Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Saludable coquinaria bíblica

comida-bíblica-clímax

Muchos son los párrafos de la Biblia que contienen alusiones a la mesa, a ciertos tipos de alimentos y al modo cómo eran preparados o consumidos. Se describe una singular y apetitosa cultura gastronómica que llega a nuestros días

La culinaria mencionada en la Biblia es por naturaleza gustosa y saludable. Legumbres, cereales, derivados lácteos, aves, peces y carnes, eran consumidos con sabiduría. Frutas, granos y frutos secos constituían los principales ingredientes de finos potajes y postres, mientras la miel endulzaba con elegancia un repertorio de preparaciones confeccionadas según la ocasión y el clima.

En el Génesis se menciona que las familias de Abraham, Isaac y Jacob pastoreaban y cosechaban sus propias plantaciones de cebada, higos y uvas. Sabrosos guisos, corderos asados, quesos frescos, frutas maceradas y ensaladas son algunos ejemplos de esa cocina que no se eximía de placer.

Los más notables progresos culinarios parecen haber ocurrido en Egipto, entre ellos el arte de hacer panes y fermentar bebidas. Las esculturas egipcias registran cocinas, panificadoras, jardines y actividades de pesca durante el segundo milenio a.c. Los persas, expertos comerciantes y pescadores, introdujeron nuevas plantas, animales y especias, perfeccionando una cocina de excelencia. El vino y la vid aparecen mencionados en la Biblia cientos de veces.

coomidas-bíblicas-clímax-2

Epicuro reseñó que durante el reinado de Herodes era plato codiciado la codorniz rellena de carne de cordero con vino tinto, aceite de oliva, miel de dátiles, pasas de uvas, piñones, salvia, ajo y perejil.

Nutrición sagrada

Buena parte de los más de cinco mil años que abarca la historia bíblica se caracterizan por una alimentación sana y abundante, rica en fibra y calcio. La carne era consumida con precaución. En el Éxodo se prohíbe la ingesta de carnes y lácteos al mismo tiempo, mientras en el Levítico se restringe el consumo de grasa animal. Proporcionaban sabor especias como tomillo y salvia.

A lo largo de toda las páginas bíblicas se observa una exaltación a frutas y verduras como alimentos bendecidos por Dios. Los productos lácteos, por su parte, eran muy apreciados y preparados como yogurt, quesos condimentados y empleados como cobertura de platos a base de legumbres. Se mencionan leches de vaca, oveja y cabra.

comidas-bíblicas-3

El pan nuestro

Los cereales constituían el sustento diario en Tierra Santa. La cebada y el trigo crecía en los montes y su cultivo tenía que ver con una compleja fusión de tecnologías primitivas que dieron paso al inicio de la civilización. Mesopotamia y Egipto poseían sistemas inéditos de irrigación fluvial que posibilitaban el desarrollo de auténticos imperios del cereal, que se consumía fresco, cocido y asado.

Dado que la cosecha de cereales era considerada bondad de Dios, ciertas festividades religiosas se hacían coincidir con el fin de los cultivos. Nada de lo que acontecía en la naturaleza era considerado azar.

El pan es el alimento más citado en la Biblia. Los primeros panes mencionados no incluían levadura, siendo la harina de cebada la más usada, aunque había varios tipos de trigo. La técnica de la levadura fue desarrollada en Egipto, donde se registraron más de treinta variedades de pan.

«Tierra de trigo y de cebada, de viñas, higueras y granados, tierra de olivares, tierra de aceite y de miel, tierra donde el pan que comas no te será racionado y donde no carecerás de nada», está escrito en Deuterónimo, 8,8.