Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

En la oscuridad el Sistema Eléctrico Nacional

luz2
05/06/2015
|
CARTA POR: JOSé G. AGUILAR

Aquí el análisis que da el ingeniero José Aguilar acerca de los apagones que dejan a oscuras a Venezuela. Desde que Jesse Chacón se ungiera ministro de Energía Eléctrica cuatro fallas en el Sistema Eléctrico Nacional han sumido en negrura al país. No se generan los suficientes megavatios para mantenerlo prendido. En cambio, mucha corrupción, robo y desinformación

Carta  para César Batiz. Periodista especializado en la fuente eléctrica.

José Aguilar. Ingeniero y consultor internacional en materia energética.

 

Estatus del Sistema Eléctrico Nacional. Septiembre 2014.

José Aguilar asegura que las fallas eléctricas ocurren por violaciones del sistema de transmisión debido a la insuficiencia de generación MegaWatts (MW). En promedio, este pobre desempeño somete al país a un masivo apagón cada cuatro meses. El resultado no es otro sino la oscuridad en 15 estados del país.

Jesse Chacón Escamillo,  Ministerio del Poder Popular de Energía Eléctrica,  acumula cuatro apagones nacionales. Lleva 17 meses de gestión y ejercicio. Tres de ellos acaecieron a poco más de un año de ser decretada la Misión Eléctrica. Esta estadística en su contra representa un récord negativo para un funcionario al frente de la cartera eléctrica. Es la mayor acumulación de masivos apagones en el menor tiempo.

Todos estos apagones nacionales, por su amplio espectro de afectación, se deben a problemas en el sistema de transmisión y mala praxis de operación en el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) y su sistema de Supervisión, Control y Adquisición de datos, (SCADA). También es producto de la marcada insuficiencia de generación de electricidad disponible, efectiva y confiable.

Durante el apagón del jueves 25 de septiembre, el jefe del despacho informó una falla a la 1:30 de la tarde en las líneas de transferencia de Los Andes. Los usuarios a través de las redes sociales reportaron que el evento dejó sin luz a 15 estados incluyendo a Distrito Capital. En esta ocasión el SEN se encontraba sobrecargado en las regiones andinas y zulianas. Estas últimas han sido las más “negreadas” y olvidadas por el pobre desempeño de la generación regional. Presentaban un déficit de 2 mil 125 MW para hacer frente a una demanda que oscilaba en los 4 mil 300 -es decir: el doble.

Normalmente se contienen los apagones de los estados andinos más Barinas y el Alto Apure, mediante del sistema SCADA del SEN, para minimizar cualquier deficiencia en otras áreas operativas o entidades. Este jueves, por razones no reveladas, debido a la falta de transparencia, el apagón se expandió y logró afectar a: Anzoátegui, Barinas, Carabobo, Distrito Capital, Guárico, Lara, Mérida, Miranda, Nueva Esparta, Monagas, Portuguesa, Táchira, Trujillo, Vargas y Zulia.

¿Qué es lo que está pasando?

Hay diversas causas. José Aguilar, consultor internacional de energía, afirma que esta última falla, al igual que todas las anteriores, fueron producto de la  sobrecarga del SEN —que es un Sistema Interconectado (SI). Además, en el centro del escenario está la falta de generación de Potencia o MW en las plantas ubicadas fuera de la región de Guayana. Esto fuerza o pone a trabajar el doble al sistema de transmisión a través de sus líneas.  Deja al SI en una postura inestable y vulnerable.

“Violaron los límites de seguridad de las líneas de transmisión en Zulia y los Andes, así de sencillo”, señala el ingeniero como causa del último acontecimiento. Sostiene, asimismo, que Corpoelec intentó transferir más energía de la que soporta la red. Como se exceden los criterios N-1 para no racionar más de lo habitual, el SEN queda frágil cuando “algo” acciona la caída o falla.

“Ese ‘algo’ no lo sabemos todavía. Desconocemos las causas por la falta de transparencia de Chacón. Su ética brilla por su ausencia. En ninguno de los cuatro masivos apagones, el ministro ha publicado los registros necesarios para el análisis y la corrección efectiva de la causa y así eliminar la recurrencia de estos indeseables eventos. Tampoco ha dado parte a la nación”, suscribe Aguilar.

La sobrecarga de  MW transgreden los límites de la Red Troncal de Transmisión (RTT), que  vienen de la región Guayana, del sistema del bajo Caroní. Sistema que está compuesto por Guri, Caruachi y Macagua. El abuso en épocas de sequía  de las plantas hidroeléctricas explota el embalse de Guri. Pone en gran riesgo a la nación.

Es a través del SEN que se distribuye la electricidad proveniente de Guri —la principal fuente de generación— y del resto de las plantas hidroeléctricas y termoeléctricas hacia las distintas regiones del país. Ni siquiera el sistema del bajo Caroní puede llegar a los 11 mil MW disponibles. Además, el embalse no está teniendo uno de sus mejores años. Allí reside el equivalente de capacidad de una central hidroeléctria como Caruachi —2 mil 160 MW— que también fuera de servicio. Los problemas se agudizan a lo largo y ancho de la geografía nacional fuera de esa región, que demanda el 87 % de la potencia requerida en el país.

El principal problema es la insuficiencia de generación térmica del Sistema Eléctrico Nacional. De 16 mil 420 MW instalados, apenas se logran reunir unos 6 mil 800. Para colmo,  las plantas termoeléctricas,  que generan el 59% de los MW y que funcionan con combustible fósil —gas, diesel y fuel oil—, están fuera de servicio o carecen de confiabilidad.

El país cuenta con 200 unidades térmicas mayores. Del total sólo 97 están en funcionamiento. Las 103 restantes están completamente fuera. Muchas de ellas de larga data, tal es el caso de la Planta Centro donde las unidades 2, 3 y 5 (1.200 MW) acumulan más de 900 días fuera de servicio. Por consiguiente, afecta a más de 3 millones de venezolanos. De las 97 que funcionan la gran mayoría presenta serias limitaciones electromecánicas debido a falta de mantenimiento dentro de un modelo de gestión plagado de corrupción, opacidad y promesas demagógicas a usuarios y trabajadores de Corporación Eléctrica Nacional S.A. (Corpoelec).

La generación de energía, distribuida para la que se asignaron más de 6 mil millones de dólares, es prácticamente un cero a la izquierda. De 1 mil 850 MW instalados, apenas 400 funcionan. La cifra arroja una indisponibilidad de casi el 80% y de 2 mil 250 moto-generadores apenas quedan 965.

Carabobo es una de las entidades más afectadas por los frecuentes racionamientos. Está ubicado en el epicentro de la región, que eléctricamente cubre parte de 10 estados más. Es el polo de mayor demanda eléctrica nacional y tiene 3 mil 294 MW instalados, pero apenas 1.000 funcionan. Eso es una indisponibilidad inaceptable del 70%. Por eso es que la entidad vive de racionamiento en racionamiento.

También hay 22 unidades mayores en Carabobo. Sólo 12 funcionan y todas ellas con serias limitaciones por falta de mantenimiento. Diez  unidades ya colapsaron. Por ejemplo, en la Planta de El Palito, conocida como Termocarabobo II, dos de sus cuatro unidades están averiadas. Esta planta costó al país más de 1.200 millones de dólares.

Jesse Chacón y su rosario de promesas incumplidas

Los reiterados apagones masivos ocurren, pese a que Chacón prometió estabilizar el sistema eléctrico en tan sólo 100 días. De no cumplir juró que renunciaría a su cargo. El ministro fue designado el 21 de abril de 2013. Todavía se espera su dimisión.

Tras 524 días con el funcionario al mando, los problemas del SEN se mantienen. La única diferencia es que las nuevas tarifas de pago por el servicio son más altas e ilegales -aún no se publica el aumento en la Gaceta Oficial.

Chacón es el ministro que más ha ocultado información del SEN. Así lo dictamina su política impuesta el 17 de noviembre de 2010. No permite el acceso a la información del SEN de una manera veraz y oportuna. Una mentira más en su haber: el 3 de julio de 2013 prometió reactivar por internet en forma mejorada la antigua página de Oficina de Operación de Sistemas Interconectados (Opsis). Esto garantiza el abuso contra los usuarios del SEN y los deja en un estado de completa indefensión.

Gran preocupación

Es un colosal e inadmisible fracaso del gobierno haber destinado más de 48 mil millones de dólares, bajo dos decretos de emergencia eléctrica, para equipos de generación, y que no estén funcionando. Con los ya existentes, su producción es de 2 mil 513 generadores. Es decir, sólo un 56% o 1 mil 396 MW. No producir 15 mil MW en un plantel que debería poducir 33 mil, es casi el 45% de déficit.

Con una gestión fallida, tanto en la ejecución de proyectos para producir más MW, como en el mantenimiento, Venezuela está condenada a sufrir grandes racionamientos. Así se seguirán perdiendo calidad de vida y empleos. No hay suficiente energía y potencia para reactivar la economía.

En síntesis, dado que no hay megavatios, ¿entonces en dónde están los capitales asignados para solventar el mal? Jamás ningún país del mundo ha “gastado” tanto dinero para tener tan mal, tan cara y tan poca luz.

La carta original contiene más detalles sobre la situación actual del estatus del Sistema Eléctrico Nacional.

Cuadro 1 por region operativa

 

Cuadro 2 por estados Mw y unidades SEP2014

 

Estatus Unidades mayores SEN Hidro y Termicas por Unidades

 

Estatus Unidades mayores SEN Hidro y Termicas en Mw y Tipo de Capacidad SEP 2014