Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Rodríguez Torres, un preso peligroso para Maduro

Portada-Rodrígueztorres
23/03/2018
|
TEXTO: VALERIA PEDICINI Y VÍCTOR AMAYA | PORTADA: HÉCTOR TREJO (ARCHIVO EL ESTÍMULO) | FOTOGRAFÍAS EN EL TEXTO: EFE Y AVN

La vida de Miguel Rodríguez Torres se cuenta en un antes y después de la muerte de Hugo Chávez. Su lealtad al “comandante” lo mantuvo desde las primeras horas de su gobierno en los engranajes del poder. Su distancia con el sucesor Nicolás Maduro lo condenó a alejarse de Miraflores y a ser visto como un enemigo

Miguel Rodríguez Torres conoce muchos secretos. Como cabeza del aparato de inteligencia del Estado, tuvo la oportunidad de recopilarlos. En 2002 asumió por primera vez la ahora desaparecida Dirección de Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), luego de varios años en la segunda fila a las órdenes de Henry Rangel Silva. Pero llegó a hacerse cargo del organismo “sin gozar de la aprobación de Chávez, quien lo consideraba inmaduro para subir al mando”, indica Rocío San Miguel, presidenta de la ONG Control Ciudadano. Ocho años más tarde, hizo mutar la institución al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), que encabezó hasta ser designado Ministro de Interior y Justicia en 2013 por Nicolás Maduro.

Durante ese tiempo, tuvo conocimiento de casos como el asesinato del fiscal Danilo Anderson, los “paracachitos” de la Hacienda Daktari, la desobediencia civil de “los militares de Altamira”, la fuga del narcotraficante colombiano y broker de armas de las FARC José María Corredor Ibagué, conocido como “El Boyaco”, los acuerdos del poder con el también narcotraficante Walid Makled, las relaciones con la guerrilla colombiana, los supuestos negocios ilícitos de Hugo Carvajal, Ricardo Fernández Berruecos y él mismo, y los detalles de la muerte de Hugo Chávez, por mencionar algunos.

RT-1

Fueron también años de continuas escuchas ilegales a dirigentes opositores y demás civiles, “pinchazos” divulgados por el propio gobierno nacional a través de los medios públicos contraviniendo la Constitución. Los cuerpos de inteligencia proveían a programas como La Hojilla de las grabaciones a conversaciones privadas para “develar” supuestos planes violentos, presuntas conspiraciones magnicidas y demás intercambios que sirvieron para enlodar reputaciones.

 

MRTcita5Rodríguez Torres sabe mucho, y también es de los “originarios”, el grupo de militares que se alzaron con Hugo Chávez el 4 de febrero de 1992. Por eso el “comandante eterno” lo convocó apenas inaugurado su gobierno en 1999. Por eso le asignó la tarea de conformar los Círculos Bolivarianos junto a Diosdado Cabello, como afirma Poderopedia. Por eso le permitió entrenarlos militarmente, según confirmó el excomandante del Ejército José Félix Ruiz. Por eso le confió el rol de espía mayor al frente a la Disip y el Sebin. Por eso lo incluyó en la última reunión que sostuvo en vida –junto a Nicolás Maduro, Elías Jaua, Jorge Arreaza y el execrado Rafael Ramírez. Por eso fue uno de los que cargaron en hombros el féretro del fallecido expresidente.

Con la muerte de su protector y líder, la vida de Rodríguez Torres dio un vuelco. Nicolás Maduro asumió la Presidencia y le entregó el Ministerio de Interior. Diosdado Cabello llegó a la presidencia de la Asamblea Nacional. Vladimir Padrino López asumió la jefatura del Estado Mayor del Ejército, luego el Comando Estratégico Operacional y finalmente el Ministerio de la Defensa. Tres nombres y tres relaciones de poder. Con el primero trabajó en pro de los Círculos Bolivarianos, del segundo es “muy amigo” y al tercero lo considera un hermano, como confirmó el padre del ahora encarcelado exministro, Jorge Rodríguez.

El Mayor General fue detenido por funcionarios del Sebin sin oponer resistencia. “Lo teníamos en los escenarios. La detención es una torpeza porque Venezuela queda expuesta frente al mundo como lo que es: una dictadura”, señala Sergio Sánchez, compañero del militar retirado. “El madurismo lo identificó como peligroso al marginarlo como lo hizo en 2014. Manejó poderes, información sensible, datos internacionales; eso le da influencia sobre las Fuerzas Armadas. Además, tiene grandes contactos con personas del 4F que forman parte del tren ministerial”, precisa Rocío San Miguel.

El Gobierno lo detuvo por estar supuestamente orquestando “acciones en contra de la paz” y por “complots” que pretendían atentar contra la “unidad monolítica” de la Fuerza Armada Nacional, según un comunicado oficial.

La detención se produjo el 13 de marzo, apenas días después de conocerse una seguidilla de arrestos de oficiales activos por supuestos planes conspirativos, incluyendo al teniente coronel Erick Fernando Peña Romero, también apresado mientras fungía como director de Administración del Hospital Militar pero antes director de secretaría del Sebin en tiempos de Rodríguez Torres. La presidente de la organización Control Ciudadano, Rocío San Miguel, considera que con la detención del militar retirado, así como el arresto de otros nueve funcionarios del Ejército, se hace obvia la división entre los llamados “chavistas” y los “maduristas”.

El golpe que lo catapultó

Miguel Eduardo Rodríguez Torres viene de cuna militar: su padre, Jorge Luis Rodríguez Galvis, fue oficial del Ejército. Nacido el 21 de enero de 1964, entró en la Academia Militar con 16 años para egresar cuatro años después, el 5 de julio de 1984, en la promoción “General Juan Gómez Mireles” con el título de Licenciado en Ciencias y Artes Militares. Ocupó el noveno puesto de los graduandos, entre los que se encontraban Francisco Ameliach, Vladimir Padrino López, Antonio Rivero –ahora en el exilio– y Alexis López Ramírez, quien renunció al Codena en 2017 y fue detenido dos días después que Rodríguez Torres, entre otros compañeros que pasaron a integrar las filas del gobierno nacional. De allí salieron los capitanes que siguieron a Hugo Chávez en 1992.

Gris. Así define Rocío San Miguel la historia militar del exministro. “A pesar de haber ocupado un puesto destacado entre los graduandos de su promoción, no cumplió una función importante al salir. Tenía un grado menor y cuando va por la intentona golpista, mucha carrera militar no tendría”. El 4 de febrero fue la prueba de fuego. Comandó la operación que atacó La Casona, donde se encontraba la familia del presidente Carlos Andrés Pérez.

RT-2

MRTcita4

Con el “por ahora” comenzó su prisión, primero en los calabozos de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) y luego en el Cuartel San Carlos. Al salir de la cárcel, sobreseída su causa en 1994, se reincorporó a las filas del servicio activo e “hizo mucho esfuerzo en borrar o minimizar su participación en el 4F. Trató de ajustarse para poder mantenerse y escalar posiciones. Esa insurrección le era suficiente para que no pudiera ascender porque en las juntas se consideraba hasta el menor detalle”, explica Sebastiana Barráez, investigadora de la fuente militar.

Según Poderopedia, dentro de las fuerzas armadas fue marginado por sus superiores y enviado a puestos en los rincones más apartados del país. “A pesar de estar vigilado, Rodríguez Torres continuó con su trabajo político clandestino y reuniéndose de vez en cuando con Chávez. En una entrevista a la agencia Reuters contó que en uno de esos encuentros, en los Médanos de Coro, Chávez incluso lució una peluca y un sombrero para que no lo reconocieran. Cuenta el general que ese día Chávez le insistió que pidiera la baja y se fuera a trabajar con él, haciendo política por el país, y que él le contestó que era más importante quedarse adentro de las filas, porque una vez él ganara la presidencia iba a necesitar adentro a hombres como él”.

Pero Barráez asevera que Rodríguez Torres no fue un militar muy destacado. “Nunca fue un oficial que hiciera ruido dentro de las fuerzas armadas. No tuvo gran influencia ahí, ni positiva ni negativa”. Pero Chávez siempre lo consideró un militar de confianza “tan de confianza que manejaba la inteligencia del Gobierno”, desde donde su verdadera influencia fue en el mundo policial.

MRTcita3

Calificativos que hacen ruido

“El soldado de la revolución”, como el mismo Rodríguez Torres se ha calificado, es considerado por quienes sus conocidos como un hombre precavido, prudente y metódico. “Es extremadamente cuidadoso con las cosas que dice y las que hace”, recuerda uno de ellos.

Sergio Sánchez, cofundador del Movimiento Amplio Desafío de Todos (MADDT) que impulsa el exministro y ahora integra el Frente Amplio Venezuela Libre, define al Mayor General como alguien sencillo y “tranquilo hasta en las circunstancias de mayor tensión”. “Es extraordinario resolviendo conflictos, siempre busca dar la vuelta a las cosas. Es una persona de inteligencia que se ha dedicado a trabajos con altos niveles de estrés. Combina su racionalidad política con la espiritual”, expresa el ingeniero. El espíritu se cuela en la actividad política del militar retirado. En sus discursos eran abundantes las referencias religiosas y en diciembre de 2016 se informó que había confirmado sus aspiraciones presidenciales desde la sede nacional de la Obra Evangélica Luz Del Mundo en Guanare estado Portuguesa, según el portal Critica24.com

RT-3

La abogada Rocío San Miguel lo perfila como alguien introvertido, discreto en su proceder, alguien que “maneja alta dosis de ego por la importancia que alcanzó” y que “tiene plena conciencia de sus pasos contra las violaciones de derechos humanos”. Se refiere a las actuaciones vistas en 2014 cuando la represión fue la norma ante las protestas que dejaron 43 muertos, incluyendo a Bassil da Costa, asesinado el 12 de febrero de ese año en un suceso que involucró a escoltas de Rodríguez Torres, según actas del Cicpc, como Jonathan Rodríguez Duarte, sargento del Ejército y escudero “de extrema confianza del ministro de Interior”, como publicó Diario Las Américas, además de Andry Yoswua Jaspe López y Jofran Rafael Duarte Pinto, también guardaespaldas identificados en una investigación publicada entonces en Últimas Noticias.

Su supuesta capacidad para el consenso no siempre le funcionó bien. “Su forma de ser le ha creado aliados personales que le toman mucho afecto. Creo que estar muy casado con la revolución bolivariana le hizo cometer algunas acciones impropias que realmente no le permitieron ajustarse a lo que debió ser como oficial”, dice Barráez.

Sánchez también recuerda las conversaciones que tuvo con el ahora encarcelado sobre su relación con el expresidente revolucionario: “Pocas personas le decían a Chávez que no estaban de acuerdo con algo. Él lo hacía”. Desliza, además, que con su sucesor Nicolás Maduro la relación fue menos fluida pues el nuevo mandatario escuchaba menos. “Había diferencias en los métodos y Maduro no aceptaba críticas. Miguel empezó a criticar cada vez más fuerte y hubo contradicciones grandes”.

En una entrevista para TalCual, el propio Rodríguez Torres afirmó que “el Presidente tiene una forma de gerenciar (sic) que yo no entiendo: por teléfono y mensaje de texto”. En ese diálogo también afirmó que el mandatario siempre fue visto antes controlar Miraflores como un bromista, de sangre liviana, con un chiste oportuno y siempre conciliador. “No sé si el entorno o el poder lo envileció”, remató.

MRTcita2

El exiministro de Interior consideraba que ser un “chavista original”, de la génesis de la revolución, era un puesto que merecía ser honrado. “Su relación con Nicolás Maduro fue distinta. Los ‘febreristas’ tuvieron mucha resistencia hacia él (Maduro) porque era civil, no tenía mayor relación con las Fuerzas Armadas”, asegura Barráez. Diferencias que sirvieron de antesala a la erosión de las filas chavistas.

A pesar de las discrepancias, fue Nicolás Maduro quien firmó su ascenso a Mayor General en 2013, cuando le puso las caponas correspondientes y lo nombró ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, este último mote justo con tal designación

Una gestión de mano dura

El cargo lo vivió entre protestas y escándalos. “Él estuvo al frente del ministerio y no solo generó falsos positivos para criminalizar a líderes de oposición, sino que aumentó considerablemente el número de presos políticos del país y toda la represión inédita que se realizó en Venezuela”, subraya Inti Rodríguez, integrante de Provea.

“A medida que los gobiernos se separaban de la democracia y se acerca al totalitarismo, las personas que cumplen labores de inteligencia violan los derechos humanos y realizan torturas. Esa es la ley en los regímenes autoritarios”, menciona San Miguel. Sin embargo, el exjefe de inteligencia asegura que no tiene nada que temer. “Sobre el tema de 2014 podemos debatir lo que quieran”, declaró a TalCual. “Yo no tengo problema en debatir con quien sea porque siempre he actuado con transparencia. Y si a alguien yo he agredido de manera personal, yo pido perdón a quien tenga que pedírselo, si hay un elemento que diga que yo fui quien ordenó maltratar a alguien”, añadió en el diálogo que aprovechó para insistir en el perdón y la reconciliación nacionales.

RT-4

Deudas pendientes

El Plan Patria Segura nació con Miguel Rodríguez Torres, y no tuvo resultados optimistas. En 2018 ha asegurado que no pudo aplicarlo al completo. Quedó truncado luego de su intempestiva salida del cargo cinco años antes. El 7 de octubre de 2013 el colectivo Frente 5 de Marzo se enfrentó al Cicpc. Cinco de sus integrantes murieron en la balacera ocurrida en Quinta Crespo.

Horas antes de ser asesinado, José Miguel Odreman, líder del grupo paramilitar, dijo a los medios: “Ciudadano Ministro de Relaciones Interiores y Justicia, le pasa algo a José Odreman, cualquier cosa, lo asumo y lo digo, la responsabilidad es de usted. Por qué está haciendo estos escenarios. Ya basta que nos sacrifiquen más camaradas combatientes. Ya basta, camaradas”. Diez días después, el Frente 5 de Marzo pidió la renuncia del ministro con una manifestación de calle. Una semana más tarde, Rodríguez Torres fue reemplazado por Carmen Meléndez y Maduro aseguró tendría 15 días de descanso para luego incorporarse “a una nueva misión estratégica”. Nunca volvió al gobierno.

Un tira y encoge

El Rodríguez Torres alejado de Miraflores califica como ilegítima a la asamblea constituyente, repudia la represión a las movilizaciones opositoras ocurrida en 2017 y condena que la delincuencia no tenga coto. La respuesta no han sido flores. Fue inhabilitado en 2017 para competir por un cargo público, meses después de anunciar intenciones presidenciales, y el gobierno lo acusa de ser informante de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos. Él lo negó.

MRTcita1

La ministra Iris Varela también lo acusó en 2017 de ser el mentor de Óscar Pérez, exinspector del Cicpc sublevado contra la autoridad y luego ajusticiado en la masacre de El Junquito, como la califica la Asamblea Nacional. El político aseguró que ni siquiera conoció al piloto.

La distancia del también ganadero con los “rojos rojitos” se afianzó con la creación del Movimiento Amplio Desafío de Todos, una plataforma que busca restablecer la constitución y superar la crisis convocando a una “unidad superior” entre los venezolanos, y sumándose al Frente Amplio Venezuela Libre que reclama condiciones electorales y denuesta del proceso convocado para el 20 de mayo que Rodríguez Torres calificó como “un yo con yo”.

“Rodríguez Torres se dio cuenta de que ese llamado Frente Amplio podría ser un movimiento para sacar a Nicolás Maduro del poder y el gobierno decidió enfrentarlo y detenerlo. Él tiene simpatías en el interior del chavismo, dentro y fuera de las fuerzas armadas”, opina Sebastiana Barráez. Pero encerrarlo puede convertirse en un tiro por la culata. “Rodríguez Torres podría convertirse en un preso más incómodo que el general Raúl Isaías Baduel. La gente lo sigue, eso es un poder”.