Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

“Las FAES mataron a mi sobrino, no a un perro ni a un malandro”

Nivia Pizani
12/02/2019
|
TEXTO: ERICK S. GONZÁLEZ CALDEA | FOTOS: MIKEL FERREIRA (PROIURIS)

La noche del 22 de enero de 2019, Alixon Dos Santos, de 19 años de edad, protestaba contra Maduro en la avenida Sucre de Catia. Recibió un disparo en el corazón y sus familiares y amigos aseguran que se trata otro crimen de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES). Una corajuda tía está dispuesta a luchar contra la impunidad

Con una capa de pintura quisieron volver a sepultar a Alixon Dos Santos Pizani, el primer asesinado durante la más reciente oleada de manifestaciones antigubernamentales. Quisieron borrar pruebas que, aunque no sean “de interés criminalístico”, evidencian el repudio a la brutalidad policial desatada contra los que protestan en los barrios populares de Caracas.

No había concluido el novenario del joven, cuando trabajadores de la Alcaldía de Caracas, acompañados de integrantes de “los colectivos” que operan en la zona, profanaron el mural pintado en la entrada de Cútira, con el cual sus amigos quisieron honrar al joven de 19 años, asesinado el 22 de enero de 2019, a manos de funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana, según aseguran familiares y vecinos.

El episodio del mural fue otro golpe para Navia Troloro Pizani, la tía de Alixon, que se muestra endurecida por el dolor. La mujer de 45 años de edad no llora y, mientras relata la historia de su sobrino, mantiene su mirada fijada en el altar que erigió en un rincón de su casa: cinco fotografías del muchacho coronadas con la bandera de Venezuela.

“No descansaré hasta que se haga justicia por el caso de mi sobrino. No mataron a un perro, ni a un malandro. Fue a un joven trabajador, cálido y con dolientes”, advierte.

Cuenta que Alixon trabajaba “en la panadería de Oswaldo”, otro vecino. Y que era muy apegado con su abuela. “Ellos dormían hasta juntos”, dice Navia, mientras prepara una taza de café. A su lado, la anciana de 70 años de edad asiente: “Cuando nació agarró una bacteria. Se salvó, casi de milagro. Desde entonces vivía con nosotros. Yo crié a ese muchachito”.

“Entrar a la casa y no verlo me duele mucho. Cuando se sentaba en esa silla  — hace una señal con su mano— yo pasaba y le daba un coscorrón. Era mi forma de mostrarle cariño. Y como no quererlo y extrañarlo, si yo hasta lo amamanté”, dice la tía y, solo por un instante, se enternece.

Las exequias de Alixon se prolongaron durante tres días en la casa donde se crió, en la parte alta de Alta Vista. Fue por decisión de su familia. “No quería separarme de él. Además, también los vecinos necesitaban despedirse de mi muchacho. Es más, tanta fue la gente que llegó que trancaron la calle”, acotó Navia.

Alixon fue enterrado en la tumba donde están los restos de su abuelo materno, en el Cementerio General del Sur, el sábado 26 de enero, a las 10:00 am. Según la base de datos de Provea y el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, el joven es uno de los 11 fallecidos del Distrito Capital, a manos de funcionarios policiales y presuntos colectivos, en el contexto de las manifestaciones populares en contra de Nicolás Maduro.

mural alixon

Disparo al corazón

Alixon Dos Santos estudió en la Unidad Educativa Miguel Antonio Caro, en la avenida Sucre. Justo al frente del plantel fue asesinado. Comenzó a trabajar desde que tenía 15 años de edad. “Prácticamente mantenía a mi mamá con su trabajo. El día que hicimos el velorio, lo llevamos a la panadería por petición del señor Oswaldo. Él también quedó muy afectado. Quería que su muchacho visitara por última vez su sitio de trabajo”, relató la tía.

Esa noche –recuerda Navia Pizani– estaba en su casa, distraída, revisando redes sociales. No sabía que a menos de un kilómetro, cerro abajo, varios vecinos salieron a manifestar en contra del gobierno de Maduro. Mucho menos que funcionarios de las FAES llegaron a reprimir a los manifestantes.

A las 9:30 pm, un motorizado se aproximó a su casa y desde la calle le gritó: ¡Nivia, Nivia, a Alixon le dispararon! “Deja la pendejada, que esos no son juegos”, respondió la mujer. En segundos, su incredulidad viró a desconcierto cuando vio llorar al mensajero, que la conminó a subirse a la moto rumbo al Hospital Periférico de Catia.

Al entrar al área de emergencia, una fila de médicos y enfermeras la condujeron hasta la camilla en donde yacía el cuerpo sin vida de su sobrino, cubierto hasta la cabeza con una sábana blanca. Un disparo al corazón (el impacto fue en el hemitórax izquierdo) acabó con la vida del joven de 19 años.

Los médicos solo dijeron que lo trajeron unos manifestantes en motocicleta, apunta Nivia. Y también recuerda que allí mismo, en el hospital, varios de los muchachos que estaban cerca de Alixon cuando recibió el impacto de bala gritaban con rabia: “¡Fueron las FAES, fueron las FAES! Nosotros los vimos, con sus uniformes y sus armas. Todo el mundo en estos barrios los reconoce”.

alta alixon

Firme contra la impunidad

“No me van a callar. No voy a descansar hasta que sepa que se hizo justicia por este asesinato. Ya se lo prometí a Alixon y le pedí que me mande fuerzas para hacer lo que sea necesario”, repite la tía de Alixon.

Los familiares no han formalizado la denuncia del asesinato, pues primero quieren “armar un expediente”, recabar pruebas que demuestren que funcionarios de las FAES son los responsables.

“En el acta no dice por ningún lado que lo mató las FAES. Pero hay muchos testigos, manifestantes, que vieron todo. Es un hecho. Estamos haciendo todo lo posible para que este caso no quede impune. Cuando vimos que taparon el mural, nos dolió mucho. Es como si quisieran tapar el sol con un dedo”, enfatizó.

Las FAES tienen mala fama en Catia. Y aunque hay miedo, la gente de Cútira lo reafirma. “Sí, esa anoche del 22 de enero, aquí llegaron las FAES y dispararon contra los muchachos que manifestaban en la calle”, dijo un vendedor ambulante del sector.

El desprestigio de estos hombres que ejecutan razzias y asesinan en las zonas populares del país ha sido denunciado desde el mismo gobierno. “El FAES no representa la necesaria misión de los GRUPOS ESPECIALES!! No son profesionales de la SEGURIDAD!! Por El contrario!! Generan miedo, torturan, no respetan la ley, ejecutan, simulan. No son del espíritu de la revolución Bolivariana @NestorReverol @NicolasMaduro”, escribió el 19 de septiembre de 2018, en su cuenta de Twitter, Soraya El Achkar, es secretaria de la extinta Comisión Nacional para la Reforma Policial.

La alianza de medios de comunicación y ong Monitor de Víctimas ha determinado que las FAES es el organismo policial más letal del país. Desde su creación, en 2017, hasta julio de 2018 se contabilizaron 213 asesinatos a manos del cuerpo élite de la PNB, solamente en el Área Metropolitana de Caracas. Y hasta noviembre del año pasado, habrían cometido otros 124 homicidios, 31% de los registrados en la región capital. Por su parte, Provea, a través de un informe especial, documentó 205 asesinatos ocurridos en 2018 y atribuidos a las FAES.

Lara es uno de los estados del país más golpeados. La Red de Derechos Humanos del Estado Lara denunció que desde agosto de 2018 las FAES han cometido aproximadamente 100 ejecuciones extrajudiciales, simuladas como supuestos enfrentamientos y oficialmente registradas como casos de “resistencia a la autoridad”.

A pesar del terror que causan las FAES, hay quienes no se resignan a que la brutalidad policial y la muerte se les venga encima. “Aunque hayan borrado el mural de Alixon, aunque esos desgraciados del FAES vuelvan por aquí a aterrorizar a todo el barrio, yo haré todo lo posible para que no sigan matando a más muchachos como lo hicieron con mi sobrino”, promete Nivia Troloro Pizani.

 

*Trabajo publicado en alianza con Proiuris