Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Los brujos predicen la suerte o desgracia de 2017

portada oraculos 1
05/01/2017
|
COMPOSICIÓN FOTOGRÁFICA: VÍCTOR AMAYA

En cada inicio de año, las supersticiones vuelan como las mavitas y otros agüeros. El 2017 no es la excepción. En tiempos de crisis, los oráculos —mejor dicho, quienes los interpretan y se agazapan en sus brillos mágicos— predicen futuros, siempre inciertos y poco atinados. Sin embargo, los creyentes los consultan para invocar incluso la fortuna: salir de la crisis política y económica que ató con hambre los bolsillos y estómagos del venezolano

cita-brujos

 

“Y

o creo que tú vas a ser Presidente de Venezuela. Vas a estar preso primero y vas a ser Presidente después”, le dijo Cristina Marksman a Hugo Rafael Chávez Frías. Era una noche de marzo de 1985. Dos años más tarde, el 26 de diciembre de 1987, le hizo otra predicción: “Antes de los sesenta años te vas a enfermar gravemente y después te vas morir”. La mujer era la bruja de confianza del militar. Esto según el libro Los brujos de Chávez, del periodista David Placer. Todos los vaticinios de Cristina se cumplieron.

El flirteo del líder revolucionario con diversas creencias místicas dejó anécdotas sorprendentes. Según los babalawos cubanos José Medina y Carlos Valdés, el expresidente de Venezuela era santero. En Cuba, se hizo hijo de Changó. Mientras estuvo preso en 1992, jugó a la ouija y alegó que era médium. Sus compañeros en prisión, entre ellos Yoel Acosta Chirinos, atestiguaron cómo supuestamente el espíritu de Maisanta se manifestaba a través del cuerpo de su nieto, Hugo. Más de uno ponía en entredicho la credibilidad de esas sesiones de espiritismo. “Tras su llegada a la Presidencia, Chávez se acercó a todas las condiciones y creencias, se bañó en las cascadas de Sorte, se dejó leer el tabaco, pidió en televisión el poder de los rayos de los brujos de la revolución y celebró un ritual santero, a ojos de los babalawos, frente a los huesos del Libertador Simón Bolívar”, suscribe Placer en su libro ya citado.

La obsesión con Bolívar era notoria. No solo lo mencionaba en cuanta cadena podía, sino que, según allegados, incluso le dejaba una silla libre en las deliberaciones políticas. En 2010, el pináculo de la fijación llevó a la exhumación de los huesos del prócer. “Fue una ceremonia palera, sin duda alguna”, aseguró el ex ministro de defensa Raúl Baduel. Desde ese acto, han fallecido los siguientes iconos chavistas: William Lara, Luis Tascón, Alberto Müller, Luis Ceballos, Lina Ron, Clodosbaldo Russián y, finalmente, el propio Chávez. ¿Les llegó la hora o las Parcas cortaron sus hilos por una pava?

Cita-8-brujos

A raíz de eso, a través del Internet y del boca en boca, se construyó algo llamado la maldición de Bolívar, la cual explica que el Libertador, ofuscado por la profanación de su tumba, empezó a castigar a quienes perturbaron su descanso. No obstante, según un círculo muy cercano al expresidente, la verdadera maldición que justifica la crisis venezolana tiene que ver con un ritual que hizo Chávez en vida. Junto a Cristina Marksman enterró su sable de graduación militar en un río valenciano. Los dos protagonistas del hecho ya fallecieron y nadie más conoce el lugar exacto donde se encuentra la espada. Solo está claro que reposa en un hoyo profundo, con la finalidad de invocar la energía de los guerreros y libertadores. “Lo dicen brujos y militares enterados de aquel acontecimiento: para que Chávez descanse, para que el país vuelva a ser el de antes, hay que desenterrar la espada”, vuelve Placer, más místico que placentero. Infame vaticinio.

Un país de misticismos

Los horóscopos tienen su público y a inicios de cada año mucho más. Para 2017, como siempre, no falta quien se tome a pecho las predicciones. Las calles del Centro de Caracas son el refugio de tiendas de santería y brujería. En Yaracuy, la Montaña de Sorte cada día congrega cientos de fieles a María Lionza. Los bautizos, la primera comunión, la confirmación y el matrimonio por la Iglesia, son rituales sociales comunes. En dos décadas, la población evangélica ha pasado del 5% al 20%. En plena crisis económica, los consultorios de toda clase de terapeutas holísticos permanecen abarrotados. En Venezuela, cada quien pareciera buscar a qué aferrarse.

Cita-7-brujos

“Si el Estado condena a gran parte de sus ciudadanos a la indigencia, si los sucesivos gobiernos han excluido o son indiferentes a la salud y bienestar de la mayoría de los venezolanos; los venezolanos, hombres y mujeres, buscan ayuda y protección. Si no hay seguridad en las calles, si el desorden pulula y la amenaza de disolución es constante, lo sobrenatural ocupa cada vez más espacio y empaña la realidad”, se lee en De que vuelan, vuelan, de la antropóloga Michelle Ascencio.

La sociedad venezolana, explica el ensayo de Ascencio, tiende a atribuir la responsabilidad de las desgracias a fuerzas externas, sean espíritus o seres de carne y hueso; de este modo, “las personas viven como si las consecuencias de sus actos escaparan a su responsabilidad, porque las conciben como causadas por una fuerza más poderosa que los domina, los persigue o los castiga”. Es decir: “Los individuos no se sienten culpables sino perseguidos, y, por lo tanto, no se sienten responsables de sus actos”.

Un ejemplo. Yamileth Padilla tiene tres hijos, de dos hombres diferentes. Ninguno dio la cara por las criaturas. Ella se dedica a limpiar casas y rara vez realiza tres comidas por día. Le reza a Cristo, revisa el horóscopo y cuando uno de los niños se enfermó, lo llevó a un brujo. Creer en magia es más fácil y rápido que cambiar una vida ladrillo por ladrillo. En un reportaje de la BBC, el brujo David Goncalvez declaró: “Yo tengo que agradecer a la situación política, que me llevó a ser famoso”.

Cita-6-brujos

A pesar de los pelones, ídolos del futuro

En octubre de 1996, el astrólogo José Bernardo Gómez pronosticó “la muerte” de Rafael Caldera, a la sazón Presidente de la República de Venezuela, sin el remoquete de “Bolivariana”. El mandato presidencial finalizaba en 1998. Bernardo Gómez agoró: “No pasará de 1997, por causas naturales o de otra índole”. El gobierno interpretó la premonición como una actitud conspiratoria. Decidió apresar al ave de mal agüero. Tras permanecer 48 horas detenido, José Bernardo Gómez fue dejado en libertad. Sin embargo, el público se sintió decepcionado. El hombre que había anunciado con antelación los triunfos electorales de Bill Clinton y de Carlos Menem, así como el golpe de Hugo Chávez, atestiguó el fallecimiento de Caldera 13 años después de lo previsto. Luego, explicaría: “No diría que fue un pelón, porque lo que anuncié fue una muerte simbólica que tenía varias manifestaciones, entre ellas la muerte política y física. La política se dio; la física, no”.

Desde entonces dos cosas han ocurrido en paralelo. Venezuela ha pasado apuros y varios adivinadores se han convertido en íconos pop. La televisión ha sido el escenario donde hombres y mujeres, con ademanes teatrales, aseguran conocer el devenir local. Cuando aciertan, algunos se pavonean orgullosos. Los fallos, no obstante, se olvidan con rapidez.

En una entrevista en Globovisión, Hermes Ramírez pronosticó la victoria de Hillary Clinton en las elecciones de Estados Unidos: “Para que Donald Trump le gane tiene que hacer magia”. El posterior triunfo del magnate norteamericano significó un eclipse para el mote de “El Iluminado”, con el que se presenta Hermes. El brasileño Reinaldo Dos Santos, alias “El Profeta”, es otro que gusta de hablar de política. A principios de 2016, sentenció que en alrededor de 120 días habría Referendo Revocatorio en Venezuela. Se hizo más alharaca por el pronóstico que por el evidente desatino. Caso similar al de una visión que tuvo José Iglesias en 2009: “Chávez no llegará a 2012 –como Presidente– y mucho menos a la reelección por la que tanto luchó”.

Cita-5-brujos

La ambigüedad es un recurso explotado en esta área. Entra las predicciones hechas por Adriana Azzi para 2016, se leen cosas como: “Las opciones para salir de la crisis parecen ser numerosas o muy similares y esto creará más fricciones entre las fuerzas en conflicto”, el galimatías aclara y oscurece. Frases por el estilo van acompañadas de algunas obviedades: “Las fuerzas que resisten al cambio continuarán insistiendo en inhabilitar a todo el que sea promotor de la nueva visión”. ¿Qué dijo, pero qué dijo? Y, para otorgar credibilidad, se ofrecen sentencias que auguran cosas que ya venían sucediendo: “Tergiversarán la información con más descaro e intolerancia”.

Pero el público creyente, con fe ciega, solo quiere saber qué pasará en su país. Y cualquier profecía de un vidente o tarotista genera tanto revuelo como la palabra de un analista político. Por ende, los medios de comunicación se muestran más precavidos. Edwyn Barrios, conductor del programa El mensajero de los arcanos, que transmite Canal i, confesó a El Nacional: “Hay miedo. Los que se atreven a hablar de política al aire dicen solo cosas positivas”. Quizá por eso ahora varios de estos iconos apuestan por otros caminos. Mía Astral, toda una sensación en redes sociales, alega: “Me gusta más que las preguntas estén enfocadas en el crecimiento personal que en una predicción”.

Cita-4-brujos

¿La astrología como ciencia?

“Esto no es magia, es ciencia, matemática”, arguye Rocco Remo, astrólogo con 40 años de experiencia. Está en su apartamento, en donde cada mes rompe récord de consultas. “La gente está buscando un punto de donde apoyarse. Algo que estamos trabajando mucho es la paciencia”. Lo dice un hombre que lleva 30 años de casado, que empezó en su oficio en 1976 y que asume los errores sin ambages: “En Venezuela nos hemos equivocado todos”, asegura en lo referido a las predicciones. Eso sí, aclara: “Una cosa es la astrología, y otras son los videntes, los adivinos y los brujos”. A todos los respeta, así como a la gran variedad de terapias holísticas que han surgido, pero él tiene claro que es “astrólogo y nada más”. Marca distancia con otras muchedumbres energéticas.

Rocco, a veces, prefiere hacer mutis. “Con los años me he vuelto más cauteloso. La gente me dice: ‘di la verdad, tú sabes todo’. Hoy día, decir ciertas cosas es ir preso”. Aunque su mayor inconveniente no fue con la Justicia: resultó agredido por el mismo hacker que atacó a Nelson Bocaranda y a Leonardo Padrón. Recibió una amenaza y una oferta para recuperar su cuenta de Twitter: “El acuerdo fue que yo no hablara del gobierno”. Por coerción y miedo se puso la mordaza.

Cita-3-brujos

Ahora, sale poco. Y cuando sale, anda bajo perfil. Teme a las multitudes, a la insistencia con preguntas que no sabe o no quiere responder. Verbigracia: si se va o se queda Maduro, qué va a pasar en Venezuela, etc. “Trato de no perder la cordura con los casos que llevo. Es arrecho el desespero de la gente”. Es que su oficio ha cambiado. “Antes la crisis era: ¿me voy a casar o no me voy a casar? Ahora es: ¿me voy del país o no me voy del país”. Él aúpa a las personas a actuar con lógica. ‘Yo no soy mago”, repite una y otra y otra y otra y otra vez. Explica que los astros inclinan y la personas deciden. La astrología habla de ciclos; luego, cada individuo toma decisiones y debe adaptarse al entorno. “El éxito lo crea uno en función al trabajo”, remata.

Sobre Hugo Chávez, opina: “Vino a romper esquemas. A implementar sus grandes ideas y a romper el estatus quo, para ensañarnos que papá Estado no nos puede dar todo. Porque él quería darle todo a todo el mundo; entonces, la gente se quedó esperando. No puedes manejar un país como si fuera un pequeño pueblo”. Una porción de la gente se quedó esperando que le dieran o les dijeran que hacer. Una porción de la gente busca a Rocco para que hable del futuro. Él es contundente: “Uno tiene que aprender a vivir con la incertidumbre. El mundo es muy cambiante”.

Afirmaciones de ese tipo le agradan a Nayive Reverón. Ella es licenciada en Comunicación Social, astróloga con 40 años de experiencia, tarotista y profesora de yoga. Tiene programas de radio y es activa en redes sociales, aunque le gusta mantener un perfil bajo. Lo pop no va con ella. “Se han convertido en astrólogos de marca. Con el respeto que merecen, le hacen un favor flaco a la astrología. La están usando con superficialidad, se están quedando con que ese es su negocio y listo”, comenta sobre la mayoría de los que se han vuelto celebridades. Si a alguien valora es a Rocco Remo, “porque práctica la misma astrología que yo”.

Cita-2-brujos

Repudia los cursos rápidos de Internet, rechaza a quienes dan consultas tras recibir un par de clases y, sobre todo, a los que buscan la estandarización: “No hay dos signos libra iguales”. Aunque está lejos de ser famosa, cuenta con psicólogos entre las personas a las que ayuda. Y más de un médico manda a sus pacientes a consultarse con ella. “La idea es que tú seas tu propio sanador. Yo apuesto a que las personas sean libres, a que no dependan ni siquiera de mí”.

Sus capacidades la ayudaron a hacer músculo emocional para la crisis, la cual, dice, debería empezar a superarse en 2017. “Venezuela, aunque sea un lugar común, está cerca de un nuevo amanecer. Estamos en un proceso de toma de consciencia”. Frase machacada, cansina, repetida cada enero después de las 12 campanadas que despidieron el año anterior. Lo que hay que aprender le resulta evidente: “El venezolano tiene un ego muy grande, que está siendo destruido. Nosotros botábamos comida; ahora, no tenemos comida. Hace 17 años pedimos una bota militar. Mira la bota. Pedíamos un salvador. Mira lo qué sucedió. El venezolano sigue esperando un mesías. No, aquí nadie es profeta, cada quien tiene que salvarse a sí mismo. Cada quien tiene que asumir la responsabilidad de su vida”.

Mientras muchos hablan de la maldición de Bolívar, la espada perdida de Chávez o repiten que el tiempo de Dios es perfecto, Nayive invita a las personas a autoevaluarse. Y a dejar de pensar que el futuro depende de una carta: “La astrología no es determinante. Lo determinante es lo que hagas tú con eso”.

Cita-1-brujos