Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

La Casa de Papel y su tercera temporada con sello venezolano

LaCasaDePapel-PORTADA
20/08/2019
|
TEXTO: YOYIANA AHUMADA L | FOTOGRAFÍAS: CORTESÍA

En la exitosa serie española de Netflix, la primera de ese país en hacerse con un premio Emmy, participan productores vernáculos. La tercera temporada traslada las operaciones hasta Panamá, donde el equipo venezolano debió crear las condiciones para el rodaje, garantizando toda la logística para que el elenco interpretara sus papeles

Sentado en la sala de su casa, Rafael Ponce Castillo miraba la serie española La casa de papel, que ganó un Emmy en 2018 siendo el primer producto televisivo español en lograrlo. Entonces expresaba un deseo que parecía inalcanzable: trabajar en un producto televisivo como ese. Ocho meses más tarde, los astros conspiraron y se encontraba inmerso en aquel monstruo, dispuesto para materializar la tercera temporada.

Ponce es periodista y fue policía en los albores de la Alcaldía de Sucre en Caracas, cuando comenzaba la era descentralizadora. Ahora es productor ejecutivo de El Living, la casa productora venezolana que llevó adelante la tercera etapa de La casa de papel en uno de sus centros de operaciones en Ciudad de Panamá.

CLACASA5La casa de papel es una serie de española de la Productora Vancouver Media. Debutó en Antena 3 el 2 de mayo de 2017, con una primera parte de nueve episodios, hasta el 27 de junio. Una segunda temporada de seis capítulos corrió del 16 de octubre al 23 de noviembre del 2018 en el canal ibérico. Se hizo internacional cuando la plataforma Netflix la incluyó en su oferta. La tercera temporada se emitió únicamente por el servicio de streaming, unificando las audiencias.

LaCasaDePapel-foto3

Se trata de un asalto monumental contra la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Un hombre misterioso, El Profesor, planea el mayor atraco de la historia. Para llevar a cabo el ambicioso plan, recluta a un equipo de ocho personas con ciertas habilidades dentro del mundo delictivo: el objetivo es tomar la institución e imprimir 2400 millones de euros. Para ello requieren recluirse once días en la Fábrica, durante los cuales tendrán que lidiar con las fuerzas de élite de la policía y 67 rehenes dentro, además de las presiones propias de la operación.

En 2019 se estrenó el tercer ciclo, con la historia trasladada hasta Panamá, al Archipiélago de Guna-Yala (islas San Blas) y la propia capital panameña. La trama recupera a los personajes que, luego de una escapada estrambótica, se reubican lejos de Madrid donde cometieron el crimen.

CLACASA6La producción de la tercera temporada enfrentó a El Living a uno de sus mayores retos de servicios de producción. Logros como el cortometraje Lucy de Roberto Gutierrez, con seis galardones en 30 selecciones de festivales en Estados Unidos, Europa, Latinoamérica y Asia, fueron aval para ser escogidos como socios en la hechura de la nueva aventura de El Profesor, Tokio, Río, Nairobi, Denver, Helsinski y el resto de los protagonistas.

“Este proyecto es lo que llamamos un servicio de producción: se alteran los organigramas habituales. Son dos productoras juntas. El Living prestó el servicio de producción en América. Somos aliados (de Vancouver Media) de este lado del mundo. El dueño del proyecto contrata a una productora que maneja el terreno local en un país donde no podría hacer una producción sin apoyarse en una empresa establecida”.

LaCasaDePapel-foto1

El sueño se materializó

El guion no estaba completo cuando los llamaron pero había suficiente material para trabajar la preproducción. La tercera temporada exigía una isla como locación para continuar con el plan de El Profesor (Álvaro Morte) fuera de la propia “casa de papel”.

“Nos contactaron en julio de 2018. Pasamos unas cuantas semanas compartiendo información de nuestra trayectoria, nuestro demo, el servicio de producción que habíamos hecho. Sostuvimos varias entrevistas en las que presentamos nuestra experiencia como productores en Centroamérica y en Panamá, hasta que nos seleccionaron”, rememora Ponce Castillo. Explica, paso a paso, que la primera tarea fue hacer el scouting de locaciones en Ciudad de Panamá y en la playa, “eso incluye verificar y fotografiar opciones. Luego hicimos un informe sobre ubicación geográfica, tiempos de traslados, pronósticos de clima e información general”.

LaCasaDePapel-foto5

Más adelante, agrega el productor venezolano, recibieron al equipo enviado desde España. “Vinieron varias de las cabezas de departamento: el director de fotografía, de arte, producción y, junto con nosotros, visualizaron las locaciones preseleccionadas. Luego entramos en fase de cotización y aprobamos un presupuesto. Simultáneamente hicimos gestiones para ver si en definitiva era posible producir en Panamá. La serie requería apoyo policial, dotación de armamentos, equipos de comunicaciones, de motos, grupos comandos, lanchas patrulleras y, por otro lado, garantizar que se iba a poder rodar en el Archipiélago de Guna-Yala”. Para ello era imprescindible lograr el permiso por parte del gobierno autónomo que rige el conjunto de 365 islas, de las cuales 50 están deshabitadas, no solo para el rodaje sino para sobrevolar con drones, una actividad prohibida en la legislación Guna.

CLACASA3“Todo eso pasó por una etapa burocrática hasta la aprobación. Las primeras semanas se sumó estrictamente la cantidad necesaria de personal del equipo y, a medida que avanzamos, se sumaban otros, menos el crew (equipo) técnico que llega para la gira técnica y filmar”, detalla Rafael Ponce.

El rodaje de la tercera temporada de La casa de papel en Panamá comenzó en diciembre de 2018, una nunca exenta de retos y dificultades. “Mil factores entran en juego para que una producción como esta pueda ser impecable. Uno de ellos es tomar en cuenta que muchos de los aspectos escapan del control, desde los climáticos hasta los políticos.

-¿Qué clase de imprevistos enfrentaron?

-Teníamos ya la logística diseñada para la tranca de las calles y la dotación policial, cuando se produjo una visita intempestiva del Presidente chino a Ciudad de Panamá. Entonces nos quitaron la ayuda policial porque tenían que asignarla a esa comitiva. Requerían el despliegue de unidades, patrullas y motos para garantizar la seguridad del visitante y nos retiraron permisos para trancar las calles por el tránsito del Presidente. Alteramos el plan de rodaje de las islas una semana y tuvimos que posponer el de la ciudad otra semana. El de las islas era complejo: sin suministro eléctrico, ni conexión a internet, con un trabajo de ambientación, había que habilitar baños. Una logística programada para hacerse en diez días se hizo tan solo en cuatro.

En el asador

Rafael Ponce ilustra el melting pot de una producción internacional, pues hay una mezcla de personas participando, con sus costumbres y también sus culturas organizacionales. “Tienes que hace un match muy rápido bajo presión y con mucha ansiedad con gente de distintas nacionalidades y orígenes”. Explica que había equipos españoles de Madrid, de Barcelona, combinados con los de Panamá -compuesto por extranjeros incluyendo venezolanos- y de Guna, indígenas. “Entonces necesitas mano zurda y una habilidad para crear unidad rápidamente. Mezclas tu equipo con la otra mitad que lidera el proyecto, gente con la cual nunca has trabajado antes y viene de una experiencia y un manejo de las cosas distinto. Al final cada parte involucrada termina sacando cantidad de experiencias y aprendizajes sobre cómo hacer las cosas, aprendiendo de la contraparte”.

CLACASA2En Panamá no se encontró todo lo necesario para el rodaje. Hubo que importar implementos desde Miami, en Estados Unidos, pero también desde Costa Rica y desde Tailandia, revela el venezolano. “Había equipos como de seis países diferentes, casi de 20 proveedores distintas: vehículos como camiones, autobuses, patrullas; equipos comando, motocicletas, lanchas, vehículos cuatro por cuatro, drones. Movimos más de 80 vehículos y tuvimos llamados donde había 200 o 300 personas. Hay una logística muy grande que es lo que hace posible que el resultado sea el que es”.

LaCasaDePapel-foto2

Se refiere al seriado estrenado en Netflix el 19 de julio de 2019, la más exitosa de la plataforma en habla no inglesa, con ocho capítulos. Una cuya expectativa garantizaba tanto éxito que ya se confirmó tendrá un cuarto ciclo, en 2020.

La realización en Panamá, para Rarael Ponce Castillo de El Living, permitió darle visibilidad al trabajo latinoamericano “que tiene escasa experiencia en series, salvo México, Colombia, Argentina y Brasil. Haberse visto reflejada en esta serie desde un personaje como ‘Bogotá’, pasando por la participación protagónica de Panamá como locación y como parte de la historia, y toda la gente que participó en el crew, brindando su talento. Es una oportunidad increíble que va a servir mucho para las carrera de nosotros, así como va a servirle a Panamá por la explotación turística”.

CLACASA-¿Cuál es el balance?

-Buenísimo, con humildad y tranquilidad tratando de incorporar lo bueno, lo malo, lo bonito y lo feo de todo esto. Sacar el súper batido de frutas de todas esas experiencias, seguir haciendo proyectos que marquen y dejen huella y pongan en alto a nuestras tierras. Demostrar que no por venir de un origen más humilde, menos dotado económicamente y menos industrializado, tenemos que dejar de ver las potencialidades que hay acá tanto en locaciones como de talento y ganas de hacer las cosas bien. Me llevo haber visto un equipo tan heterogéneo sudando la camiseta los 90 minutos, jugando prórroga y teniendo piernas para patear los penales, y que todo llegara a buen puerto.

LaCasaDePapel-foto4

El Living es una casa productora nacida en Venezuela. Un proyecto de tres panas que trabajaron juntos y soñaban con un lugar propio, cálido y hogareño para producir. Aunque nació en Caracas, el entorno los terminó aventando a Miami. Ahora tienen bases de operaciones en Panamá desde hace seis años, y Centroamérica. Está conformado por Hans Hoike –socio fundador–, Roberto Gutiérrez –director– y Rafael Ponce, que es el productor ejecutivo. “Hay países donde solo tenemos una persona, que es la responsable de la operación en ese lugar. De esa manera podemos tener la proximidad y saber quiénes son los proveedores con los que podemos trabajar en cada sitio. Así hacemos la selección de quienes son nuestra gente de confianza”.