22 frases célebres de Luis Salas sobre la “guerra económica”

salas

El sociólogo, nuevo Zar de la economía venezolana, dejó clara su postura en la materia en un folleto titulado “22 claves para entender y combatir la guerra económica”. A continuación reproducimos -verbatim-  22 de sus frases para entender al nuevo ministro de Economía Productiva y Vicepresidente del Área Económica.

 

1

En la inflación se expresa la lucha de fracciones o sectores empresariales (en especial los más concentrados) por incrementar sus ganancias a costa del salario de los trabajadores.

2

La inflación es el correlato económico del fascismo político.

3

No tiene mucho sentido hablar de “inflación y escasez” cuando de lo que estamos hablando es de especulación, usura y acaparamiento.

4

El mal diagnóstico comienza cuando se habla de “inflación” para referirse al problema de los altos precios de los bienes y servicios. Y sigue cuando se afirma que este problema es causado por la intervención del Estado.

5

El afirmar que la inflación se debe a un desbalance entre producción y consumo, siendo que este último sobrepasa la capacidad de la primera, es repetir una matriz tan falsa como peligrosa. Si este fuese el caso, entonces en Venezuela hubiese hiperinflación desde los años cincuenta.

6

Los precios aumentan no por la escasez en sí misma, sino por las relaciones en medio de las cuales se produce, que en el caso de las economías capitalistas están mediadas por el afán de lucro individual a través de la explotación del otro: el egoísmo (…) o la “maximización de los beneficios”.

7

La inflación no existe en la vida real, esto es, cuando una persona va a un local y se encuentra con que los precios han aumentado, no está en presencia de una “inflación”.

8

El control de precios en los mercados es un falso problema porque en los mercados los precios siempre están controlados.

9

Argumentar que hay que eliminar un control de precios porque es malo, no cumple con su cometido, hace que suban más los precios, que se cree un mercado negro, el contrabando o la fuga de divisas, es tan absurdo como decir que hay que eliminar el código penal o las cárceles porque las autoridades no pueden meter a todos los delincuentes presos.

10

El problema de los precios (…) forma parte de una característica intrínseca al tipo de capitalismo desarrollado a partir de la llegada del petróleo.

11

La clase “empresarial” venezolana es una clase vividora y malcriada que a lo largo del tiempo se convirtió en un tumor económico.

12

Los precios altos no son un indicador de mercados distorsionados, es la expresión de la lucha de clases dentro de la sociedad capitalista venezolana.

13

La guerra económica persigue primero rebajarla (a la persona) al nivel de predador o presa, la coloca ante la disyuntiva de ser especuladora o especulada, “viva” o “pendeja”. Es como lo que se narra en esas novelas adolescentes del tipo Los juegos del hambre.

14

Como el Guasón de Nolan (Christopher), los ingenieros de la guerra económica conciben la sociedad como una manada de potenciales salvajes que cuando las cosas se tuercen un poquito, se atacarán entre ellos.

15

La guerra económica no promueve la lucha de clases, sino el odio intraclase: hace que la mayoría asalariada y no propietaria se vuelque contra ella misma sospechando del otro o la otra.

16

La guerra económica es la condición de posibilidad del fascismo, la vía para desesperar a la población trabajadora, desorientarla, desmoralizarla y atizar el odio entre ella, sustituyendo el ideal socialista por la rapiña especulativa fascista.

17

Sacando una cuenta bastante extraña, para algunos “expertos económicos” del “chavismo” la única manera de salvar la revolución es sacrificando todas aquellas cosas que la hicieron tal.

18

El praneo y la guerra económica no son contra el Gobierno, son contra la población total.

19

El control de precios por sí solo no elimina el problema de la inflación. Es necesario, pero no suficiente, y de hecho puede agravarlo si no se toman medidas complementaarias a nivel de la producción (aumentar la oferta de bienes y servicios producidos y ofertados), así como cambiar las relaciones de producción, para evitar que la acumulación y la ganancia sigan determinando las relaciones entre las personas.

20

Un nuevo modelo productivo (…)  incluye la creación de un novedoso sistema bancario, financiero y de intermediación distinto al privado, pero también público.

21

El “dakazo” tuvo la virtud de liberar a la gente del secuestro ideológico en el que los especuladores la mantenía.

22

La vuelta del PVP hace más por la defensa o autodefensa del consumidor que miles de campañas o inspectores.