Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Choro 2021, la distopía tropical de Carl Zitelmann

Carl Zitelmann
17/09/2019
|
FOTOGRAFÍAS: CORTESÍA

El terror moderno ya no lo encarnan brujas, vampiros y hombres lobo, ellos fueron sustituidos por máquinas, robots, zombis y políticos corruptos en un territorio donde los recursos vitales son escasos. Un sobreviviente del Día Cero, nos cuenta cómo es la Venezuela del futuro, en una novela distópica que, como su propio autor indica, espera que termine igual a la escrita por George Orwell, es decir, en una profecía incumplida

Imaginen un territorio desolado, abandonado a la merced de diferentes tribus que buscan sobrevivir al precio que sea, porque el sábado 13 de julio fue el día en el que todo acabó, el gobierno colapsó y nadie pudo evitar que el país se volviera indeseable, en una distopía tropical que parece empezar en la selva amazónica y terminar en las costas del Caribe, una zona que antes se llamaba Venezuela. Este es el escenario de Choro 2021. Una distopía bolivariana, la primera novela de Carl Zitelmann, publicada por Ediciones Puntocero.

cita ch5Zitelmann es ingeniero egresado de la Universidad Simón Bolívar con estudios audiovisuales en la National Film and Television School de Inglaterra. En 2014, ganó el premio Grammy Latino al Mejor Video Musical, y en 2018 estrenó El vampiro del lago, su primer largometraje. Actualmente está residenciado en México. La idea de escribir Choro 2021 llegó a su mente en 2015, cuando visitaba la península de Paraguaná y advirtió los estragos del socialismo en el árido estado Falcón, un ambiente desolador para los habitantes, pero inspirador para un escritor.

CarlZitelmann-foto1

Los primeros esbozos fueron escritos para un guion, pero la trama aumentó y se terminó convirtiendo en un monstruo más grande. Los 16 capítulos de la obra forman un viaje desde el occidente hasta Caracas, ciudad que se encuentra dominada por hombres-perros, PPZ (colectivos armados) y enormes ratas, mientras una sempiterna cadena nacional transita por deterioradas ondas radiales y televisivas. En el camino se topará con otros retos que van desde sirenas en las costas de Aragua hasta robots japoneses en Los Palos Grandes.

También debe lidiar con nirgüens, zombis en los que se convirtieron los humanos por el consumo de basura, y jugar una partida de Fifa 2011 en Playstation con el mismísimo Gottfried August Knoche, el momificador alemán que llegó a La Guaira en el siglo XIX y que oculta un importante secreto. Una batalla final contra Choro y sus seguidores termina involucrando a Simón Bolívar, quien vuelve a la vida en pleno Poliedro de Caracas. Pese a la acción, la novela también juega con la comedia, el romance y, sobre todo, el suspenso.

CITA CH33Choro 2021. Una distopía bolivariana es una historia que mezcla el folclor y realismo mágico de la región con la cruda realidad del país y la ciencia ficción de cintas como Mad Max, Blade Runner, Soy Leyenda y Guerra Mundial Z. Es una novela que traspasa la cultura venezolana, porque incluye referencias de clásicos antiguos adaptados a la modernidad, como la popular travesía de Ulises a Ítaca, descrita en La Odisea. Pero en definitiva, lo que Zitelmann narra es una muestra del terror moderno, del arraigo con una tierra nos marca de por vida, porque lo que más tememos puede convertirse en algo con lo que podemos vivir eternamente, sin importar quienes fuimos ni de dónde vinimos. Parafraseando a Gallegos: una tierra que acecha por todas partes pero que nadie le teme.

 

-La novela está narrada en primera persona y las características del personaje se asemejan a las tuyas, ¿tú eres el protagonista de tu propia historia?

-Quise que el relato tuviese un carácter personal, y es por eso que el protagonista se parece a mí. Sin embargo, no soy yo. Él es mucho más apuesto y audaz. Él es Tyler Durden y yo soy solo el narrador.

-Más allá de los barcos que recogen a los que huyen del país, en la historia no se habla del mundo exterior, ¿qué papel tiene la comunidad internacional en Choro 2021?

-Me imagino que perdieron la fe y nos abandonaron. Nos convertimos en una enorme prisión que funciona como cualquier cárcel venezolana, donde a nadie le importa lo que sucede adentro, mientras el problema no traspase los muros.

CITA CH2-Uno de los argumentos de la novela es que el gobierno colapsó, pero aún así hay una transmisión ininterrumpida de cadena nacional. ¿Qué sucedió con la élite gobernante, con los políticos chavistas actuales?

-Algunos desaparecieron en medio del colapso, algunos escaparon y otros están agazapados, esperando volver.

-También hay una crítica a la pretensión de cambiar el pasado, a la versión oficial de la historia, pero, ¿por qué seguir con el culto a Simón Bolívar como héroe y dios al final?

-Bolívar es como el petróleo, una bendición y una maldición al mismo tiempo. Es parte de lo que somos y jamás vamos a escapar de su legado. Como cada quién le da la connotación que más le gusta o le conviene, yo hice lo propio.

-Tuviste la idea en 2015, pero hoy, en las circunstancias actuales, ¿crees que Venezuela está cerca de asemejarse siquiera un poco a tu historia?, ¿la realidad supera la ficción?

-Es realmente macabro y perturbador, pero pareciera que vamos en esa dirección. Llegado el 2021, espero que todo quede en la ficción y nos riamos de lo absurdo del libro.

Cita ch 11-¿Por qué no utilizar el nombre “Hugo Chávez” sino simplemente “Choro”?

-Choro es cualquier tiranuelo de república bananera o, en nuestro caso, petrolera. Es una historia que se repite en todo el continente y pareciera que no hay un aprendizaje. A los latinoamericanos nos encanta un caudillo militar y Choro es la encarnación de todos ellos.

-¿El Día Cero fue el sábado 13 de julio de 2019? ¿Cómo se llama el personaje principal de la novela?

-Sí, es el 13 de julio de 2019. O nos salvamos del Día Cero, o aún está por llegar. El protagonista no tiene nombre a propósito, quería que fuera como el personaje de Clint Eastwood en El bueno, el malo y el feo, un tipo misterioso. Al estar narrado en primera persona, puede ser cualquiera.