Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El Bus TV, noticias en movimiento

290617 El Bus TV FOTO Shakira di Marzo
21/07/2017
|
FOTOGRAFÍAS Y VIDEO: SHAKIRA DI MARZO | EDICIÓN: HAROLD ESCALONA

Los autobuses son más que transportes. También son espacios para la discusión política y para el intercambio informativo. El Bus TV es la iniciativa de un grupo de periodistas preocupados por la censura y la falta de información en el país. Con un marco, que asemeja la pantalla de un televisor, un ancla y un productor ofrecen noticias de interés para el ciudadano de a pie En el transcurso de una mañana ordinaria, tres mujeres se reúnen a las afueras del Centro Comercial Millenium en Caracas. Vox populi discuten de noticias y una de ellas escribe en un pedazo de papel. Ojos orbitan alrededor de ellas, intentando descifrar el motivo de la reunión. Sin inmutarse, se mantienen concentradas en su quehacer. Solo al acercarse todo comienza a cobrar sentido. Hay un objeto que lleva una debajo del brazo: es un marco. Confeccionado a mano, sin duda, se asemeja a la pantalla de un televisor. Lo corona una frase—y el motivo de su encuentro—en azul eléctrico: EL BUS TV. Es un noticiero que informa a pasajeros de las camioneticas con titulares de interés nacional.

No es el primer día de El Bus TV. El primer recorrido, su primera emisión sobre ruedas, sucedió el 28 de mayo de 2017, fecha conmemorativa del décimo aniversario del cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV). Como una pequeña voz en medio de la censura, fue el impulso de dos mujeres: Claudia Lizardo, quien es redactora creativa y Laura Helena Castillo, periodista. Ambas se unieron detrás de una misma preocupación. “Buscamos romper con la desinformación. En el país vemos un cerco en la comunicación impresionante. Buscamos llevar noticias veraces a la mayor cantidad de gente posible”, explica Lizardo.

290617-El-Bus-TV-FOTO-Shakira-di-Marzo-0041

Cita-3-bustvNo exagera. Tanto afuera como adentro del país son constantes las denuncias de censura. Las Organizaciones No Gubernamentales Human Rights Watch, Reporteros sin Fronteras, Espacio Público y el Sindicato Nacional de Periodistas (SNTP) coinciden en que desde el gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez, y en el actual gobierno de Nicolás Maduro, existe poca tolerancia a la libertad de expresión. Como consecuencia, programas de radio han sido sacados del aire, medios de comunicación han sufrido demandas y canales de televisión fueron removidos, como fue el caso de CNN es español. Ante la crítica situación mediática, y en el panorama político actual, Lizardo y Castillo se unieron con un objetico claro: transmitir información a una audiencia que no tiene acceso directo a las nuevas.

El primer paso era definir cómo llegarle a mucha gente. Eureka, los autobuses fueron la opción. Después de todo, fue en uno donde se gestó la idea. “Después de una marcha me monté en uno para regresar a mi casa. Iba con un amigo y me impresionó que la gente estuviera sentada como si nada estuviese pasando. Nadie parecía estar consciente de que había represión”, recuenta Lizardo. Sentía que en aquel vehículo se vivía un mundo paralelo. Uno donde la realidad del país no permeaba. “Es que no todos tienen acceso a redes sociales ni a internet, y muchos no logran tener el panorama completo a través de los medios audiovisuales”, explica Castillo. Hacía falta llegar a la población. Un encuentro de tú a tú.

Así como sucedió aquel 28 de mayo, la emisión matutina de El Bus TV se repite casi dos veces por semana. El equipo de esa mañana lo conforman Claudia, Laura Helena y Abril Mejías, una joven estudiante de Periodismo que participó desde el inicio en el proyecto. Cada una desempeña una labor particular. Lizardo es la “productora”; se encarga de seleccionar el autobús en el que se subirán momentáneamente y de pedir permiso al conductor para desfogar, darle riendas a la transmisión. Castillo es el ancla del día; ella leerá los titulares más resaltantes del momento. Y, por último, pero no menos importante, Mejías es quien sostiene el marco por el que se transmite el noticiero. Lizardo mira el reloj de su teléfono celular una vez más antes de anunciar que inician. Son las 8:20 de la mañana.

Cita-2-bustvCaminan por las avenidas esperando a que pase algún por puesto. Pasan dos llenos. La tercera es la vencida. Luego de la mediación de productora, el conductor asiente y Lizardo indica al resto que pueden subir. “Buenos días, nosotros somos El Bus TV y estas son las noticias…”, inicia Castillo. El silencio reina el vehículo. Todos los pasajeros mantienen su vista pegada al frente, atentos a lo que dicen. Una que otra noticia hace que comenten a su compañero de asiento. Unos asienten con efusividad. Otros se impresionan, sobre todo, al conocer el saldo de fallecidos de las protestas. “Buena esa plasma, ¿no?”, comenta un señor sentado casi al final. Tras la despedida, las tres comunicadoras comienzan a bajarse del vehículo, en medio de aplausos.  “¡No se vayan, queremos seguir oyendo las noticias!”, les grita el mismo hombre.

Esperan subir a por los menos cuatro autobuses antes de terminar la jornada. “Todas trabajamos, no podemos hacerlo durante todo el día”, explica Mejías. Sin embargo, el tiempo que lo hacen parece generar un impacto mayor al que esperaban. “Es impresionante cómo las personas genuinamente están necesitadas de información. Lo sientes al hacer contacto visual con los pasajeros. Muchos nos agradecen al terminar. Casi siempre aplauden al final,”, afirma Castillo.

Ha visto cómo la noticia despierta debates. “Algunas veces ha pasado que alguien comenta sobre una de las noticias y otros pasajeros les responde. Ninguno de nosotros participa en la conversación. En El Bus TV buscamos ofrecer las noticias como son de manera balanceada, tanto de un bando como del otro”, añade Lizardo.

290617-El-Bus-TV-FOTO-Shakira-di-Marzo-0034

Cita-1-bustvLa buena receptividad los ha hecho comenzar a expandirse por el territorio nacional. Actualmente hay grupos de El Bus TV en Puerto La Cruz y Valencia. Incluso, comentan que han tenido imitadores en zonas como Guayana. Se evidencia la sed de saber sobre todo en el interior del país. “Estamos comenzando a preparar a personas que han decidido ser voluntarios del proyecto. Empezamos seis personas y estamos creciendo”,  asevera Mejías.

Dos viajes después se repiten el asombro y los aplausos. El último conductor decide no cobrarles el viaje. “Es una buena acción lo que hacen”, comenta. Inicia nuevamente la transmisión con el saludo inicial de Castillo. Una señora, con dos bolsas de mercado, asiente con efusividad las noticias referentes a escasez. Dos jóvenes hablan entre sí, sin inmutarse de la perorata. Pero el resto de la audiencia sigue atento. “Esto es lo que necesitamos. Que nos digan las noticias como son”, añade.

El recorrido del día terminó pero no el de El Bus TV. “Mientras haya censura hay que seguir”, sentencia Castillo. Y seguirán. En medio del torbellino político, El Bus TV promete mantenerse en las calles. Una forma de periodismo responsable.