Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Deuda de Venezuela con Ibermedia amenaza coproducción cinematográfica

CNAC
06/07/2018
|
TEXTO: HUMBERTO SÁNCHEZ AMAYA (@HUMBERTOSANCHEZ)

Desde el año 2016, el Centro Nacional de Cinematografía (CNAC) no cancela las cuotas correspondientes del programa internacional, al que el país pertenece desde su fundación en los años noventa. Hay 17 proyectos cuya consecución es incierta, entre esos los próximos largometrajes de Miguel Ferrari y Alejandro Bellame

El gremio del cine venezolano está preocupado. Directores, productores y demás integrantes de la comunidad realizadora temen que la deuda que tiene Venezuela con el Programa Ibermedia afecte la selección de futuros proyectos y la culminación de los que están en desarrollo.

Desde el año 2016 no se ha pagado la cuota anual correspondiente como parte de esta iniciativa que entre sus principales objetivos tiene la coproducción entre los países de la región. “Nuestra misión es trabajar para la creación de un espacio audiovisual iberoamericano por medio de ayudas financieras y a través de convocatorias que están abiertas a todos los productores independientes de cine de los países miembros de América Latina, España, Portugal y el recientemente incorporado Italia”, indica la página web del organismo de cooperación, que también realiza talleres y otorga becas.

 

Ibermediacita6Películas como Pelo malo de Mariana Rondón, ganadora en 2013 de la Concha del Oro del Festival de Cine de San Sebastián, y Azul y no tan rosa de Miguel Ferrari, que en 2014 obtuvo el Goya como Mejor Película Iberoamericana, fueron coproducciones que se lograron a través de este mecanismo creado en 1995 durante la quinta Cumbre Iberoamericana, que se realizó en San Carlos de Bariloche, Argentina. Venezuela fue uno de los países fundadores del programa, que realizó su primera convocatoria en 1998. Otros filmes beneficiados y que recientemente han sido galardonados en certámenes son El Amparo de Rober Calzadilla, La familia de Gustavo Rondón y La distancia más larga de Claudia Pinto. Han sido más de 80 las producciones beneficiadas.

El Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) es el organismo venezolano de representación ante el Programa Ibermedia. Son 17 los proyectos aprobados entre 2016 y 2017. Uno de los largometrajes es La noche de las dos lunas, la segunda película de Miguel Ferrari. “Fue uno de los aprobados en 2016. Lo tengo prácticamente en pausa. Me dijeron que hasta que Venezuela no pague su cuota, no pueden hacer el desembolso del dinero correspondiente. Por eso tengo paralizada la postproducción de la película”, detalla el cineasta y actor.

Ibermediacita5Según fuentes vinculadas a las mesas técnicas en las que se ha discutido el problema, la deuda es de 1.282.000 dólares. “Para este año se comprometieron a pagar 200.000 dólares. Para los dos anteriores, el compromiso es pagar 1,2 millones de dólares. Eso es lo que nos comunicaron a nosotros”, asegura Henry Páez, delegado de la Cámara Venezolana de Productores de Largometrajes (Caveprol) ante el CNAC.

“No hemos tenido reuniones de comité ejecutivo en las últimas semanas. Recordemos que también fue época de elecciones. Esperamos que pronto haya. Aseguran que se debe a las sanciones impuestas en el exterior, pero eso es una excusa. Las sanciones surgen por prácticas antidemocráticas y por problemas de falta de transparencia en la administración pública. Vienen de varios países dirigidas a individuos en particular y a cuentas que han tenido manejos irregulares. Interpretar que eso como un bloqueo a las posibilidades de pago nacionales es incorrecto. Eso es una información que genera el gobierno para justificar la falta de pagos por parte del Estado. Pensamos que el país tiene la posibilidad de pagar ese monto, que resulta ser menor en comparación a otros gastos de política exterior”, agrega Páez.

El productor considera que el cese de pagos puede tener también otro propósito: “Una intención oficial para generar una nueva correlación de fuerzas en el gremio. Es decir, tenemos un amparo de la Ley de Cine, que permite a los gremios ser partícipes de las decisiones del CNAC, que son colegiadas y eso no se inscribe en los intereses de la clase gobernante, acostumbrada a ejercer su hegemonía en todos los ámbitos y que en estos momentos no tiene la capacidad de producción que tuvieron antes. Me refiero a la Villa del Cine, que nunca atravesó problemas presupuestarios porque dependía de disposiciones presidenciales. Pero ahora se han mermado los fondos del Estado”.

Ibermediacita4José Ernesto Martínez es otro de los afectados. Tiene dos proyectos que dependen del programa: el documental Teresita y el piano, sobre Teresa Carreño, y Dirección opuesta, la adaptación de Alejandro Bellame de la novela Blue Label/Etiqueta azul de Eduardo Sánchez Rugeles. “Estamos en un limbo. Hay gente que ha presentado proyectos, pero hasta ahora no se ha dicho que Venezuela no va a pagar ni que estemos afuera del programa”, afirma.

En las reuniones de las semanas recientes, en las que participa la presidente del CNAC Aracelis García, no hubo avances. “Oficialmente nos informaron la última semana de abril que la orden de pago había sido firmada por el presidente Nicolás Maduro, pero también nos dijeron que las cuentas en el extranjero con las que se podía hacer el pago se encuentran bloqueadas debido a las sanciones. Le dijimos a la presidente del CNAC que esas sanciones son recientes, y contestó que también el procedimiento administrativo que se llevaba a cabo el año pasado era equivocado, por lo que tuvieron que empezar desde cero”, indica una fuente que participa en las reuniones y prefiere no identificarse.

Acota además que García fue a una reunión del Programa Ibermedia que se realizó en Costa Rica en diciembre de 2017. “Allá dijo que Venezuela pagaría antes del 31 de diciembre. Por un lado ha sido enfática en asegurar que se pagará, pero por otro pareciera que promete cosas que no están en sus manos y solo pretende calmar a los gremios de esta forma. Está quedando muy mal. A los productores esto nos afecta. Hay una película, por ejemplo, que pudo haber estado lista en octubre del año pasado para ser estrenada y participar en festivales. Estaba en posproducción, pero ahora requiere de estos aportes para su finalización”.

Ibermediacita3Carta al ministro

A mediados de mayo los gremios enviaron una carta al ministro de Cultura, Ernesto Villegas, para solicitar una reunión y discutir el tema. Hasta el momento no ha habido respuesta. “Esto es grave para la industria. Debido a todos los cambios macroeconómicos del país, antes podíamos producir películas con un aporte importante del CNAC, pero ahora esos fondos representan un porcentaje muy pequeño de lo que se necesita y por eso se busca complementar con fondos internacionales, y el natural para nosotros es Ibermedia. Si no se va a saldar la deuda, sería bueno que se sinceraran con la comunidad cinematográfica”, añade la misma fuente antes de contar sobre un hecho ocurrido en 2017.

“El año pasado, varios miembros del comité intergubernamental del programa hicieron un esfuerzo para que los coproductores minoritarios de películas ayudaran. Es decir, que si había una película entre Venezuela y España, este último país diera el dinero, independientemente de que fuera una participación minoritaria. La idea era apoyar a Venezuela. Esa propuesta tuvo apoyo, se iba a llevar a cabo, pero el entonces ministro de Cultura, Adán Chávez, envió una carta en la que aseguró que cumpliría con los compromisos y todo se fue por la borda. Ahora, hay que ver cómo nos reinventamos para hallar otros coproductores internacionales porque parece que esta modalidad está caducando”.

A finales de 2017 la revista Variety informó sobre la cancelación de Ibermedia TV debido en gran parte a que Venezuela no canceló la deuda de 200.000 dólares que tenía con esta iniciativa, que consiste en la transmisión de 52 películas de América Latina, España y Portugal, una vez por semana, a través de los canales de la región adscritos al programa. Según el informe de 2016 de Ibermedia, para ese año el canal venezolano que formaban parte era Tele Aragua -fundado por Tareck El Aissami cuando era gobernador y manejado por Esteban Trapiello, ahora enfocado en su propia empresa, TLT-. “No ha habido noticias, se está reevaluando. Está en una situación poco clara porque también hay otros países que tampoco están aportando, como Cuba”, asevera Henry Páez, de Caveprol.

Ibermediacita2El fondo

De acuerdo con la Ley de Cine, el CNAC es el administrador del Fondo de Promoción y Financiamiento del Cine (Fonprocine), que es un ente recaudador. El dinero proviene de porcentajes de entradas a salas de cine que otorgan los exhibidores, empresas de televisión por cable, compañías distribuidoras de películas, productoras, entre otras fuentes.

Este fondo tiene una junta directiva encabezada por la persona que ejerce la presidencia del CNAC y conformada por miembros de varios ministerios como los de Cultura, Educación, Finanzas, Turismo, así como representantes del gremio como la Asociación Venezolana de Exhibidores de Películas, Asociación de la Industria del Cine, Asociación Nacional de Autores Cinematográficos y representantes de otros grupos gremiales.

La normativa indica que 60% de los recursos del fondo serán destinados a financiar la creación, producción, coproducción y en general, a la realización de obras cinematográficas venezolanas. “Parte de esos recursos parten a compromisos internacionales más allá de los destinado a la producción local. Cada día el aporte del CNAC es menor debido a la creciente inflación. En algún momento en el que el país se permitía trabajar con cierta holgura, se llegó a dar 1 millón de dólares a cada proyecto. Actualmente a duras penas llega a 1.000 dólares. El aporte es más de prestigio que económico. Por eso es grave no contar con este fondo multilateral”, asevera Páez.

Ibermediacita1Ya el año pasado hubo un hecho que generó suspicacia en parte del gremio. El artículo 12 de la ley contra el odio, que aprobó la asamblea nacional constituyente, ordena que Fonprocine dé prioridad a proyectos que promuevan la paz y la tolerancia. Para garantizar con lo que establece la normativa, la ley indica que debe conformarse la llamada Comisión para la Promoción y Garantía de la Convivencia Pacífica, integrada por funcionarios elegidos por la constituyente.

Abogados relacionados con el sector del cine consideraron en su momento el artículo como una eventual injerencia en los contenidos de proyectos aprobados por el CNAC.

Para este trabajo se solicitaron entrevistas a representantes del CNAC como Edys Glod, gerente de comunicaciones, así como a Elena Vilardell, secretaria técnica y ejecutiva de Ibermedia, pero no hubo respuestas.

 

Climax