Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El agente Jack Ryan toca la puerta de Miraflores

JackRyan-portada
17/09/2019
|
TEXTO: AGLAIA BERLUTTI

Jack Ryan se enfrentará  — de nuevo — a la amenaza terrorista, que en esta ocasión le llevará hasta Latinoamérica. El trailer de la segunda temporada de la serie de Amazon Prime basada en el personaje de Tom Clancy lo ubica por primera vez en una Venezuela que mantiene acuerdos militares con Rusia, en medio de una “gran crisis humanitaria”. Hacemos repaso al héroe norteamericano por excelencia (y el más infravalorado también)

Las aventuras  — en apariencia interminables —  del agente de la CIA Jack Ryan continúan. El canal por suscripción stream Amazon Prime mostró el trailer de la segunda temporada de la serie basada en la saga del escritor Tom Clancy. Según el corto avance, la nueva misión llevará al personaje  — encarnado en esta ocasión por John Krasinski —  a la jungla venezolana, a enfrentarse con traficantes de armas y por último, a una misión que intentará derrotar al ejército del presidente del país caribeño, Nicolás Reyes.

El argumento de la segunda temporada incluye armas nucleares rusas, represión a protestas populares, populismo y una autocracia. Un retrato que el ministro de Cultura de Nicolás Maduro, Ernesto Villegas, afirma, promueve una intervención militar al proyectar al país como uno que apoya el terrorismo. “El aparato pseudocultural ‘made in USA’ apunta de nuevo contra Venezuela en busca de condiciones psicopolíticas en opinión pública estadounidense y mundial para justificar agresión extranjera contra nuestra Patria. Burda propaganda de guerra disfrazada de entretenimiento”, escribió en un tuit.

No es la primera vez que Jack Ryan se enfrenta a una misión semejante. En versiones audiovisuales anteriores también se ocupó de misiones en Colombia, por ejemplo, en tiempos en los que ese país copaba las noticias con los relatos de los capos y carteles del narcotráfico. La saga literaria (que ya alcanza la veintena de libros y sobrevivió a su autor) abarca todo tipo de situaciones relacionadas con el poder, las grandes intrigas internacionales, inteligencia militar y el mundo del espionaje, en el que Jack Ryan es un equivalente de James Bond, pero en una versión más descafeinada. Con todo, las aventuras del agente de la CIA más ocupado de la literatura siguen despertando interés en lectores y fanáticos globales.

Con frecuencia, las aventuras de Jack Ryan han sido infravaloradas, especialmente por el tono excesivamente patriótico que Tom Clancy brindó a sus historias, en la que Jack Ryan y compañía suelen ser “salvadores y héroes” en medio de un mapa del mundo lo bastante simple como para sorprender a lectores actuales. Ambientadas en su mayoría en la Guerra Fría, las novelas de Clancy tienen un alto contenido del discurso político de la era Reagan, lo que les da un sentido del bien y del mal que resulta arcaico en la actualidad.

En el cine, la saga cuenta ya con cinco películas y dos reboots que, sin ser verdaderos éxitos de taquilla y crítica  — no al menos a un nivel especialmente relevante —,  complacieron el gusto de los fanáticos. Hagamos un repaso por todas las encarnaciones de Jack Ryan y la travesía alrededor de todo tipo de peligros que atravesó el agente durante las últimas dos décadas:

La caza del Octubre Rojo, 1990, de John McTiernan

Se le considera la mejor película de la saga y es, de hecho, una muy decente historia de origen de un personaje relativamente desconocido para la audiencia. Basada en la primera historia de la colección literaria, tiene el ritmo rápido y el clima levemente claustrofóbico del original, que McTiernan utiliza con inteligencia para favorecer a un personaje que no es precisamente el protagonista del argumento. ¿Suena extraño? No lo es tanto cuando recordamos que el Ryan encarnado por Alec Baldwin debió enfrentarse al carisma extraordinario de Sean Connery como el ambiguo Marko Ramius.

Entretenida, con algunos altibajos de guion, la película marcó el tono del personaje y la forma en que sería interpretado en lo sucesivo. Como si eso no fuera suficiente, el film coincidió con la caída del Muro de Berlín, lo que supuso una extraña “publicidad” para el argumento en que un oficial soviético intenta huir hacia la libertad de occidente y la convirtió en un inesperado éxito de taquilla.

lacazadeloctubrerojo

Juego de patriotas, 1992, de Phillip Noyce

Interpretado por un Harrison Ford en plena forma, Jack Ryan regresó para crear un nuevo tipo de héroe, con la misma fuerza — o eso se suponía — que el inmortal James Bond, pero con ideales por completo norteamericanos.

La película de Noyce cambió el sentido mecanizado e ideológico de la de McTiernan para brindar un trasfondo emocional a Ryan, en esta ocasión acosado por el IRA irlandés. Y mientras que en La caza del Octubre Rojo el foco se encontraba en el gran secundario de lujo de Sean Connery y la inteligente versión sobre el conflicto de la guerra fría bajo el mar, para Noyce era más importante demostrar que la fortaleza del agente de la CIA provenía de… su familia.

En la compleja línea temporal literaria, Juego de patriotas es una precuela ubicada temporalmente antes de los sucesos de La caza del Octubre Rojo, lo que supone un arriesgado cambio de tono y ritmo en la película, algo que es notorio en el argumento mucho más pobre del trabajo de Noyce. Con todo, se trató de un moderado éxito de crítica y público, que aseguró la siguiente secuela de la franquicia.

juegodepatriotas

Peligro inminente, 1994, de Phillip Noyce

Jack recibe un ascenso luego que su mentor James Greer  — encarnado por el magnífico James Earl Jones —  enfermara de cáncer: el agente ahora se convierte en subdirector de la CIA y deberá enfrentar una compleja crisis, en la que el narcotráfico colombiano juega un importante papel.

La película tiene un ritmo trepidante y es quizás la que exhibe una mejor adaptación de las novelas de Clancy. También es la que muestra el verdadero carácter de un personaje que en el mundo literario ha hecho casi cualquier cosa en nombre del amor a su familia y el buen nombre de su país (y esto dicho sin cinismo alguno).

Para la ocasión, Jack Ryan se enfrenta a Ernesto Escobedo (Miguel Sandoval, que interpreta a una especie de Pablo Escobar deslucido y artificial) y al agente John Clark (Willem Dafoe), el reverso oscuro y violento de Ryan. A pesar de sus bemoles, es la película que profundiza con más acierto en la personalidad de Ryan, y la primera que le obliga a enfrentarse a verdaderos problemas a los que podría no sobrevivir. Pero por supuesto que lo hace—y en gran forma—lo que aseguró la continuidad de la franquicia en la gran pantalla.

peligroinminente

La suma de todos los miedos, 2002, de Phil Alden Robinson

Jack cambia de rostro y la saga de películas de director. El primer reinicio de las historias de Ryan tendría el rostro de Ben Affleck y un aire renovado que trataría que opacar—sin lograrlo—las repercusiones de las tres películas anteriores. Con su aire de precuela involuntaria, el film cuenta la historia de un Jack Ryan treinta años menor al que hasta entonces habíamos conocido y, además, analiza a los personajes desde una perspectiva nueva.

No es un recurso del todo válido—Liev Schreiber intenta, sin lograrlo, competir con la actuación de Willem Dafoe como John Clarke—  pero aun así el argumento tiene una inteligente base sobre la cual trabajar: esa percepción de John Ryan como producto de su entorno y mostrar su evolución intelectual como parte de la historia.

Es la primera de las películas que se toma por “adaptación libre” de las obras de Clancy, luego de la decisión del director de suprimir un detalle de los libros que le pareció del todo improbable: un atentado perpetrado por islámicos en pleno centro de EEUU, cuya nacionalidad—y orientación ideológica—fue sustituida por neonazis. Por extraño que parezca, la decisión fue tomada durante la preproducción del film, unos meses antes de ocurrir el trágico 11 de septiembre de 2001.

Lasumadetodoslosmiedos

Jack Ryan: Operación Sombra, 2014, de Kenneth Branagh

A Jack le costó casi una década regresar a la pantalla grande y cuando lo hizo fue para un segundo reboot. Con el rostro de Chris Pine y bajo la dirección del británico Kenneth Branagh, la historia es la primera ambientada en la época actual y en la que los sucesos del 11 de septiembre juegan un papel preponderante.

También es la primera basada en el contexto de Clancy pero sin relación alguna con las novelas del escritor, muerto cuatro años atrás. El resultado es una película de pura acción, carente de personalidad y lo bastante genérica para restar importancia a la personalidad de Jack—tan cuidadosamente cultivada en las cintas anteriores—y, sobre todo, a su peso como símbolo del poder y sus trampas invisibles.

operaciónsombra

Jack Ryan, desde 2018, serie de Carlton Cuse y Graham Roland

El Jack Ryan millennial es también la demostración que el personaje de Clancy es lo suficientemente flexible (y plano) como para asimilar con facilidad cualquier cambio. El héroe esta vez tiene el rostro de John Krasinski y todo su aire de buen chico norteamericano.

La serie cuenta por ahora de una sola temporada (que tuvo una acogida bastante tibia en crítica y público) y para su segundo ciclo que estrenará el 1 de noviembre se prepara para viajar al país más conflictivo de América Latina en una nueva misión improbable.

“Venezuela es la reserva más grande de petróleo en el planeta”, dice Jack Ryan en el tráiler. Y agrega: “Entonces, ¿por qué este país está en medio de una de las peores crisis humanitarias en la historia?”. Las imágenes del adelanto muestran concentraciones populares, calles con banderas tricolores, militarización de calles, represión de manifestaciones, una mujer candidata –Gloria Bonilla en afiches blancos y azules- que acusa al presidente Nicolás Reyes –cuya campaña populista se viste de rojo– de traición. La trama incluye la preocupación del protagonista pues supuestamente Rusia “le vende secretamente armas nucleares a Venezuela”.

A Jack Ryan le quedan muchas aventuras que vivir, mientras el personaje siga admitiendo reinvenciones (incluso las más absurdas) y demostrando todas las virtudes de su incansable espíritu patriótico. Para bien o para mal.

JackRyanseason2