Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El método vigilia no cala en 2019

EE-VIGILIA-12.02.19-DANIELH-9
13/02/2019
|
FOTOGRAFÍAS: DANIEL HERNÁNDEZ

El Movimiento Estudiantil convocó a una vigilia por 12 horas en la Plaza Bolívar de Chacao en honor a los caídos y presos políticos. El lugar no se llenó, el espacio sobró. Unos argumentaron la ausencia de ciudadanos por el cansancio de la jornada, otros a la inseguridad o a la poca difusión del mensaje. Para algunos jóvenes, el problema fue el mensajero

Dentro de una de las cinco carpas que había en la Plaza Bolívar de Chacao estaba Jesús Quintero. Llevaba la mano blanca del Movimiento Estudiantil en el pecho de su franela vinotinto y se disponía a cenar su almuerzo. Ni tuvo oportunidad de destapar el envase porque la jornada fue dura: desde temprano se concentró en Parque Cristal para marchar hasta el final de la avenida Francisco de Miranda para asistir a la actividad convocada por el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, en respaldo de la ayuda humanitaria. No dejó que el cansancio de la caminata y por estar bajo el sol durante varias horas, lo detuvieran. Con las mismas ganas se fue a la segunda ronda del día: la vigilia.

Vigiliacita4Cuadró con su grupo de la universidad para montar una carpa, llevaron cobijas para aguantar el frío de la noche e hicieron una “vaca” para comprar pizza entre todos. De ahí nadie tenía pensado irse, sino a las siete de la mañana y de ahí directo a su parcial de Comercio 4 en la Universidad Alejandro de Humboldt. ¿Momento para estudiar? Toda la noche.

Vigiliafoto2

Para el universitario de 23 años, la vigilia fue organizada para conmemorar a los venezolanos caídos en las diferentes protestas a lo largo de los años. “La actividad no es para llorarlos porque hoy ellos están luchando a través de nosotros. El 12 de febrero es un día histórico”. Desde su trinchera, aseguró estar dispuesto a todo, pero su lucha siempre será aquella en la que no esté incluida la violencia. “Ese es el mensaje que nos ha enseñado la historia, ese es el camino que nos va a llevar a que este régimen caiga y cualquier otro gobierno que se quiera formar alrededor del mundo”. Quintero planteó que los escenarios de manifestaciones callejeras que se hicieron en el pasado sirvieron de aprendizaje de cómo se deben hacer las cosas en la actualidad. “Con la lucha no violenta estamos dando un golpe más fuerte”. Para él, ahora sí se está más cerca de lo propuesto por Guaidó: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

Vigiliacita3Samuel Borges contó que fue la “responsabilidad histórica” con el país la razón que lo empujó hasta la plaza. “Somos los jóvenes los encargados de sacar al usurpador. Las generaciones antecesoras nos están impartiendo sus conocimientos y nosotros estamos llenos de energía para esta lucha”, mencionó. El joven de 19 años afirmó estar dispuesto a salir a la calle para reconstruir al país, “llevando un mensaje de coherencia, de coraje y valentía a todos”. Que la calle se enfríe no es una opción, a pesar de que el mismo discurso se ha repetido hasta el cansancio. Para él, las circunstancias no son iguales. “Tenemos la presión internacional encima, un mensaje bastante claro que está dando la sociedad civil hacia el régimen de ‘ya no te queremos, ya tú no eres aceptado, vete’. Eso es lo que ratifica que estamos en un punto de no retorno”. Explicó que la oposición venezolana entendió que la protesta debe ser “más inteligente y responsable”.

Vigiliafoto4

Pero su entusiasmo no se replicó. La Plaza Bolívar bastó y sobró. El lugar en ningún momento se rebosó de asistentes, solo la parte central se colmó de personas, la tribuna que sirvió para que líderes políticos, estudiantiles y figuras públicas transmitieran su mensaje. Desde atrás, el espacio abundaba. Solo unos pocos vecinos del municipio Chacao se unieron a la convocatoria con sus familiares y hasta sus mascotas. Algunos familiares de los jóvenes asesinados cargaban pancartas en las que pedían “memoria y justicia”, mientras que otros escribían mensajes para los que ya no están y prendían velas en su recuerdo. A lo largo de la noche, incluso algunos grupos musicales y de tambores tuvieron oportunidad de animar a los asistentes.

Vigiliacita2Para Borges, la poca convocatoria se debía a diferentes razones. Entre ellas, el cansancio. “Venimos de una jornada bastante agotadora. Yo personalmente participé todo el día, ni siquiera fui a mi casa, simplemente fui a mi trabajo, me cambié y volví a bajar. No todos tenemos la misma energía, no todos tenemos la misma resistencia y por eso esto no se llenó”. Sin embargo, otro factor fue la poca difusión, la censura del chavismo y las fallas del Movimiento Estudiantil. “No tienen el mismo poder de convocatoria de hace años. Muchos los vinculan con los partidos políticos que han venido jugando en contra de esta lucha y simplemente ponían sus intereses personales a los de la República y eso ha hecho que su lucha se haya visto desvirtuada”, comentó. Un vecino del municipio argumentó que la ausencia de más personas pudo haber sido por la inseguridad que azota a la capital, no porque la gente quiera “dejar enfriar la calle”. “Guaidó lo está haciendo bien, tiene que seguir así. Esto es un proceso lento, así que nos tenemos que armar de paciencia”. El sexagenario, que se acercó al sitio con su familia, no pretendía quedarse después de las 10 de la noche.

Vigiliafoto1

Pedro Contreras se acercó a la Plaza Bolívar con las expectativas altas. Esperaba ver el lugar repleto de personas y se llevó un trancazo. Su pasado como parte de la generación del Movimiento Estudiantil le jugó en contra. “Me esperaba una convocatoria mayor. Muchos más estudiantes, no solamente la dirigencia. Explica más o menos la situación que ha tenido el movimiento estudiantil desde 2014 hasta la actualidad, que ha sido utilizado por distintos factores políticos que nos traen como consecuencia un desgaste del ser estudiante venezolano que ya no es referente de esperanza”.

Vigiliacita1El egresado de Derecho de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) consideró que la actividad estuvo descolocada con el joven de hoy. “No se les está reivindicando al joven con su lucha, más allá de una vigilia. La convocatoria tenía que ser de un estudiante que está en Venezuela, que sigue superando la crisis, que sigue apostando, pero no para quedarse en una visión de lo que ocurrió hace cuatro o cinco años”. Señaló que no hay que olvidar, “pero de esas derrotas hay que ver hacia el futuro porque eso es lo que está planteando Guaidó. Él no se está quedando en el hoy. El mensaje tiene que ser más de esperanza que de luto”.

Vigiliafoto5

Asimismo, planteó que el “error” no fue por el mensaje, porque “salió por todos lados”, sino por el mensajero. “El país hoy está creyendo en un único liderazgo que precisamente viene de estas filas, pero no refleja el desgaste de la figura. Está demostrado que ahora los estudiantes no son los protagonistas del país en este momento. El movimiento nace de coyunturas específicas, en situaciones sociales. Ya el país tiene una respuesta que es la Asamblea Nacional. Esta convocatoria lo demuestra: si esta convocatoria la hubiese hecho Guaidó, que dice que nos veíamos a las ocho de la noche para dormir hasta el día siguiente, podemos apostar que esto se queda corto”. Ni el rumor de que el presidente interino llegaría a la plaza fue suficiente para mantenerlos a todos ahí. Un joven soltó: “De aquí nos vamos por unas birras y a dormir”.

Vigiliafoto3