Derrota del chavismo en Barinas revela pugnas entre herederos de Hugo Chávez

Un análisis de “Misión Verdad”, la plataforma chavista de propaganda, explica su punto de vista de lo ocurrido en Barinas este enero, haciendo referencia a que “la corrupción y sus beneficios, en diferentes escalas y niveles, comenzaron a tomar cuerpo como una amalgama de las lealtades políticas”. Señalan que “se crearon tejidos políticos de confianza alrededor de los mandatarios, mediante formas de castas”.

Derrota del chavismo en Barinas revela pugnas entre herederos de Hugo Chávez

La doble derrota del chavismo en la propia cuna del «padre de la revolución» ha ido develando una crisis interna que por el momento tiene su epicentro en Barinas. Pero su trasfondo apunta a un distanciamiento de sectores que reclaman volver al “chavismo originario” y objetan el modelo que está implantando Nicolás Maduro, con nuevos factores económicos, junto a Cilia Flores, Tarek El Aissami, los hermanos Rodríguez y Diosdado Cabello.

Si bien no ha habido expresiones abiertas en contra de esos sectores internos, la crisis en la familia Chávez, la mala gestión de Argenis Chávez y las denuncias de corrupción en Barinas comienzan a ser expuestas y debatidas en sectores del chavismo.

El candidato del gobierno, Jorge Arreaza, apoyado por toda la maquinaria del partido, destacó en su campaña más los males que sufría la población barinense en vez de criticar a su adversario opositor. Con todo, ha señalado que allí se produjo una “victoria cualitativa” para la revolución.

Mea culpa chavista

El fondo de su argumento se dirige a que, a pesar del desastre de los años de gestión como gobernador de Argenis Chávez (desde 2017) y el conflicto entre los hermanos, su campaña en Barinas logró reorganizar al chavismo en la región y revivir nuevamente la esperanza, de un mejor nivel de vida en una población desencantada.

Maduro no sólo reconoció el triunfo opositor sino que accedió a reunirse con el nuevo gobernador Sergio Garrido. El baño de agua fría de la derrota ahora lo celebra mostrando a Barinas como un ejemplo de transparencia del sistema electoral venezolano y minimizando el desconocimiento a los resultados del 21 de noviembre (21N) y del 9 de enero (9E).

El término “triunfo cualitativo” destaca que el chavismo aumentó su votación con Arreaza de 103.693 votos (37,2%) el 21N a 128.583 (41,2%) el 9E. Es evidente que tal celebración resalta que el candidato impulsado por la cúpula gobernante logró revertir en Barinas la mala gestión de Argenis Chávez y allegados de la familia del “comandante eterno” en esa entidad llanera.

Lo que dice “Misión Verdad”

Uno de los análisis que buscan explicar, desde el punto de vista del chavismo, el desastre electoral ocurrido en Barinas lo expone el portal “Misión Verdad” en un trabajo titulado: “Análisis político de las elecciones de Barinas”.

Esta plataforma del chavismo radical tiene al propio Arreaza entre sus principales columnistas.

En este análisis reconocen que “en términos electorales, la explicación a la victoria de Garrido obedece en gran medida a la inercia precedente en Barinas, que no fue posible revertir”.

El análisis parte de que Barinas era el único estado del país que había sido gobernado por familiares del comandante Chávez (al ganar las elecciones regionales su padre Hugo de los Reyes Chávez en noviembre de 1998), lo que propició un clima político interno diferenciado al del resto del territorio.

“Ello refirió la conformación de nuevas realidades subjetivas en el estado, sostenidas sobre una sensación de ‘perpetuidad’ e ‘inamovilidad’ de la dirigencia, mediante una excesiva confianza en el electorado estadal, tradicionalmente chavista. En Barinas también se crearon tejidos políticos de confianza alrededor de los mandatarios, mediante formas de castas”.

La eternidad en el llano

Misión Verdad destaca que “prevalecieron las relaciones clientelares fundadas sobre una falsa creencia de eternidad política. Situación que, en conjunto, generó un deterioro sostenido y prolongado del tejido político en el estado, en la gestión y en el manejo de la cosa pública”.

El análisis refiere que Barinas también “sufrió el proceso único de disputa intrafamiliar”, concretamente entre los hermanos Adán y Argenis; y luego entre Argenis y su sobrino Hugo Chávez Terán, este último hijo de Narciso “Nacho” Chávez, alcalde del municipio Bolívar.

“La disputa familiar, que transcurrió durante años de manera solapada, adquirió más notoriedad al fin del último período de Adán Chávez y el ascenso de Argenis en 2017 (…) La aparición de Hugo Chávez Terán solo agudizó el cuadro de contradicciones, generando una división orgánica de las estructuras de base y de funcionamiento integral ascendente de la estructura del PSUV”.

Asuntos de familia

Aseguran que “el 21N, muchos de quienes seguían a Chávez Terán se abstuvieron de apoyar a Argenis. Barinas vio el particular fenómeno de que en algunos municipios más personas votaron en las primarias del PSUV, que chavistas el 21N. La disputa entre los Chávez propició desplazamientos, divisiones y ataques entre factores regionales, pero también favoreció la creación de redes de ‘lealtad’ alrededor de los mandatarios”.

“La diatriba inhabilitó los mecanismos de contraloría interna en el partido, en las instituciones y en la sociedad, ya que muchas críticas, denuncias legítimas y actos de rechazo a la corrupción eran tomadas como traición y ataque del otro bando político”.

Misión Verdad señala que “la corrupción y sus beneficios, en diferentes escalas y niveles, comenzaron a tomar cuerpo como una amalgama de las lealtades políticas”.

De allí que las imposiciones de Argenis llegaron hasta las bases, se replicó en gran medida las prácticas del círculo alrededor del ex gobernador.

“Se debilitó por el propio peso de la corrupción de las dirigencias medias y altas”.

Lo que ganó el chavismo

En cuanto a los logros de Arreaza y el “chavismo madurista” señala ¨Misión Verdad” que la campaña de Arreaza, quien estuvo casado con la hija mayor del fallecido presidente, Rosa Virginia, logró congregar, coyunturalmente, una inmensa parte del tejido político del chavismo.

“Arreaza unió al chavismo en su candidatura, mediante una campaña esperanzadora, que removió fibras por invocar los sentidos comunes del chavismo profundo en el estado (…) al rescatar el sentido de ser chavista y proponer ideas significantes, no solo ante Barinas, sino ante el país”, afirma el enfoque.

Para Misión Verdad ello significa que las ideas del chavismo tienen suma vigencia y potencial y no han sido avasalladas.

Advierten que aunque Barinas, “con un gran valor sentimental y simbólico, ha sido tomado por la oposición, no es cierto que sea un referente para suponer un fin del chavismo a nivel nacional, pues no hay elementos sólidos que permitan constatar tal inferencia por la complejidad y diversidad del país nacional”.

“Este estado, que es ahora espacio de experimentación del antichavismo, puede ser espacio de experimentación también por el chavismo para ensayar un nuevo marco de posibilidades, en reorganización, en gestión y en repolitización”.

Las «derrotas» son también madres de oportunidades concluye el análisis de “Misión Verdad”.

Diosdado al rescate

Reforzando este concepto de retomar ese territorio llanero, cuando Diosdado Cabello fue enviado junto a Iris Valera, a instalar el comando de campaña para el 9E, advirtió desde Barinas que por órdenes de Maduro: “nos instalamos para revisar lo que se tenga que revisar y junto a Jorge cambiar lo que se tenga que cambiar de cara a esta gran victoria” (…) “hay que pasar la página de las divisiones para que más nunca en Barinas se hable de grupo a, b, c, sino que se hable solo del chavismo revolucionario”. Una advertencia directa a Argenis, Narciso y Hugo Chávez Terán.

Si bien, Argenis Chávez renunció a la gobernación, y a la candidatura por el chavismo; advirtió que eran “órdenes del partido” y en su aparición del 9E mandó a votar “por el candidato de su preferencia”.

Contradiciendo una declaración de Cabello, quien desde su programa explicaba que Argenis había renunciado a ser nuevamente candidato, aclaró que no se trataba de una renuncia voluntaria sino de una decisión del partido:

“Aclaré que la decisión, sobre quién sería el candidato la tomaría la dirección nacional del PSUV”.

Argenis Chávez y Maduro

Argenis Chávez al ser juramentado por Nicolás Maduro, en un acto en el domo de la ciudad deportiva Gran Mariscal de Ayacucho, el 20 de octubre de 2017. Tiempos felices. Foto: Prensa presidencial

Silencio en la corte

Luego de las elecciones, ningún miembro de la familia de Chávez ha expresado opiniones sobre esa derrota y hasta ahora no se conoce si hay un nuevo destino para Argenis, o alguno de sus otros familiares que siguen en Barinas.

Adán Chávez no ha emitido opinión ni comentario sobre los resultados en Barinas ni sobre Argenis. Se mantiene a resguardo en su refugio en Cuba como embajador y desde allá el respaldo que mantiene a Nicolás Maduro y el grupo que dirige la revolución.

La primera vicepresidente de la Asamblea Nacional (de 2020) Iris Varela, quien fue enviada por el partido para apuntalar ambas elecciones, sobre la derrota de Arreaza señaló:

“Estoy interpretando el sentir del chavismo en Barinas, ahora es cuando empezamos nosotros a luchar para recomponer todo lo que aquí está trastocado”.

Sobre Arreaza agregó: “él aquí no sufrió ninguna derrota. Aquí el derrotado fueron las cosas que se estaban haciendo mal; aquí la gente pasó factura al abandono que sufrieron durante cuatro años y definitivamente el partido (PSUV) hay que reorganizarlo”.

No se habla de invasiones

Desde luego que desde el campo del chavismo toda la destrucción del país la atribuye a las sanciones internacionales, que, de paso, tienen su fundamento en la violación a los Derechos Humanos y falta de libertades por parte del régimen chavista.

El chavismo olvida que en Barinas se expropiaron e invadieron 800.000 hectáreas de fincas productivas y continúan las invasiones como parte de la política nacional implantada desde el Instituto Nacional de Tierras. Algunos de estos “líderes” de grupos invasores tienen fuertes nexos con autoridades en Caracas. Algunos funcionarios los protegen, según denuncias de organizaciones de productores y de la Federación Campesina.

No se menciona el rol de los grupos armados, entre los que se encuentra el ELN, quienes han sido parte del control territorial. Los productores sufren persecuciones y son víctimas de la escasez de gasolina y gasoil para mover sus maquinarias y transportar sus productos. Padecen el control de las vías por parte de los grupos armados a quienes tienen que pagarles a cambio de seguridad.

Siendo un símbolo de la revolución, a Barinas se le han asignado no menos de 8.000 millones de dólares para obras, la mayoría de las cuelas no se ejecutaron.

Los graves problemas en Barinas seguirán a pesar del cambio local dada la centralización de las políticas impuestas por el chavismo. Sin embargo algunos intereses particulares de quienes han gobernado durante 23 años y sus allegados, se verán afectados al no tener todo el control político de la región.

El clico no termina con la derrota

El ciclo de “Los Chávez” no termina en esta elección. La familia Chávez no desistirá de sus cuotas de poder. Narciso “Nacho”, es alcalde del Municipio Bolívar. Su hijo, Hugo Rafael Chávez Terán, además de llevar el mismo nombre y apellido del “comandante eterno” es diputado de la actual Asamblea Nacional.

Disputó intensamente la candidatura a su tío Argenis Chávez en las primarias del PSUV. En uno de sus mensajes durante la precampaña expresó: “Declaramos que en Barinas se va a ir tanto odio, tanto miedo desbordado y va a estar en Barinas nuevamente el amor en cada calle y el amor en cada comunidad. ¡Qué viva el amor y qué viva la patria libre!”, exclamó el joven aspirante. Esa declaración la dio luego de una trifulca entre seguidores de ambos bandos quienes se enfrentaron a golpes en el complejo de la Misión Vivienda Ciudad Tavacare, donde coincidieron en una actividad de precampaña.

En su Instagram @hugochavezpsuv el 19 de enero postéo: “¡Sigamos riendo, sigamos luchando, sigamos viviendo y sigamos venciendo! ¡Qué Viva la Vida!”.

Todo indica que Narciso “Nacho” y su hijo Hugo Rafael, se mantienen alineados a la corriente madurista de la misma manera que Adán. De manera que las diferencias también están reflejadas dentro de la propia familia Chávez. ¿Cuál será el próximo paso de Argenis y los demás Chávez?