Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Bugs Bunny, 75 años saliéndose con la suya

portada

El conejo más famoso de la historia del cine y televisión cumple años y lo celebra con anuncios de su regreso a las pantallas con nueva serie televisiva y película animada. Su historia es la de un dibujo que logró apelar a grandes y chicos, gracias al genio de figuras como Chuck Jones

Bugs Bunny nació como antagonista de Elmer Gruñón —o Elmer Fudd—, en una relación animada que sería reeditada centenares de veces más, siempre con el mismo resultado: el conejo se salía con la suya. Era 27 de julio de 1940 cuando en una pantalla se proyectó por primera vez un corto de Tex Avery con “el conejo de la suerte” –como se daría a conocer en Latinoamérica- como protagonista. Fue animado por Virgil Ross y ya lo mostraba masticando una zanahoria, un detalle inspirado en Clark Gable y su personaje en la comedia de 1934. Sucedió una noche, donde su personaje mordía uno de esos vegetales.

Ese estreno fue el paso final de un desarrollo que comenzó varios años antes con el prototipo de diseño de Charlie Thorson, quien dibujó al primer “Happy Rabbit” para el cortometraje Hare-um Scare-um de 1939 —logró una nominación al Oscar. Thorson había trabajado en los estudios Disney, donde creó otro conejo gris, Max Hare. Fue ese personaje el protagonista del cortometraje The Tortoise and the Hare, dirigido por Wilfred Jackson, parte de la serie Silly Symphonies. Esa cinta ganó el Oscar en 1934.

1

“Happy Rabbit” ya había aparecido en dos películas anteriores, siempre de color blanco y con la voz de Mel Blanc que le imprimió la risa que luego usaría para El Pájaro Loco. Pero su tercera participación lo mostró estrenando el color gris en su piel, y vistiéndose de mujer para seducir a su oponente. El animador Gil Turner, encargado de seguir las instrucciones del director Ben Hardaway, quien había guiado las apariciones de Happy Bunny hasta entonces, le dio nombre al dibujo en una hoja de trabajo: “Bug’s Bunny”, escribió en el papel en referencia a Bug’s como diminutivo cariñoso a Ben. Así pasó a ser conocido entre los animadores hasta que el bautizo se concretó, aprovechando que en inglés “Bugsy” también se usaba como sinónimo de “loco”. Mel Blanc alguna vez también se acreditó el nombre. Lo cierto es que la creación del que se convertiría en el conejo más famoso de todos los tiempos quedó acreditada a Tex Avery.

4

Historia dorada

Mel Blanc le dio voz y terminó de imprimirle personalidad al dibujo estrenado hace 75 años. Le aplicó un acento de Brooklyn, en Nueva York, aunque la icónica frase “What’s up, Doc”, era común en los años 40 en Texas. En su segunda película, Elmer’s Pet Rabbit, de Chuck Jones, se dio a conocer en público el nombre Bugs Bunny, hasta ese momento (1941) solamente de uso en los pasillos del estudio de animación.

Para 1942, Bugs Bunny ya era la estrella de la serie Merrie Melodies, robándole protagonismo al Pato Lucas, tres años mayor que Bugs y hasta entonces el preferido del estudio. Esa rivalidad fue retratada en las películas con ambos personajes, que finalmente fueron presentados como amigos varias décadas después, cosa que no ocurrió con otros villanos como Elmer Gruñón o Sam Bigotes.

3

En su quinto cortometraje, se le vio con la cabeza más redondeada y con los dientes menos prominentes, gracias al dibujante Robert McKimson, un animador que seguía las indicaciones del director Robert Clampett, quien prefería esa versión del muñeco para sus cintas, aunque el diseño fue adoptado posteriormente por los demás directores.

Mientras sus películas seguían apareciendo, hasta sumar 8 tan solo en 1942, Bugs Bunny tomó un rol en la Segunda Guerra Mundial, protagonizando un promocional de dos minutos para los bonos de Estados Unidos en la guerra titulado Any Bonds Today. Su actitud grandilocuente y patriótica durante el conflicto bélico lo convirtió en bandera del estudio, que aprobó mayores presupuestos para sus producciones a partir de 1943.

Como el Pato Donald en Disney y su enfrentamiento con Hitler, Bugs tuvo su expresión política en una película animada de 1944 llamada Bugs Bunny Nips the Nips, que fue sacada de distribución décadas después por mostrar estereotipos extremistas mientras muestra el enfrentamiento entre el conejo y un grupo de soldados de Japón. Además, en el corto Super-Rabbit, una parodia de Superman, Bugs era visto al final con un uniforme de los Marines de EEUU, por lo que ese cuerpo armado lo nombró miembro honorario.

En 1953 el conejo protagonizó tres episodios dirigidos por Chuck Jones que se convertirían en su trilogía “Temporada de pato/Temporada de conejo”, los trabajos más famosos del director. Al año siguiente, en 1954, la revista Time reportó que el dibujo era más popular que Mickey Mouse, del competidor Disney, algo que se confirmó con el éxito del clásico What’s Opera, Doc?”, que fue seleccionado como “culturalmente significativo” por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, que decidió su preservación, siendo el primer dibujo animado con tal distinción.

6

En 1958 una de sus películas animadas, Knighty Knight Bugs, se alzó con el premio de la Academia, y en 1960 debuta en televisión con las historias que se habían mostrado en cine, y nuevas animaciones. En Estados Unidos, el programa duró en antena 40 años sin interrupción, a pesar de la muerte en 1989 de Mel Blanc y la sustitución de la voz del conejo con la de Jeff Bergman, Greg Burson y Joe Alaskey.

Entre otros reconocimientos, también se cuenta que fue el primer personaje animado en ser retratado en una estampilla oficial del servicio postal norteamericano, en 1997, desde 1985 tiene su propia estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y ha protagonizado varios videojuegos.

A sus 75 años, Bugs Bunny sigue sin retirarse. Ya fue confirmada su participación en la cinta Space Jam 2, junto a LeBron James, y Time Warner acordó una alianza con el canal Boomerang para crear nuevos capítulos de Bugs Bunny y Scooby Doo, un renacimiento de ambos personajes.

Doblaje latinoamericano

En español, el primer doblaje de Bugs Bunny estuvo a cargo de Jorge Arvizu, años 40. Grabó la traducción de la icónica frase como “¿Qué pasa, doc?”. Más adelante, Juan José Hurtado tomó el personaje y fue la primera vez que se escuchó el “¿Qué hay de nuevo, viejo?” que se mantiene hasta ahora.  Luis Manuel Pelayo y Quintín Bulnes —años 50 y 60—, ambos mexicanos, también asumieron el personaje. Otros actores de doblaje que le han puesto voz al conejo son José María Iglesias, Juan Alfonso Carralero y Raúl Aldan.

En los años 90, el venezolano Rafael Monsalve —recordado por interpretar a Juan Corazón— lo interpretó en sus apariciones en Tiny Toons, cuyo doblaje se realizó en Caracas; mientras que el mexicano Alfonso Obregón hacía lo propio en sus apariciones de la gran pantalla como en Space Jam y en los redoblajes de algunos cortometrajes. Desde 1997, el azteca Luis Alfonso Mendoza es la voz oficial de Bugs Bunny y se ha encargado también de hacer nuevas grabaciones a viejas películas.