Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Let It Be: El disco y película de Los Beatles que no ha podido ser

PORTADA BEATLES
15/02/2019
|
TEXTO: JOSÉ LUIS CARRILLO

A propósito del anuncio de la producción de un documental a cargo del laureado director Peter Jackson (Lord of the rings) utilizando 55 horas de material inédito de las sesiones de enero de 1969 que condujeron al disco y película tituladas Let It Be, rescatamos lo ocurrido en aquel mes, cuando se fracturó la unidad del que era el grupo musical más famoso del mundo

El 2 de enero de 1969, Los Beatles iniciaron el desarrollo de un nuevo proyecto audiovisual que, 50 años después y a pesar de múltiples intentos por cristalizar una obra coherente, aún no ha visto la luz de una forma definitiva y satisfactoria. En aquellos momentos no lo sabían, pero los cuatro músicos que estuvieron en el centro de la revolución sociocultural de los años 60 estaban creando la que sería su última obra en publicar y la que más desavenencias les produjo, la que en definitiva terminó de romper la unidad que les había mantenido en la cúspide del éxito por siete años.

El 30 de enero de 2019, los medios británicos informaron que el laureado director Peter Jackson, autor de la versión cinematográfica de El Señor de los Anillos, está a cargo de la producción de un nuevo documental para el que se valdrá de 55 horas de material audiovisual inédito que quedó de las turbulentas sesiones. Jackson declaró que será la definitiva experiencia “mosca en la pared” que los fanáticos del cuarteto de Liverpool han soñado por largo tiempo. “Es como una máquina del tiempo que nos transporta de regreso a 1969 y nos sentamos en el estudio a observar a estos cuatro amigos hacer juntos una gran música”, expresó el también realizador de la trilogía El Hobbit.

Beatlescita5No dudamos que el talento de Jackson podrá lograr una obra coherente y sustanciosa del material existente, pero todos sabemos que Let It Be, el álbum que saldría póstumamente a la separación del grupo, es considerado un punto bajo en la carrera del fabuloso cuarteto. Justo es aclarar, no obstante, que cualquier banda de la historia daría lo que fuera por contar con un disco que incluyera clásicos de la talla de “Let It Be,  “The Long And Winding Road” o “Across The Universe”, y al que pertenece, aunque no se incluyó, “Don’t Let Me Down”, así como piezas de rock sólidas como “I’ve Got A Feeling” y “Dig A Pony”, pero el hecho de que los desacuerdos para la publicación del disco y la película en cuestión hayan demorado su edición hasta abril de 1970, mucho después de la edición de Abbey Road (realmente la última obra de la banda y sin duda la mejor) afecta la valoración del conjunto de piezas que constituyen este disco.

Si se ubica este grupo de canciones entre el diverso The Beatles (conocido como el doble álbum blanco) y el citado Abbey Road, se puede apreciar Let It Be como lo que es: el puente entre el surgimiento de los estilos individuales de los cuatro componentes del grupo y la obra maestra en la que la coalescencia de los aportes de cada uno de ellos llegó a su punto máximo para dejar su testamento definitivo.

Pero además de un nuevo documental, para apreciar definitivamente este capítulo en la historia del grupo se requiere de una versión auténtica de Let It Be, tanto del álbum como de la película, y aunque Apple Records, la compañía disquera del cuarteto, no ha editado estas versiones definitivas, a pesar de que fueron prometidas al iniciar el presente siglo, el 50º aniversario de la publicación y el empuje que puede dar el documental que haga Jackson pueden determinar la ocasión para que los aficionados a la música podamos contar pronto con una edición definitiva (tal vez en formato de alta resolución de sonido, con una nueva mezcla surround 5.1, como las ya publicadas del Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band y The Beatles).

Beatlesfoto3Tensiones

Las sesiones para el nuevo álbum de Los Beatles se iniciaron en los estudios de cine Twickenham. La idea inicial era filmar al grupo componiendo y ensayando con miras a una nueva obra musical y registrar un concierto que se pretendía fuera en un lugar especial: un anfiteatro romano o unas ruinas griegas. Esto para la edición de un documental de televisión.

Las primeras inconformidades surgieron precisamente por la necesidad de acudir a los estudios en el día para que los productores y equipo técnico del documental pudieran hacer su trabajo. Desde hacía años, Los Beatles grababan y ensayaban en largas sesiones nocturnas y en intimidad. La presión de un horario diurno de trabajo y un grupo de personas a su alrededor filmando todo afectó la unidad de una banda que desde al menos 1966, sufría grietas. George Harrison anunció que dejaría al grupo en ese año cuando la tumultuosa gira por Estados Unidos y Ringo Starr había abandonado el cuarteto durante las sesiones del álbum blanco (1968), cuando Paul McCartney quiso tocar la batería en alguno de sus temas, aunque regresaría poco después.Beatlescita4En la película editada finalmente en abril de 1970 se puede ver la que, precisamente por ser mostrada allí, es la discusión más famosa entre los integrantes de la agrupación: McCartney cuestiona el trabajo en guitarra que está haciendo George para una de sus canciones y éste le replica disgustado “Tocaré cualquier cosa que quieras o no tocaré del todo si no lo quieres, cualquier cosa que te complazca lo haré”. A los pocos días de ese incidente Harrison se marcha, anunciando que deja el cuarteto, a lo que Lennon exclama, según documentan las cintas de audio registradas en esas sesiones, que debían entonces llamar a Eric Clapton para sustituirle.

El grupo, sin embargo, acordaría una semana después de ese incidente continuar y culminar el proyecto, pero lejos de los estudios de cine. Se mudarían entonces a los estudios  que estaban preparando en el edificio de sus oficinas de la Apple Corporation y contarían  con el equipo móvil de grabación de los estudios EMI para registrar las sesiones. Harrison incorporó al tecladista estadounidense Billy Preston, buscando armonizar las relaciones durante las grabaciones y recordando cómo todos los integrantes del grupo se comportaron mejor cuando el guitarrista Eric Clapton participó en sesiones del doble álbum blanco.

Pero las discusiones continuaban, todos rehuían la idea del gran concierto para cerrar el documental. Se habló del Everest y Lennon llegó a sugerir que se hiciera en un asilo de insanos. En la película puede verse a un McCartney tratando de ser lo más político posible para convencer a Lennon sobre ir poco a poco pensando en la idea del concierto, mientras aquél parece estar a punto de dormirse del aburrimiento.

Al haber concebido el proyecto, Paul fue el más entusiasta. Aportó cinco temas: la pegajosa “Get Back”, la pieza acústica en estilo folk “Two Of Us” (cantada a dúo con John) y las ya citadas “I’ve Got A Feeling”, “Let It Be” y la balada “The Long and Winding Road”.Beatlesfoto2

En esta oportunidad, Lennon, como en la mayoría de los proyectos liderizados por McCartney, entre ellos la anterior película para televisión Magical Mystery Tour y el álbum Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band,  estuvo menos creativo. Además de su “Don’t Let Me Down”, tan solo colaboró con “Dig A Pony”. Sin embargo, intentó rescatar la extraordinaria pieza “Across The Universe”, nunca acabada, y retomó el buen rock and roll compuesto, pero no llegado a grabar completo en 1963, “One After 909”.

Harrison no llegó al nivel de su clásico del doble blanco “While My Guitar Gently Weeps”, pero su “For You Blue” mostraba ese regreso al rock con raíces en el blues y en el country que iba a prevalecer en sus primeros discos como solista, y además puede verse en su introducción el germen de las partes de guitarra que enriquecerían una de sus grandes canciones para el Abbey Road: “Here Comes the Sun”. Precisamente era el regreso (“Get Back”) la idea que subyacía al proyecto. Los Beatles deseaban volver a sus comienzos cuando grababan los discos sin apenas añadidos (overdubs), prácticamente en vivo y sin embellecimientos ni sofisticaciones como las que habían alcanzado para sus obras cumbre: Revolver (1966) y Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967). Es por ello que el trabajo del sempiterno productor del grupo, George Martin, es prácticamente nulo en este LP.Beatlescita3 Get Back fue el título que se había escogido para el disco y el documental que querían salieran a la luz en abril de 1969 y para cuya portada los integrantes del grupo se tomaron una foto que reflejaba la carátula de su primer álbum, publicado en 1963: un contrapicado que les mostraba asomados en el edificio de los estudios EMI. La única diferencia era el aspecto físico actualizado que entonces tenían los músicos. En cuanto al contenido del álbum, Glyn Johns, quien se desempeñó como ingeniero de grabación, hizo las primeras mezclas y a la vez el primer atentado para que el disco no llegara a salir según el concepto original.

Johns fue negligente al escoger tomas de las piezas registradas en los primeros días en Apple en lugar de las versiones más trabajadas que harían hacia finales del mes de enero de 1969. Fatal en este sentido es la inclusión de un potpurrí que contiene un pasaje instrumental improvisado titulado “Rocker” seguido por una versión de “Save The Last Dance For Me”, del grupo The Coasters, y un “Don’t Let Me Down” apenas esbozado, decisión que sería el principal generador de que esta última quedara fuera del repertorio.

Asimismo, versiones inacabadas y truncadas de “Dig A Pony” y  “I’ve Got A Feeling” (del 23 de enero) y una lenta y todavía por desarrollar “Two Of Us” (del 24 de enero), plagaban la versión Johns del disco. Tan solo acertó al escoger la mejor toma (27A) del “Let It Be” del 31 de enero, el “For You Blue” (toma 7) del 25 de enero y la interpretación en la azotea del edificio Apple (última actuación pública de los Beatles) de “One After 909”.

El material fue rechazado por Los Beatles y reprogramado para julio de 1969, cuando el título fue cambiado del Get Back (Regresa) inicial al Let It Be (Déjalo ser) definitivo.

Pero a pesar de una nueva propuesta de Johns,  la publicación fue suspendida en julio, cuando Los Beatles habían comenzado la grabación de su nuevo álbum, Abbey Road, con producción de George Martin y decidido que el documental pasaría a ser una película para el cine con la que culminar con el contrato de tres filmes que habían suscrito con la estadounidense United Artists. La edición del disco quedó, pues, para cuando estuviera listo el montaje de la película.

Sobreproducción

En abril de 1969 se decidió grabar un nuevo solo de guitarra a la canción “Let It Be”, ya que la mejor versión era la toma 27A del 31 de enero de 1969, pero el solo improvisado por Harrison en esa toma era muy pobre, contrario del que logró en la toma 27B. Por ello, con la guitarra Fender Telecaster y el altavoz Leslie, tal como había tocado durante las sesiones, George grabó un solo más elaborado y melódico para esta canción.Beatlesfoto1Cuando la película se completó en enero de 1970, el camino hacia la publicación del proyecto tal como había sido concebido comenzó a torcerse más. Bajo la producción de George Martin se decidió “embellecer” la canción “Let It Be”, con lo que se agregaron cuerdas y metales, y se grabó un nuevo solo de guitarra por parte de George Harrison con el sonido discordante y más “rockero” de la guitarra Gibson Les Paul distorsionada que había caracterizado Abbey Road pero que era muy diferente del sonido más elegante de la Fender Telecaster pasada por un altavoz Leslie con el que Harrison había trabajado en el proyecto Get Back.

Además, se borraron los coros originales de John y de George Harrison en el que este último está muy desafinado (en la película puede verse que al iniciarse los coros John mira a George desconcertado y éste luego hace un gesto de vergüenza) y se suplantaron por unos de Linda McCartney en las armonías altas y de George en las más bajas, sustituyéndose también la línea de bajo muy básica de John por una más desarrollada grabada por Paul. La canción “Let It Be” se editó en single en marzo de 1970, aunque en esa versión se “eliminó” el solo de Harrison en la Les Paul y se dejó el de Telecaster.

En estas nuevas sesiones del 4 al 7 de enero de 1970 en las que no participó Lennon, se regrabó una nueva línea vocal para la canción de George “For You Blue”, y se registró la canción “I Me Mine”, también de Harrison, ensayada en los estudios Twickenham y que aparecía en la película pero que no llegó a ser tomada en cuenta en las sesiones de Apple.

Beatlescita2Sin embargo, el giro más dramático surgió poco después, cuando por indicación de Lennon se contrató al productor estadounidense Phil Spector, quien había producido el single “Instant Karma” de aquél. Famoso por su “muro de sonido” (agregados de capas y capas de instrumentación y voces hasta lograr una masa densa de fondo intenso a las canciones, aunque a expensas del detalle de los instrumentos) Spector decidió orquestar y agregar coros femeninos a las otras piezas suaves del álbum: “The Long And Winding Road” y “I Me Mine”, mientras agregaba todo ello a una grabación de 1968 del “Across The Universe” de Lennon, a quien en la película puede verse intentando rescatar la composición ante un indiferente McCartney.

Spector se inclinó además por la versión más rockera del tema “Let It Be”, sin el conocimiento de su compositor, quien se encontraba en su granja de Escocia preparando su primer disco como solista, ajeno a que su “The Long And Winding Road” se le estaba aplicando también el “muro de sonido”. Cuando McCartney conoció los resultados de la “reproducción” hecha por Spector se mostró furioso, y rechazó el trabajo por completo.

El productor no solo fue negligente al hacer arreglos sin contar con la aprobación de los respectivos compositores de los temas, sino al dejar fuera del álbum la pieza clave “Don’t Let Me Down” de Lennon; también al utilizar una versión en estudio de “Get Back” (por lo demás incompleta al no añadírsele la coda final grabada en una sesión diferente a aquella en que se grabó el cuerpo de la canción y que sí se incluyó en la versión editada en single) y al mismo tiempo tratar de presentarla como si fuera la versión tocada en el concierto en la azotea (incluyó los aplausos y vítores de la esposa de Ringo, Maureen, y unas palabras de Lennon que se sucedieron al final de esa interpretación). Y, finalmente, fue negligente al incluir un jamming improvisado cuyo valor es meramente anecdótico: “Dig It” para nada reflejo de una canción auténtica de Los Beatles.

La versión de Spector era precisamente lo contrario a lo que había motivado el proyecto original: mostraba a unos Beatles cubiertos por una sofisticación, esta vez de paso con un estilo diferente al que solía aportar George Martin. Así se contrariaba la vitalidad de su sonido original que intentaban rescatar. No se trata de que los arreglos de Spector eran deficientes, solo que el proyecto había sido concebido de manera distinta.

Beatlesfoto5De hecho, Spector ha acusado de hipócrita a Paul McCartney, porque a pesar de que éste criticó fuertemente sus arreglos a “The Long And Winding Road”, siempre ha interpretado en vivo esta canción con los mismos. En realidad, debemos decir que Paul interpretó la canción con las partes de metal (del arreglo de Spector) en su gira de 1976, y con las partes de coros y cuerdas en su película de 1984 Give My Regards To Broad Street (que incluía elegantes solos de saxofón); y con cuerdas, coros y metales, es decir el arreglo completo, tan solo a partir del año 2000.

¿Y la película?

La película Let It Be, estrenada en abril de 1970 fue un fiasco. La constituye una serie de imágenes inconexas de Los Beatles improvisando, ensayando, grabando y haciendo el esfuerzo de hacer un pequeño concierto en una azotea (que realmente es lo más valioso de la obra). Hubo partes que se eliminaron de la cinta pues no fueron aprobadas por el grupo aunque el director, Michael Lindsay Hogg, ha manifestado en reiteradas ocasiones su agrado hacia las mismas.

Además, en el aspecto técnico, las deficiencias abundan. La visión de las imágenes se vio afectada porque el cuadro (producto de los fotogramas de 16 mm) fue cortado en la parte superior e inferior para lograr un rectángulo propio de la proporción de las pantallas de cine en lugar del más cuadrado de la televisión, con lo que los elementos aparecen incompletos.

Beatlescita1

Para colmo, cuando se editó la película en formato de video doméstico, para adaptarla a la proporción más cuadrada de la televisión se cortó una vez más el fotograma rectangular de la película, esta vez por los lados, para volver a un formato cuadrado. En definitiva, se llegó a una especia de cuadro interno de aquél cuadro mayor original y en el que aparecen elementos cortados tanto por arriba y debajo como por los lados y que son tan cercanos que llegan a disgustar. Un producto realmente difícil de digerir incluso para los más fanáticos del grupo.

Naked, una oportunidad perdida

Paul McCartney no se sacó el clavo de su disgusto por Let It Be hasta 33 años después, cuando bajo sus auspicios se editó Let It Be… Naked, que se prometió como la versión sin los agregados que marcaron la edición del disco en 1970.

Pero esa tampoco fue la edición definitiva del disco. Tiene, sí, buenos puntos a favor: se incluye la versión de “Don’t Let Me Down” tocada en la azotea de Apple; la más intensa interpretación de “The Long And Winding Road” con el solo de órgano de Billy Preston que se ve en la película, y mejores mezclas de “Dig A Pony”, “One After 909” y “Two Of Us”; además del “I Me Mine” sin orquestaciones y el “Across The Universe” prácticamente con lo que se tocó originalmente en vivo (John a la guitarra acústica y voz, Ringo a la batería y Harrison en la tambora).

Ese álbum contiene otros elementos que le impiden  ser considerado el disco definitivo del proyecto de enero de 1969. En primer lugar se incluyó la misma versión (incompleta) del “Get Back” que figuró en la versión reproducida por Phil Spector en lugar de la pertinente versión registrada en la azotea de Apple que, aunque Paul yerra la estructura cantando la parte de la coda durante la transición final y tiene entonces que improvisar (haciéndolo muy mal) una parte vocal, es mucho más enérgica y fiel al espíritu del proyecto que la versión en estudio.

Luego está la canción “For You Blue”, de Harrison, que aunque contiene toda la parte de guitarra acústica de George que fue eliminada en la versión de Spector, en lugar de contar con la parte original cantada en vivo por el músico, presenta la línea vocal agregada en enero de 1970.

Beatlesfoto4

Por último está la versión “producida” de “I’ve Got A Feeling”. Los Beatles interpretaron dos veces esta canción en la azotea y la primera ejecución es la que figura en la película y el álbum de 1970. La otra se estropeó porque Lennon olvidó la letra de su agregado a la parte final y por intensos feedbacks en la guitarra de George durante el primer puente de la canción.

Sin embargo, en Naked se incluyó la mayor parte de esta segunda interpretación, substituyendo digitalmente las partes dañadas por sus paralelas de la primera interpretación, llevando al extremo el recurso que se utilizó para el “Don’t Let Me Down” (también se interpretó dos veces en la azotea y Lennon olvidó el segundo verso en la primera ejecución y el primero en la segunda, por lo que la versión de Naked es la primera interpretación con la inclusión solamente del segundo verso de la segunda). Con ello, en “I’ve Got A Feeling” lo que se consiguió fue un verdadero Frankenstein que no es ni la primera ni la segunda versión sino una totalmente artificial hecha por computadora.

Caso especial es la canción que da título al disco. A “Let It Be” se le quitaron las cuerdas y metales añadidos por George Martin en enero de 1970, así como el bajo grabado por Paul en esa misma fecha y restituyendo entonces el bajo básico ejecutado por Lennon en vivo en 1969. Por otra parte se le sobrepuso el solo en Telecaster de Harrison de la segunda toma (27B) y así se parece más a una interpretación en vivo de la canción. Lamentablemente, se le dejaron los coros en los que participa Linda McCartney grabados en enero de 1970, con lo que la canción queda en un punto intermedio entre el proyecto original y la versión pulida en estudio.

En celuloide

En ese año 2003 en ocasión de la edición de Let It Be… Naked, los voceros de prensa de Los Beatles anunciaron que se editaría la versión remasterizada de la película, con lo que sería la primera vez que la misma se vería en su proporción original de los fotogramas de 16 mm. Circuló que el DVD incluiría material extra producido para la ocasión, como un documental de la grabación con entrevistas al director y productores y material inédito correspondiente a ensayos de canciones que aparecerían en Abbey Road y discos de cada uno de Los Beatles como solistas.

Se trata de algo muy esperado por los fanáticos de la agrupación, toda vez que en las sesiones de Let It Be comenzaron a desarrollarse temas como “Imagine” y “Jealous Guy” de John Lennon (esta última bajo el nombre “Child of Nature”); “All Things Must Pass” y “Let It Down” de Harrison, y “Junk” y “Teddy Boy”, de McCartney.

Pero la edición de la película en su formato original tampoco pudo ser en esa oportunidad. “El material es tan polémico actualmente como lo fue en su época”, afirmó entonces una fuente cercana al grupo.

El director Lindsay Hogg aseguró en 2011 que para 2013 se iba a publicar (había mantenido una conversación con Paul McCartney), lo que parecía posible pues se estaban publicando entonces en formato Blu Ray las otras películas del grupo (A Hard Day’s Night, Help!, Yellow Submarine -dibujos animados- y Magical Mystery Tour) y se tenía previsto que la última de ellas saliera a la luz en 2012, como finalmente ocurrió. Sin embargo, más de siete años han pasado sin que la película haya podido ser.

Peter Jackson tiene entonces en sus manos la posibilidad de hacer cerrar este ciclo cumpliendo con lo prometido: colocarnos en el estudio para ver a los Beatles, una vez más, creando música fabulosa.