Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Capitolio TV: el renacer de un canal proscrito

portada-CapitolioTV-Clímax1
06/11/2016
|
COMPOSICIÓN FOTOGRÁFICA: ANDREA TOSTA

Meses de trabajo, conformación de equipos y consolidación de una propuesta condujeron a la creación de Capitolio TV, el canal que hereda las intenciones de ANTV de enfocarse en la actividad parlamentaria. Con transmisión por Youtube, busca espacio en las cableras mientras anuncia programación más allá de las sesiones del hemiciclo. Su creación recuerda una historia reciente de ilegalidad y despojos

Un total de 886.387 visualizaciones directas, sin contar las réplicas en medios nacionales y televisoras internacionales como NTN24, CNN En Español y demás, tuvo Capitolio TV el pasado domingo 23 de octubre. Ese día, su pantalla en Youtube fungió como único medio de comunicación permanente desde el Parlamento y mostró, no solo la tan mentada respuesta de Henry Ramos al ministro Vladimir Padrino López, sino el asalto a la Asamblea Nacional. En ese momento, Globovisión decidió cortar la transmisión intermitente que hacían de algunos discursos de los diputados, mientras los demás canales nacionales mantenían programación regular de variedades. El oficial VTV decidió no reportar el asunto y cuando el canal de noticias de La Florida retomó las imágenes, lo hizo dividiendo la pantalla para incluir al presidente Nicolás Maduro desde Arabia Saudita.

Así, nuevo canal Capitolio TV se convirtió en una ventana dentro del oscurantismo comunicacional y la limitada libertad de expresión en Venezuela, y sobre todo, como una respuesta a la negación chavista de permitirle a la nueva Asamblea Nacional mantener la concesión de un canal dedicado a la actividad legislativa. Aún sin programación fija ni lanzamiento oficial, ya transmite las sesiones, declaraciones y eventos en el Palacio Federal Legislativo.

cita-Capitolio-4

Desde que la oposición tomó el control del Poder Legislativo, luego de ganar la mayoría absoluta el pasado 6 de diciembre de 2015, se buscaron maneras de mostrar lo que ocurre en el hemiciclo de sesiones. Apenas instalada la nueva Asamblea Nacional se permitió el regreso de la prensa al salón de sesiones, a las comisiones y a los pasillos del Capitolio. Adiós al veto, al encierro en la biblioteca y a la exclusividad de transmisión para ANTV, hasta entonces controlado por el diputado Darío Vivas (Psuv).

Pero no bastaba. Sin señal al aire, despojados de concesión y equipos para comunicar la labor parlamentaria, Youtube se convirtió en plataforma obligada. Primero fue a través del canal oficial en digital de la Asamblea Nacional, luego retomaron el nombre ANTV, con un logo improvisado luego sustituido por uno más “formal” —la señal que se convirtió en habitual para medios y seguimientos de los más interesados—, hasta finalmente anunciar, el jueves 13 de octubre, el estreno de Capitolio TV.

El diputado Tomás Guanipa, presidente de la Comisión Permanente de Medios de Comunicación, dio a conocer la nueva plataforma que se anuncia tendrá ocho horas de transmisión en directo diaria y 15 programas para mostrar distintas etapas del trabajo parlamentario, además de las sesiones completas, ruedas de prensa y, por ahora, retransmisión de programas informativos de otros medios.

El periodista Miguel Ángel Rodríguez, figura recordada de RCTV, había dejado a un lado la labor de comunicador cuando asumió una curul como diputado por Táchira en 2011. Terminado su período, volvió a la radio en RCR y asumió la presidencia del nuevo canal de televisión que se distribuye vía Youtube mientras se intentan alianzas con servicios de televisión por suscripción para tener un canal en cada hogar. “Capitolio TV surge de la necesidad de darle voz e imagen nuevamente a la Asamblea Nacional, tras el despojo violento, ilegal y delictivo del cual fue objeto el Parlamento y ANTV”. Concordando con las palabras de Guanipa, Rodríguez asegura que el nuevo canal busca estar al servicio de los venezolanos y, sobre todo, defender los principios de libertad e institucionalidad.

cita-Capitolio-3

Hacerlo no es sencillo. Lograr una parrilla de programación, contenidos y emisiones confiables no fue ni es un proceso sencillo. Sin la ANTV que controlaba el chavismo, que se llevó equipos y hasta cables en lo que entonces se denunció como “robo”, la Asamblea Nacional se vio sin soporte técnico ni financiero para buscar cómo dar a conocer su actividad. “La antigua directiva dejó el tema de los medios desprovistos íntegramente de sus activos, de sus presupuestos y de cualquier recurso. Nosotros comenzamos completamente de cero”, afirma Rodríguez.

Sin embargo, de la carencia surgen soluciones. Lo primero fue definir el equipo de trabajo al que se sumó el director de Gestión Comunicacional del partido Primero Justicia, Ignacio Marcano, y la ex gerente de opinión de RCTV, Larissa Patiño. Además, se convocó a varios de los ex trabajadores de la “secuestrada” ANTV. “Contamos con la participación de colaboradores en lo técnico, en lo financiero y en lo logístico, y además, el apoyo de un nutrido grupo de ex trabajadores de ANTV a quienes la vieja Asamblea dejó en la calle por el ilegal dictamen”, explica Rodríguez.

Entre aquellos trabajadores se encuentra Cermarys Gutiérrez, quien trabajó durante 11 años como moderadora del canal, cuyos estudios se ubicaban frente al Capitolio. Para ella, lo ocurrido con el medio en el que laboraba fue una desagradable sorpresa. Cumpliendo su reposo postnatal, la periodista no estuvo activa cuando se produjo la entrega de ANTV a “los trabajadores”. A ella nadie le avisó, y tampoco le ofrecieron mantener su trabajo, a pesar de estar amparada por la ley. “Yo decidí no trabajar más para ellos. No estuve de acuerdo con el traspaso porque esto iba a traer desmejoras a los trabajadores que teníamos mucho tiempo”, afirma. A su juicio, “ANTV se debió haber quedado con la Asamblea. Si no ganas, te toca entregar lo que no es tuyo”.

Por decisión de Miguel Ángel Rodríguez, parte de los trabajadores de la antigua ANTV que se sumaron a Capitolio TV se encargaron de contactar a quienes ellos consideraban que podrían unirse al proyecto. Entre ellas estuvo Cermarys. “Yo dije que sí porque quería trabajar en la Asamblea, independientemente de quién la presidiera. La Asamblea da estabilidad”, explica la comunicadora al agregar que, si bien ha sido un proceso interesante, las complicaciones son constantes, sobre todo con el trato con el PSUV quienes “no quieren dar entrevistas nunca”. Sin embargo, ella asegura que busca mantener el equilibrio entre ambas partes. Ahora le toca sufrir lo que muchos colegas de otros medios han vivido durante tantos años, y a ella nunca le afectó hasta ahora.

cita-Capitolio-1

La oferta por cumplir

En Youtube, y las transmisiones del canal, Capitolio TV anuncia una parrilla de programación informativa y de entretenimiento. Con el locutor de RCR Argenis Sánchez como voz oficial —la primera versión del video promocional la grabó el propio Miguel Ángel Rodríguez—, se anuncian espacios como Capitolio Noticias, con tres emisiones diarias de media hora para informar sobre sesiones, comisiones, agenda institucional y actividad de los parlamentarios. También, Primera línea, un matutino de actualidad con entrevistas; Capitolio al día, otro espacio informativo; Los de la fuente, donde los reporteros nacionales e internacionales acreditados ante el Legislativo pueden interpelar a dos diputados cada día; y Frente a frente, un programa semanal que plantea el debate entre parlamentarios de aceras distintas.

En la programación inicial también estará el programa Comisiones del Capitolio, donde se informará sobre la actividad específica de cada instancia legislativa, avances en leyes y en investigaciones que adelanten los legisladores. Además, existirá La hora del Presidente, donde Henry Ramos Allup, y quien luego lo suceda en el cargo, mostrará su actividad “en vasta cobertura” dentro y fuera de la Asamblea Nacional, una suerte de EdTV parlamentario. Se anuncia Los representantes, como vitrina de media hora para los Vicepresidentes del Legislativo y los Presidentes de las distintas comisiones para detallar diversos temas; así como Bajo la lupa, dirigido por el jefe de fracción de la MUD, Julio Borges, para “profundizar sobre casos de gran impacto” a través de grabaciones, fotos, videos y documentos.

Durante el día, el canal también ofrecerá el programa ¿Qué es lo que pasa aquí?, un espacio de tres medias horas cada jornada una “cámara secuencia de lo que ocurre en los pasillos, lo que pasa por fueron con los grupos de presión, lo que traman los adversarios” y más información en medio de una conducción “picante y mordaz”, según la grabación. Asimismo, contemplan un espacio llamado Nuestra historia, con documentales históricos y hasta novelas estelares.

El despojo rojo rojito

El 31 de diciembre del año 2015, después de 10 años de existencia y 5 como único medio transmisor autorizado del parlamento venezolano, la señal del canal de televisión de la Asamblea Nacional (ANTV) cayó. La razón: el cumplimiento de la promesa del entonces presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, el cual exigió —y logró— la entrega del medio “a sus trabajadores”. Las razones para tal decisión, según lo explicó Cabello, fue la “amenaza” de Henry Ramos Allup de que la directiva del canal sería cambiada.

En la tarde del 10 de diciembre de ese mismo año, se realizó una sesión extraordinaria en el Palacio Federal Legislativo donde el también Vicepresidente del Psuv anunció que se solicitaría a Conatel el traspaso inmediato de la concesión de ANTV, junto con AN Radio, “a sus trabajadores”, aunque se mantendría bajo el mandato de Darío Vivas. Así, se dejó sin canal a la Asamblea Nacional, dando al traste con el proyecto iniciado a partir del Grupo de Boston en 2005 cuando se acordó financiar la instalación de una televisora que ofreciera en Venezuela lo que C-SPAN hace en Estados Unidos: transmisión permanente de la actividad parlamentaria.

cita-Capitolio-2

Así, se informó que el canal cambiaría su nombre por Fundación Audiovisual Nacional de Televisión ANTV. El diputado Darío Vivas aseguró que el canal serviría para “ver contenido, con veracidad y buena información”, pero desde que volvió al aire el 15 de enero de 2016 su programación informativa es limitada, con preeminencia de la opinión “revolucionaria”. Una pantalla más para la hegemonía comunicacional.

Un traspaso turbio

El cambio de manos de la vieja ANTV fue considerado por muchos como “ilegal y turbio”. La transferencia del canal de televisión y de la emisora de radio viola el artículo 73 de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones, el cual establece que las frecuencias no se pueden heredar ni ceder a un tercero. Sin embargo, esto no fue suficiente para evitar que la televisora se transformara en un medio independiente de la AN, a pesar de su nombre y razón de fundación, con el aval de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones encargada de asignar los permisos de transmisión.

Una vez caída la señal el 31 de diciembre, las denuncias de despidos comenzaron a surgir. Según las declaraciones del secretario general del Sindicato Nacional de Funcionarios de Carrera Legislativa y Trabajadores de la Asamblea Nacional (Sinfucan), José Vicente Rivero, fueron más de 20 de trabajadores de ANTV los que denunciaron su salida forzosa del medio. La mayor parte de estos no concordaban con el cambio de señal, muchos preferían quedarse trabajando para el Poder Legislativo, independientemente de quién fuera mayoría.

El 4 de enero volverían a ser noticia, cuando los equipos fueron sustraídos del edificio junto con las antenas de transmisión, haciendo imposible mostrar la instalación del nuevo parlamento pautada para ese día. Sobre las acusaciones se pronunció Darío Vivas, presidente del canal, quien aseguró que los bienes estaban siendo “resguardados”. La versión fue apoyada por Denison Gómez, quien se desempeñó como gerente de Transmisión e Ingeniera, quien informó el 12 de enero que los aparatos estaban siendo custodiados por la Guardia Nacional, mientras Ulises Daal, miembro del consejo consultivo de la nueva ANTV, aseguraba que el Gobierno les otorgó una base económica “para comenzar a funcionar” para luego depender de la comercialización. Diez meses después, el canal permanece sin anuncios comerciales.