Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Lo que va a ocurrir este 16 de julio

portada-16J-Clímax
14/07/2017
|
PORTADA: AFP

El CNE se ha encargado de escamotearnos el voto. Pero este 16 de julio de 2017 —la Constitución consagra el derecho a hacer consultas populares—, el pueblo de Venezuela se expresará. Quiere contarse, manifestarse en términos civilizados. Vamos a demostrarle a quien nos oprime y nos quiere esclavos, que ya no tiene poder sobre nosotros. No uno distinto al de las armas y la violencia

Hace mucho tiempo que no tenemos un domingo como lo será este domingo 16 de julio. El Consejo Nacional Electoral (CNE) se encargó de evitarlo. Impidió la realización del Referéndum Revocatorio Presidencial, que con toda seguridad iba a remover a Maduro. Ha pospuesto, asimismo, las elecciones regionales con ardides abiertamente ilegales.

Hasta este domingo 16 de julio, los venezolanos hemos permitido que Tibisay Lucena nos confisque las elecciones, los derechos, las salidas institucionales a la crisis que nos castiga. Hemos rumiado rencores porque siempre hay alguien más que tiene la llave de nuestra prisión y nos la menea en la cara desde lo alto de una escalera. Cada vez que estamos a punto de echarle garra, la retira violentamente. Y nosotros nos vamos a nuestro oscuro rincón, a mascullar la frustración y a señalar culpables.

Este domingo vamos a subir a zancadas esa escalera y vamos a arrebatarle al carcelero la ganzúa que abrirá nuestro calabozo. Si Tibisay Lucena y su banda no organizan el instrumento de medición de la voluntad popular, como está prescrito en la Constitución, nosotros lo haremos sin ella. La Constitución consagra el derecho a hacer consultas populares. Y si así no fuera, tampoco las prohíbe.

cita-16J-2

Haremos la consulta popular, porque queremos contarnos, queremos expresar nuestra voluntad con símbolos, con palabras escritas en un papel, con códigos civilizados. No con puñetazos, fusiles, espadas, ni gritos.

Y hemos aceptado el reto que nos ha hecho el liderazgo político. Sin niñerías, sin mezquindades, sin resabios de antipolítica. La capacidad de hacer que las cosas cambien está en nuestras manos. La voz, en nuestras gargantas. Y la determinación, en nuestros corazones.

Si no se es menor de edad o extranjero no nacionalizado, el único impedimento para ir a votar este domingo 16 de julio estará dentro de quien decida no hacerlo. Basta con ser venezolano y tener una cédula o comprobante, con independencia de que estén vencidos. No es preciso estar inscrito en el CNE —esa extensión de la tiranía. Tampoco es necesario haber pasado por un proceso burocrático para reportar el cambio de residencia. No importa, ni siquiera, que se esté momentáneamente en ciudad distinta a aquella donde se vive, incluso si es en el extranjero. Basta ser mayor de 18 años, contar con un documento que le acredite como venezolano, dirigirse a un centro de votación y hacerse responsable del destino propio y el colectivo. Facilidades, por cierto, que debería presentar siempre el acto comicial, ahora dificultado por trabas injustificables.

Si es vinculante o no, si la dictadura escuchará el mensaje o no, si al mundo le importará un carajo lo que los venezolanos expresemos este domingo, eso es secundario. Nosotros vamos a convertir la esperanza en acción. Vamos a demostrarle a quien nos oprime y nos quiere esclavos, que ya no tiene poder sobre nosotros. No uno distinto al de las armas y la violencia.

cita-16J-1

Este domingo 16 de julio, vamos a contestar SÍ a las tres preguntas planteadas por la consulta popular que nos hemos dado. Allí vamos a encontrarnos todos los venezolanos que hemos optado férreamente por defender la Constitución y poner fin a esta ominosa etapa, en la que hemos sido testigos horrorizados de la destrucción de nuestro país. Nadie quedará fuera. Ningún partido, sector, parcialidad política o perspectiva.

Nadie nos arrea. Nadie nos detiene. Nadie podrá decirnos nunca más que no podemos votar, que no nos dejan. Nadie nos va a mentir, a marear, a humillar. Eso se acabó. Este 16 de julio, Maduro y los factores que lo sostienen se encontraran con un pueblo que se hizo adulto.