Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El día que Venezuela se quede sin Internet

portada-Internet-Clímax
06/04/2017
|
TEXTO: PIERINA SORA | FOTOGRAFÍA: ANDREA TOSTA

La cantaleta cansina de todos los días: no hay alimentos, tampoco medicinas ni repuestos y para colmo se va el Internet. La limitación de navegación que tienen los venezolanos es otro padecimiento de la larga lista de desgracias. ¿Qué significa esto? La red local es la peor de la región y, sin embargo, un peligro se cierne en su banda: ¿desconexión o fin del mesiánico servicio?

Parece ser una epidemia. La mayoría padece del mismo mal. Aunque no hay cifras oficiales de reportes por parte de Cantv, cada vez hay más usuarios quejándose de ver el dinosaurio en las pantallas de sus computadoras que indica: “No hay conexión a Internet”. Aviso que trae dolor de cabeza a más de uno.

Hablar de las telecomunicaciones en Venezuela es complejo. Los temas van desde desinversión por parte del Estado, control cambiario, asignación de divisas a los proveedores de servicios, vandalismo, calidad del servicio, hasta la decisión que tomó el gobierno de sacar Internet de la lista de prioridades de inversión para la nación —hecho que ocurrió hace siete años, aproximadamente y fue publicado en la Gaceta Oficial Nº 39.146.

Cantv es la empresa que cuenta con la mayor cantidad de usuarios en todo el país. Según los números de Conatel, dos de cada tres clientes utilizan el servicio de la compañía estatal —que sufre, junto a los proveedores privados, de cortes e intermitencias constantes de la conexión. Conforme al reporte de Acceso Libre, en 2015 hubo cortes de hasta 30 horas consecutivas en varios puntos del territorio nacional, dejando a un lado la explicación oficial del porqué de estas fallas.

cita-internet-6

En Twitter los clientes escriben y denuncian las fallas del internet de banda ancha (ABA) cuando no reclaman que tienen meses sin él. También informan que, pese a que existen números telefónicos para atender en línea los reportes, no reciben respuesta alguna para lograr la tan esperada solución.

Ante esta situación recurrente, una fuente anónima de la empresa estatal indica que “no se dan abasto”. Revela que, desde el año pasado, la compañía requiere de una aplicación que pudiese permitirle a las personas reportar sus fallas. No pueden responder a todos. “La línea de atención al público de ABA-Cantv recibe, al menos, dos mil llamadas diarias. Pero solo pueden atender 400 por día debido a que no tienen el personal suficiente y al tener más gente trabajando se excede el presupuesto por los salarios. Los trabajadores cubren por lo menos tres turnos en atención al cliente y obviamente están limitados con los pagos”.

Proyectos en stand by

De acuerdo con las cifras oficiales, en los últimos siete años Cantv ha instalado 4.381,86 kilómetros de cables de fibra óptica, pero tiene pendiente 6.886 kilómetros más de colocación. Según Conatel, este  avance de obras alcanzó el 70,2 % al 31 de diciembre de 2013. Para este desarrollo de redes se designaron 2 mil 500 millones de bolívares solo en 2014. Dicho monto representó 1,9% de los 130 millones de dividendos generados por Cantv desde su estatización. La cifra fue dada por el presidente de la compañía, Manuel Fernández, durante el mismo año. Hasta ahora ninguna voz autorizada ha dado declaraciones sobre los avances en estas labores.

El periodista especializado en el área tecnológica Luis Carlos Díaz explica que no existen suficientes enlaces de fibra óptica para ofrecer un acceso óptimo a la conexión. “Cantv no ha invertido en mejorar la banda ancha, lo que hace es sobresaturar el Internet y tampoco le permite a las empresas privadas hacer una inversión en esto porque no tienen acceso a las divisas. Además, Cantv solo tiene la exclusividad en hacer este tipo de proyectos porque tiene un monopolio en el mercado”.

cita-internet-5

Aunque los esfuerzos del gobierno nacional en los últimos años se han concentrado en masificar la conectividad, no existen suficientes enlaces de fibra óptica para ofrecer un acceso extendido en el interior del país. Según la Memoria y Cuenta 2014 del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, de los 20.000 kilómetros ofrecidos en 2011 existen un poco más de 11.000 operativos para la conexión. A pesar de que Cantv en 2014 amplió su plan de conexión hasta 10 megas (Mbps), no ha vuelto a realizar un aumento de la velocidad de conexión. En comparación a otros países, Venezuela queda muy por detrás de Chile que cuenta con una conexión pico de 36,7Mbps y Colombia con 28,7Mbps. Sin embargo, William Peña, editor de la revista PC World en español y periodista especializado en el área de tecnología, asegura que el servicio de Internet sigue siendo limitado y aunque Cantv ofrezca una capacidad máxima de 10 Mbps, solo entrega uno o dos. “El 85% de la población venezolana usa Cantv y tienen una conexión paupérrima porque la compañía no mejora su calidad y no sube sus servicios porque tampoco tienen la capacidad monetaria para invertir y tanto el cliente como el proveedor están limitados”.

El peor de todos

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Venezuela tiene la peor calidad en la conexión a Internet. Y no… no es porque lo usen muchas personas, tal como se refirió, aún no se sabe si en sorna, Jacqueline Faría, actual presidenta de la telefonía Movilnet. La dirigente de la empresa de telecomunicaciones se pronunció por la publicación Cepal y alegó que la velocidad es lenta debido a la “democratización del servicio” y que es “muy utilizado por la población”. Mientras que, a su juicio, en otros países es más rápido porque lo usan “pocas personas y es carísimo”.

En el informe sobre la censura en Internet realizado por Freedom House en el 2016, las conclusiones reflejaron que la calidad de las conexiones a Internet para la mayoría de la población sigue siendo muy pobre porque la estación de aterrizaje de cables submarinos en Camurí Chico, que maneja el 89% de las comunicaciones internacionales en el país, no se sometió a mantenimiento especializado en 2015.

Además, de acuerdo a la firma de seguridad electrónica Akamai en su reporte The State of the Internet publicado en 2015, Venezuela ocupó el último lugar en velocidad promedio y en adopción de conexiones de banda ancha mayores a 4Mbps.

cita-internet-4

Para más colmo, la conexión móvil también está rezagada. Akamai y una nota publicada en el portal El Interés denotan que hace dos años el gobierno se tomó la tarea de mejorar la calidad de la conexión en los celulares y no la del doméstico. Dicha publicación reflejó que el 78,43% de la población accede desde líneas celulares. Por consiguiente, la expansión de cobertura de la tecnología 4G parecía un proyecto ambicioso en 2015, pero por problemas de divisas, reconocidos por Conatel, impidieron el despliegue.

En el primer trimestre de 2017, Movilnet informó que se incrementaría paulatinamente la cantidad de estaciones de transmisión que permitan llenar el servicio 4G-Max a todos los estados del país. Para el mes de enero, el presidente de Cantv, Manuel Fernández, señaló en una rueda de prensa que el encendido de esta nueva plataforma fue posible gracias a la asignación hace dos años de divisas provenientes del Fondo Chino, el cual fue ideado por el expresidente Hugo Chávez.

Para el también ciberactivista Díaz, el proyecto 4G solo funciona en algunos puntos de Caracas y Puerto La Cruz. “Si estás en La Castellana sí funciona, pero si te mueves a Plaza Venezuela ya no cuentas con ese servicio. En la capital no hay casi 4G. Ese proyecto funciona a medias y además que no todo el público puede adquirir un teléfono que tenga la funcionalidad”.

cita-internet-3

En 2015, la firma Akamai reportó que Venezuela contaba con la mejor velocidad promedio de conexión a Internet móvil del continente, luego de la incorporación que tuvo Movistar a los espacios 4G. La falta de continuidad en dicho proyecto hizo que el país pasara de tener una de las conexiones más rápidas a la más lenta. Hecho que ha obligado al venezolano a conectarse a una red inalámbrica. El estudio de Open Signal, publicado en 2016, suscribe que los ciudadanos pasan 55,42% de su tiempo utilizando datos en sus celulares en una red Wi-Fi.

¿Sin conexión?

La pregunta persistente que se hace el ciudadano común es si en realidad podría quedarse Venezuela sin Internet. Para William Peña esto no va a suceder debido a que el país, a través de Cantv, tiene participación en algunos proyectos de fibra y de conexión internacional. “Cuando formas parte de un grupo de accionistas difícilmente te dejan desconectado. Lo que sí podría pasar es que el Estado siga haciendo limitaciones en los servicios como paralizar el Internet o bloquear los accesos a los sitios webs”, aduce.

El periodista y director de la ONG Espacio Público, Carlos Correa, detalla los casos de China y Corea del Norte. En el primero se coacciona al usuario, se encorseta, se constriñe en una camisa de fuerza amarrada por el Estado, que interviene no solo en el acceso sino también en el flujo de información en la web. En el segundo no existe Internet sino una intranet que está amañada por la dictadura de Kim Jong–un. “Hay países donde las redes de Internet sí llegan, pero aún están tan poco desarrollados que el acceso de la población es limitado. Así está pasando con Venezuela porque el gobierno no hace una inversión para la dotación de los equipos y a la mejora de servicio”.

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) pidió a las empresas “una actitud proactiva”. En una nota de prensa publicada en 2015, Conatel admitió que hubo una reducción en la asignación de divisas para el sector “debido a la crisis económica”. El gobierno no tiene la capacidad tecnológica ni financiera de censurar el Internet. Luis Carlos Díaz lo refrendó en una nota publicada el 27 de febrero en Clímax: “El gobierno no puede echarse al pico Internet. Les gustaría, les encantaría, pero es costoso para ellos y por eso no lo hacen”. Empero, el comunicador especializado en informática y telecomunicaciones, Fran Monroy afirma que los ciudadanos sí pueden quedarse sin conectividad por desinversión. “Al fin y al cabo es una censura negra porque lo están haciendo de manera explícita”, apunta.

cita-internet-2

Raisa Urribarri, investigadora y profesora de la Universidad de Los Andes, no cae en eufemismos ni condescendencias. Para ella sí hay problemas de comunicaciones. “Es un hecho que las tarifas han subido y aun así las empresas no pueden mejorar su prestación, apenas pueden mantenerla”. El problema no se puede zanjar como un asunto de compra y venta. Pagar una cuota por un servicio de Internet. En cambio “¿Cuántos salarios mínimos hacen falta para comprar un celular inteligente o una laptop que conecten con la red?” se pregunta Urribari. Ella que ya suma 20 años de trabajo con temas de conectividad, piensa en grande, en extensiones, en las personas que viven en zonas alejadas y rurales que reciben un servicio tan precario como inexistente. “¿A cuántos estados llega ABA-Cantv? Solo 11 de las 24 cuentan con una penetración promedio mayor al 50 por ciento. La velocidad promedio de conexión no supera los 1,7 Mbps. En el fondo, podemos quedarnos sin conexión si el Estado no tiene políticas públicas que favorezcan la inclusión digital. Decisiones bien definidas y bien implementadas. No simples declaraciones oficiales”, agrega.

Wi-FI ¿para todo público?

El gobierno sostiene que dentro de sus propósitos se incluyen la democratización y masificación de la conexión en todo el país —aun cuando no lo consideren prioritario. Para ello, en el año 2014 instaló alrededor de 300 puntos de acceso libre de Wi-Fi en espacios públicos y entregó más de 2 millones de las computadoras llamadas Canaimitas. De acuerdo a las cifras de dicho proyecto en una nota publicada el 6 de agosto de 2015 en Larazon.net de las 5.774 localidades previstas están conectadas 1.479, es decir, solo 26%.

De estos puntos de servicio de conexión inalámbrica, el gobierno no ha vuelto a pronunciarse y ha dejado entrever la calidad de la cobertura inalámbrica. “Todos estos proyectos son una propaganda política. El gobierno tiene que ser redundante con el Internet porque eso no funciona. No estás dando una mejor conexión, ni le estás resolviendo los problemas a los ciudadanos”, señala Díaz. Para este caso, toma un respiro y ejemplifica de la siguiente manera: “Imagina que estás en un pueblito y tú eres el proveedor del agua. Mientras más habitantes se conecten a la tubería habrá mayor demanda y si tú no amplías los conductos obviamente los habitantes se van a quedar sin agua y tendrás que hacer un plan de racionamiento. Eso ocurre con los megas. Necesitas aumentar el ancho de banda o que haya más proveedores para acceder a una conexión en buenas condiciones”.

cita-internet-1

En el informe de Freedom House 2016 señala que en el país hay 86 proveedores privados, pero el Estado domina el mercado de la tecnología, puesto que casi el 70 % de los usuarios accede a Internet a través del ABA de Cantv. Aunque se sumen nuevos clientes que aumentan la demanda de conexión, los ciudadanos necesitan un mejor servicio de banda ancha terrestre  y móvil, porque Venezuela sigue rezagada con respecto a los demás países. La compañía estatal que tiene el monopolio es la que debe garantizar que el servicio sea estable y de calidad para que no entorpezca la navegación.