Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Hermann Escarrá y su caro vaivén

portadaescarra1
15/08/2017
|
FOTOGRAFÍAS: AVN

Ni sus trajes a la medida ni su pelo engominado lo camuflaron como un hombre de bien. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó al abogado por involucrarse en un proceso constituyente ilegal e ilegítimo. Los Escarrá son dueños de compañías y bienes en territorio norteamericano, en los cuales él mismo se ha cuidado de aparecer como firmante. Pero, frente a los gringos, cayó el pez gordo del clan familiar 

Dócil ante el poder y sus intereses, Hermann Escarrá es el vivo ejemplo de conocimiento usado para fines inconfesables. El abogado constitucionalista impulsó un proceso constituyente que reconoció inconsistente. “El artículo 347 dice, entre otras cosas, dice que se redactará una nueva Constitución. No te dice que se aprobará. Por lo tanto hay que plantearse: ¿La va a aprobar la Asamblea? La propia norma te dice que tiene que ir al soberano”, puntualizó durante una entrevista en Globovisión el 15 de mayo de 2017. No importó que las votaciones aprobatorias no quedaran como un compromiso. Además de diputado constituyente, Escarrá es miembro de una comisión presidencial, conformada por 13 miembros, encargada de “reformar el Estado y redactar una nueva Constitución”.

La clara participación en la Constituyente lo catapultó a las listas negras de la corrupción. La Oficina de Control de Activos Extranjeros emitió un nuevo comunicado informando las nuevas sanciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos contra 8 venezolanos “por la organización y apoyo en la Asamblea Nacional Constituyente (ANC)” y su participación en “acciones antidemocráticas”. Entre los apellidos Chávez, Meléndez y D’Amelio saltó el suyo. La medida congela sus activos, prohíbe que realice negocios con ciudadanos estadounidenses y que siquiera pise suelo norteamericano.

cita-Escarra-5

Fue un gancho directo al hígado, aunque pueda parecer inalcanzable. Otros en la revolución se han defendido diciendo que no tienen visas, ni interés en visitar al Tío Sam, que se ratifica en sus condiciones antiimperialistas. Ante la medida, Escarrá afirmó desde su cuenta de Twitter que no tenía bienes en Estados Unidos y que era el precio que debía pagar “por la paz, el diálogo, la tolerancia cívica y el encuentro de los diferentes”.

Pero el jurista de habitual corbata negra no puede vociferar que guarda sus distancias con Norteamérica. Sus tres hijos están distribuidos en Estados Unidos, una al norte en Maryland y el resto en Florida, según se cuela en las redes sociales. El portal web El Pitazo publicó en 2016 un reportaje que deja en evidencia sus cuantiosas propiedades en Florida, Estados Unidos, todas en boga y en riesgo luego del comunicado. El clan familiar -conformado por su esposa Oasis Lis Muñoz Duerto y sus hijos Oasis Azul, Hermann Eduardo y Oasis Lis- registró al menos cinco bienes en el condado de Miami Dade, al sur de la península.

Según esa investigación, la hija mayor de Escarrá, Oasis Azul, pagó 650 mil dólares al contado por un condominio ubicado el 1717 N Bayshore Drive de Miami, más 7.400 dólares por impuestos. Además, ella y su madre son propietarias de la empresa Organic Fruit Juices LLC, ubicada en el mismo condominio. El apellido Escarrá despunta tres veces más en los registros federales del estado Florida: E&M Consulting Services, LLC, a nombre de los cuatro integrantes de la familia salvo el abogado constitucionalista; Blackstone BLK, LLC, registrada en Tampa en diciembre de 2015, también a nombre de una de las hijas de abogado; y Hexagon Trading Company, INC, esta última disuelta tres meses después de su confirmación.

Vaya casualidad que su nombre no figura directamente en los documentos. Son propiedades que Hermann no estuvo dispuesto a hacer públicas cuando se escribió el texto, a pesar de recibir llamadas, mensajes y correos electrónicos con insistentes peticiones. La eminencia en Derecho Constitucional se mantuvo en silencio. Pero el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sacó a flote su relación con el “imperio” sin necesidad de hablar con él. Lo tienen pillado.

foto-Escarra-1

El también redactor de la Constitución de 1999 tiene gustos de altura. Es un afanado del pelo engominado y de los trajes unicolores. Así fue fotografiado en un concesionario en Miami, cuando examinaba brillantes carrocerías de vehículos Mercedez-Benz adornados con lazos rojos y se paseaba entre modelos de entre 40 y 110 mil dólares, unos 439.518.800 y 1.208.676.700 bolívares respectivamente, de acuerdo con cálculos de DólarToday al 10 de agosto de 2017. La visita se difundió por las redes sociales y generó controversia, tal como sucedió cuando aterrizó con un avión privado en un aeropuerto estadounidense, con la misma indumentaria impoluta.

De salto en salto

Puede parecer casualidad que las compras de bienes y la creación de compañías de Escarrá y su familia se gestaran a los pocos años de cambiar su afiliación política. Para entonces, ya había declarado interpretaciones legales controversiales que muchos tildaron como afectas a la revolución bolivariana. Por ejemplo, cuando anunció que Hugo Chávez no tenía que juramentarse para su tercer período en enero de 2013, que no había “falta temporal y absoluta” por la enfermedad del mandatario, y que su ausencia “debía ser asumida por el vicepresidente Nicolás Maduro, en concordancia con la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia del pasado 9 de enero, que dictaminó la continuidad administrativa del gobierno por ser Hugo Chávez un presidente electo”.

Lo que se entendió como un salto de talanquera llegó de forma imprevista cuando denunció el contenido de un documento llamado “Primeras ideas de acciones económicas”, que supuestamente contenía las políticas diseñadas por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en plena campaña presidencial de 2012. David De Lima y William Ojeda ya habían mostrado su cambio de postura, y el catedrático del Derecho se les sumó al calificar como “infausto” el material, señalándolo como un instrumento para generar caos en la situación económica y social del país. “Los picó el mismo mosquito. De la noche a la mañana se comenzó a convertir en gran factótum del chavismo en materia constitucional”, recuerda un profesor también de Derecho Constitucional, sin revelar su identidad.

cita-Escarra-1

No era su primer brinco. Simpatizante de Copei en sus años mozos, acompañó a Hugo Chávez durante el proceso constituyente de 1999. Fue electo con el llamado Polo Patriótico, y firmó la Carta Magna. Pero después vinieron las diferencias. Al “comandante” lo acusó de autoritario, interpuso más de un recurso jurídico ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para detener actuaciones gubernamentales y hasta llegó entre 2006 y 2007 a formar parte del Comando Nacional de la Resistencia que promovía la salida de Chávez de Miraflores, un paro indefinido y hasta una famosa “marcha sin retorno”. En 2008, Escarrá denunció al Presidente ante la Corte Penal Internacional por delitos de lesa humanidad “por no respetar los Derechos Humanos”, según le dijo a la agencia EFE en septiembre de ese año. Dos más tarde, en 2010, calificó a la Ley de Comunas y el Parlamento Comunal como “un golpe de Estado a la Constitución”. Pero en 2017 ha lanzado loas a la constituyente “comunal”, como la ha anunciado Nicolás Maduro.

Su giro de 180 grados coincidió con el fallecimiento de su medio hermano Carlos Escarrá Malavé, abogado especializado en Derecho Administrativo y claramente identificado con el chavismo. Quien fue diputado de la Asamblea Nacional por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y luego Procurador de la República, murió el 25 de enero de 2012. “Ambos tenían el gusanillo de la política. Su padre era un hombre muy guerrero en la lucha sindical del siglo pasado. Carlos siempre fue mucho más militante. Hermann siempre tuvo un afán de participación política”, explica el informante.

cita-Escarra-4

Hermann, el “Escarrá bueno”, y Carlos, el “Escarrá malo”, no conversaban justamente por sus distancias en el quehacer político. Así lo confesó para el diario El Mundo de España, que los reseñó como una familia dividida por Hugo Chávez: “Nosotros no nos hablamos, y mucho menos para conversar de este tema”, confesó el constitucionalista en la entrevista. Pero en 2012 llegó el nuevo y tercer zigzagueo del catedrático.

foto-Escarra-2

Credenciales pero no coherencia

La amplia carrera académica de Hermann Escarrá lo convirtió en una de las grandes referencias de la oposición en materia constitucional y jurídica. Las mismas credenciales que ahora el chavismo enarbola para aplaudirlo. Con cualquier color, ese respeto permanece. No es común que alguno de sus colegas, conocidos o no, cuestionen su tránsito político o sus bienes en el exterior. Pero uno de ellos, en forma anónima, suelta que “sus argumentaciones son tan inconsistentes que no se somete a debate con alguien que pueda refutarle. Es un individuo que dice cosas contradictorias e inexplicables. Sin negar que tenga conocimiento institucional, es un tipo demasiado acomodaticio”.

Es egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y posee tres postgrados Honoris Causa. Fue profesor de esa Casa que vence la sombra, así como de las universidades Complutense de Madrid y de Salamanca, ambas en España. En años recientes, se incorporó a la plantilla de la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Bolivariana (Unefa).

Claudio Fermín, político, sociólogo y exalcalde del municipio Libertador, no le quita lo aprendido. Tampoco la libertad de pensamiento, pues asegura que sucede con frecuencia, aunque se le recrimine por ello. “Muchos quieren convertirlo en un desviación política, en una vergüenza o en un centro de ataque. La gente cambia. Él sabrá dar sus explicaciones. Solo que ahora es complejo, porque antes se distanció del gobierno, pero ahora lo hace de la Constitución que él mismo redactó”.

cita-Escarra-3

Fermín y Escarrá se conocen de atrás, cuando frecuentaban el hemiciclo en la Asamblea Nacional Constituyente de 1999. Ambos eran delegados constituyentes y compartían una relación cordial. El político presenció cómo su impronta quedó impresa en aquellos artículos. “Su mirada era desde el poder, no desde la observación. Tuvo una participación protagónica, no solo como redactor, sino como uno de los líderes de ese proyecto”.

Durante más de diez años, Escarrá defendió esa Carta Magna con su voz aterciopelada y su hablar pausado, especialmente ante los intentos de Chávez de atornillarse en la silla presidencial y desdecir lo establecido en “la bicha”, como la catalogaba el expresidente. Ahora, es de los que la adultera con su verbo. Apoyó las sentencias 155 y 156 del TSJ –que arrebataron las competencias legislativas del Poder Legislativo– emitidas a finales de marzo.

En una entrevista hecha por Venezolana de Televisión el 3 de abril de 2017, el abogado dijo que no existe una ruptura constitucional por parte del TSJ al ejercer las funciones del Parlamento: “Ese es un concepto constitucional y diferente al concepto de violación de normas constitucionales. Cuando es ruptura es porque se da un golpe de Estado, se sustituyó el poder o se derogó la Constitución, como lo ejecutó en su momento el señor (Pedro) Carmona”. Ahora es de nuevo constituyente por el estado Miranda, dispuesto a dinamitar los cimientos legales de la República y, en el camino, su propio patrimonio en Estados Unidos.