino una cena que ofrezca un servicio más exclusivo.

El Renaissance, ubicado en La Castellana, atrapa a quienes les visitan con el largo candelabro que decora las escaleras de su lobby. La gerencia de alimentos y bebidas prepara con cautela la velada que ofrecerán el 31 de diciembre en su restaurante. La sencillez y la elegancia son los principales invitados de la noche, puesto que las 160 personas que asistirán a la celebración no se encontrarán con algo exuberante. “El estilo es que el ambiente sea familiar y no de espectáculos. Esperamos que los asistentes sean bien atendidos por la calidad del servicio porque es personalizado”, explica Jonathan Campos, asistente del director del departamento de alimentos y bebidas.

En el Renaissance no habrá música en vivo. La orquesta rememorando los éxitos de Billo no fue pautada para este año. La velada será acompañada por un DJ apenas, visto el costo de instalar una gran agrupación musical. “Se nos hace más cuesta arriba y habría que poner más costosas las entradas”. Además, sostiene, “la intención es marcar la diferencia y sabemos que hay un nicho que prefiere una atención personalizada y no grandes fiestas”.

cita-3-fiestasLa entrada a la cena tiene un valor de Bs. 1.927.000 con el IVA incluido por persona. El banquete ofrece un buffet de fin de año, un cóctel de bienvenida, una copa de espumante para el brindis y un pequeño cotillón para celebrar una noche que se extiende hasta las 4:00 am.

El costo no incluye una habitación. Campos explica que la celebración no está relacionada con las reservas; sin embargo añade que aquellos que deseen hospedarse, “el costo de la habitación contiene un desayuno de año nuevo en el restaurante”.

El banquete del J. W. Marriot será hasta a las 2:30 am. El costo de la entrada es de Bs. 1.769.000, pero si se cancela el mismo día el precio sube a Bs. 2.030.000. Eleazar Contreras, encargado de la logística del festín que ofrecerá el restaurante Sur del hotel, indica que los asistentes podrán disfrutar de una “cena tipo bufet, un coctel de bienvenida, la estación de postre, copas espumantes para el brindis, el cotillón de la hora loca y la música del DJ Tony Escobar que amenizará la velada”.

En el Marriot, quienes deseen alojarse para evitar salir en la madrugada de regreso a sus casas deben cancelar una habitación por Bs 2.778.589. En total la inversión sería de 4.547.589 bolívares.

El hotel Alba Caracas no ofrece banquete para navidad, solo la fiesta. El costo de la entrada se divide en dos paquetes: el plata que cuesta Bs 1.200.000 e incluye una copa espumante para el brindis, un cotillón para la media noche y las uvas; y el oro que añade una cena al paquete. Ninguno de los pagos incluye habitación o descuento para reservar una. En el edificio que maneja el Ministerio de Turismo, una suite sencilla oscila entre los 225.000 y los 300.000 bolívares, dependiendo de si es sencilla o doble.

cita-2-fiestasPor su parte, el Gran Meliá Caracas prepara su salón Río Manzanares para ofrecer algo más que una cena, pero sin llegar a una “fiesta”. Como en años anteriores su banquete ofrece buffet gourmet con especialidades navideñas, uvas, cotillón de hora loca, música en vivo con la orquesta Nevada, guardería para niños, descorche de dos botellas espumantes por familia y cuatro tequeños por persona. El costo es de Bs 1.700.000 y no incluye habitación. No obstante, la gerencia preparó un paquete de hospedaje cuyo costo es de un millón de bolívares para una habitación doble o sencilla, con acceso a la piscina y entrada directa al centro comercial El Recreo.

El Hotel Pestana, ubicado en Santa Eduvigis, mantendrá su tradición de ofrecer una cena de año nuevo. José Rubio, gerente de alimentos y bebidas, indica que ofertan algo íntimo. “Nos gusta que todos estén cómodos, que puedan caminar, bailar. Hacemos algo estilo petit, el máximo de asistentes es de 180 personas”, explica.

El Pestana tendrá música en vivo en su terraza lounge, para completar la pista de baile, el DJ, los dos buffet navideños internacionales, una copa espumante para el brindis y un cotillón para festejar. “La celebración comienza a las siete de la noche hasta que el cuerpo aguante”, agrega Rubio. El costo es de más de 4 millones de bolívares, con la habitación incluida.

Un hotel cinco estrellas de la capital sí tirará la casa por la ventana, el Eurobuilding Hotel & Suites. Junto a la productora de eventos Total Show, organizó una celebración que comenzará a las 8:00 PM en el salón Plaza Real, para unas 200 personas.

A la tarima subirá la Billo’s Caracas Boys y Total Zulianidad, que se intercalarán con un show los años 80, la “hora loca” y un espectáculo de zanqueros que, en total, servirán de entretenimiento hasta las 6 de la mañana. Habrá buffet internacional y una guardería para los más pequeños. “Se pensó en no hacerlo, pero gracias a Dios se pudo lograr. El que no arriesga ni gana ni pierde, y esto ha sido un boom”, sonríe Lisbeth Scattaglia, parte del equipo organizador. “La receptividad ha sido más elevada que en años anteriores porque la mayoría de las personas no va a salir del país. Son muchos los factores que hicieron que el evento pudiera desarrollarse, (como) la escasez de sitios nocturnos y la inseguridad”, añade.

cita-1-fiestasEl costo de la entrada para este evento es de aproximadamente cinco millones de bolívares y cuenta con una tarifa preferencial en el hospedaje.

A pesar de la crisis, encargados y gerentes concuerdan en que la demanda no ha bajado; todo lo contrario, este año aumentó. Campos, desde el hotel Renaissance, detalla que el costo de las cenas o las fiestas es económico comparado a otros bienes y servicios. “Las personas no están haciendo gastos de último minuto, ni invierten en un pernil que sale casi al mismo precio que la entrada. No están gastando en otras cosas porque aquí ya tienen todo incluido. Invertir en esto es mucho más económico”.