Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Sin agua no hay paraíso pero sí infecciones

Portada Ibfetcologia
22/07/2019
|
FOTOGRAFÍAS: DANIEL HERNÁNDEZ

En Venezuela las poblaciones sufren la falta del líquido en los grifos. Las comunidades se surten de fuentes improvisadas o naturales, confiando en que la ven “cristalina”. La doctora María Graciela López, presidenta de la Sociedad Venezolana de Infectología, asegura que son muchas las bacterias presentes en las aguas sin procesar. Diarreas, vómitos y deshidratación forman el cuadro patológico de los afectados

Sentada en el regazo de su mamá, una niña de dos años mira cómo su hermano mayor, acompañado por una docena de hombres y mujeres, baja con precaución el canal de concreto que separa la autopista Francisco Fajardo, a la altura de San Agustín, del río Guaire. No lo hace para recoger algún juguete que se pudo haber caído mientras pasaban por allí. Lo hace cargado de multicolores pimpinas y tobos que llenará de chorritos adyacentes al pestilente raudal capitalino. Esto es Caracas, y en otras ciudades y poblaciones cada quien ha encontrado alguna fuente alternativa para suplirse del líquido.

No hay agua en Venezuela. El país atraviesa una crisis eléctrica que salió a flote hace más de un mes, y hoy los ciudadanos padecen las principales consecuencias: apagones, fallas en las comunicaciones y, sobre todo, escasez de agua. Como en el escenario de cualquier película postapocalíptica o en el de las otrora culturas precolombinas, hasta las relaciones de poder se han entretejido en torno a estos recursos. En Petare, por ejemplo, una banda de malandros impuso la ley de “dos pimpinas por persona”, para poder garantizar el abastecimiento equitativo de las familias que se acercan a lo que asumen son manantiales allí ubicados; pozos y fuentes de origen desconocido que, por su transparencia, los vecinos consideran apta.

Infectologiacita4

Pero están equivocados. Que el agua esté cristalina no significa que esté procesada o lista para su consumo, lo más probable es que esté contaminada. La doctora María Graciela López, presidenta de la Sociedad Venezolana de Infectología, es muy clara en eso. “El llamado inicial es a no tomar aguas de fuentes desconocidas. Estoy hablando de las personas que están tomando agua de las cercanías del Guaire, de los chorritos que están cerca del río; de allí no se debe tomar nada, esas aguas están contaminadas, esas aguas no pueden ser ingeridas de ninguna manera”, dice. López es infectólogo pediatra y trabaja en el Hospital de Niños J. M. de Los Ríos, centro de referencia de salud pública; y en el Centro Médico Docente La Trinidad,

-La gente está buscando agua en todos lados, hasta en el río Guaire, ¿qué consecuencias inmediatas y a largo plazo podría traer todo eso para quienes la consumen?

-Ante el consumo de las aguas no aptas, o con mala calidad microbiológica, es decir, cargadas de bacterias que definitivamente producen enfermedades, la consecuencia inmediata son las diarreas, cuando estas aguas se toman o se utilizan para la preparación de alimentos. Las diarreas pueden ser virales o bacterianas y pueden ocurrir hasta 24 horas después del consumo. Hay bacterias que en un período de cuatro o cinco horas ya pueden producir enfermedades. El gran problema de esto es la deshidratación, una complicación grave que puede comprometer la vida, especialmente de los niños menores de ocho años y de los adultos mayores.

En el último boletín epidemiológico que publicó el Ministerio del Poder Popular para la Salud, en diciembre del año 2016, vimos un aumento de la mortalidad infantil del 30%, adicionalmente vimos un aumento en el número de las diarreas inespecíficas, por cualquier causa, eso era para el 2016. La situación de salud en el 2019 no ha mejorado, ha empeorado; muy probablemente la mortalidad infantil ha aumentado, lo vemos los que estamos haciendo a diario medicina en los hospitales.

Infectologiacita3

Incluso, la gente que está consultando algunos ambulatorios está recibiendo orientaciones que no son las mejores. Vemos que están indicando, por ejemplo, que a los niños menores de un año les den anís estrellado. Esta práctica intoxica a los niños severamente y puede complicar aún más el cuadro que ya traen; o, por ejemplo, también le indican alimentos diferentes a la lactancia materna para niños menores de seis meses, hasta menores de tres meses. Es decir, además de que los pacientes se pueden infectar y deshidratar por las aguas, muchas veces cuando consultan estos centros reciben indicaciones que no son las más adecuadas para su salud.

-¿A cuáles ambulatorios se refiere con exactitud?

-En algunos Centros de Diagnóstico Integral (CDI), hay que decirlo claramente porque es referencia directa de los pacientes. Afortunadamente no ocurre en la mayoría de los casos, la gente debe acudir a los centros de salud. Si como población nos educamos en salud pública y aprendemos, nos servirá para ahora, en esta situación de calamidad, y también para más adelante. Esas personas que están agarrando agua de manantiales porque están a la orilla de la Cota mil, en el caso de Caracas, no saben el recorrido de esa corriente, desde el manantial hasta abajo; no saben si hay gente bañándose allí, gente defecando. Es muy probable que esas aguas estén contaminadas.

Mariagracielalopez

 

 

-Antes explicaba que esas aguas no son aptas porque están cargadas de mala calidad microbiológica, ¿de cuáles bacterias estamos hablando específicamente?

-Sí, las más comunes son las llamadas enterobacterias: shigella dysenteriae, salmonella typhi y escherichia coli. Son las tres bacterias que más producen diarreas. La shigella tiene la particularidad de que con muy pocas bacterias las personas pueden tener síntomas muy severos, porque al invadir la mucosa, causa la erosión y las evacuaciones son con moco y sangre. Adicionalmente, produce una sustancia, las toxinas, que en niños pequeños puede producir hasta convulsiones con diarreas, bien sea porque están deshidratados y pierden electrolitos o por la acción de las toxinas. La salmonella es una bacteria productora de diarrea con mucho dolor abdominal y que también puede generar náuseas y vómitos, con ella la persona pierde líquido y llega más rápido la deshidratación. En el caso de la escherichia coli, se necesitan grandes cantidades para padecer los síntomas, pero puede producir una diarrea igualmente muy líquida, cuando hay una especie específica que produce toxinas.

-Estos padecimientos son inmediatos, pero, ¿a largo plazo cuáles son las patologías?

-Vienen otras complicaciones que pueden ocurrir después de dos semanas desde que las personas consumieron esas aguas, como por ejemplo la hepatitis A, una enfermedad viral que afecta al hígado, lo inflama por el aumento de la bilirrubina y trae una coloración amarillenta de la piel, de la mucosa, vemos los ojos rojos, la esclera amarilla, la orina muy oscura y las heces muy blancas. Esos son los síntomas más importantes de la hepatitis A que se aprecian en niños mayores de seis años y en los adultos, por supuesto. Por debajo de los seis años, la hepatitis es igual pero no es amarilla, entonces la gente no la detecta rápidamente y no toma las medidas adecuadas para evitar el contagio en la casa.

Infectologiacita2

-Frente a esta descontrolada recolección de agua con origen desconocido, hay mucho desconocimiento sobre el proceso de saneamiento, ¿cuáles medidas recomienda?

-Las que señala la Organización Mundial de la Salud. Son varios métodos, dos o tres para aplicarlos en la casa, con ellos se puede aumentar la calidad del agua. El primer método se llama sedimentación: si yo estoy viendo el agua turbia, la dejo reposar para que los elementos que están suspendidos bajen al recipiente, después yo tomo la superficial, dejando los solutos abajo, porque a estos elementos se le pegan las bacterias y es más difícil eliminarlas así. Luego, el segundo método es filtrarla: quien tiene un filtro en casa puede usarlo y quien no, puede fabricar uno casero, explicado también por la Organización Mundial de la Salud: se toma una tela de algodón muy limpia, preferiblemente doblada en cuatro partes, y por allí pasamos el agua, así tendremos un líquido más limpio en solutos. El tercer método es el más importante: hervirla. El agua debe hervirse entre uno y tres minutos, y con esto se elimina más del 90% de bacterias vivas y algunos parásitos. Finalmente, si hay disponibilidad de cloro doméstico, que no sea jabonoso o que no tenga ningún olor u otro producto, por un litro de agua se pueden aplicar tres o cuatro gotas. Con todo esto, el agua está lista para el consumo.

EE-CRISIS-AGUA-CARACAS-01.04.19-DANIELH-3

-El agua se conserva en muchos recipientes, ¿hay contaminación en ellos también?

-En efecto, el envase es muy importante. Primero tiene que estar limpio, porque si se hacen todos los procedimientos, pero al envase nada más se le echa agua por encima, que además tampoco está tratada, por supuesto que va a estar contaminado. Este envase debería limpiarse con una taza de agua limpia y dos cucharadas de cloro, después la botamos, enjuagamos y ahora sí se vierte el agua que está procesada. Tiene que ser un envase tapado, que se pueda cerrar, porque si yo lo dejo sin tapa se contamina, luego vendrán los zancudos a depositar sus larvas y a los 10 días vamos a tener un criadero de zancudos en nuestras casas, de propia fabricación, entonces vendrán virus como el dengue, el chikungunya y el zika, porque sabemos que el mismo zancudo puede transmitir las tres enfermedades.

Infectologiacita1

-¿Alguna recomendación adicional?

-Es importante insistir en el frecuente y adecuado lavado de las manos, este es un hábito que debe ser incorporado como parte del aseo mínimo diario: antes de comer, luego de ir al baño y es lo primero a realizar antes de la preparación de alimentos. Al llegar a casa o al trabajo, lávese las manos, también hay que evitar consumir alimentos en la calle de preparación dudosa; esto previene enfermedades en momentos donde mantener la salud es primordial.