Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Apagones hunden producción de petróleo de Venezuela al peor nivel en 16 años

Pdvsa

El colapso de la producción petrolera de Venezuela se aceleró con los apagones masivos de marzo, para llegar a un promedio de tan solo 840.000 barriles por día (bpd), 260.000 bpd menos que en febrero, según estimaciones de abril de la estatal Agencia de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, adscrita al Departamento de Energía del país que históricamente fuera el principal cliente del crudo y la gasolina exportados por Pdvsa.

Este promedio es el nivel más bajo desde enero de 2003, cuando una huelga nacional y disturbios civiles paralizaron en gran medida las operaciones de la compañía petrolera estatal de Venezuela, Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA)”, señala el informe mensual.

“Los apagones generalizados, la mala administración de la industria petrolera del país y las sanciones de Estados Unidos contra el sector energético de Venezuela y PdVSA han contribuido a los recientes descensos”, explica.

“La producción de Venezuela disminuyó en un promedio de 33.000 bpd al mes en 2018, y la tasa de disminución se aceleró a un promedio de más de 135.000 bpd al mes en el primer trimestre de 2019. El número de taladros petrolíferos activos -un indicador de la producción futura de petróleo- también cayó de casi 70 plataformas en el primer trimestre de 2016 a 24 en el primer trimestre de 2019″, agrega.

“Los descensos en la producción venezolana tendrán efectos limitados en Estados Unidos, ya que las importaciones estadounidenses de petróleo crudo venezolano han disminuido en los últimos años, con un promedio de 2018 de importaciones el más bajo desde 1989. Sin embargo, puede haber una presión al alza sobre los precios de otros crudos importados a los Estados Unidos”, señala el documento.

“Se espera que la producción de Venezuela continúe disminuyendo en 2019 y es posible que las disminuciones se aceleren a medida que se acerquen los plazos de las sanciones. Estos plazos incluyen disposiciones para que las entidades terceras que utilizan el sistema financiero de Estados Unidos deben cesar sus transacciones con PDVSA para el 28 de abril y para que las compañías estadounidenses, incluidas las empresas de servicios petroleros, involucradas en el sector petrolero, deben cesar sus operaciones en Venezuela para el 27 de julio. La escasez crónica de trabajadores en toda la industria venezolana y la salida de las compañías de servicios de yacimientos petrolíferos de Estados Unidos probablemente contribuirán a un mayor descenso en la producción”.

“Además, las sanciones de Estados Unidos, como se indica en la Orden Ejecutiva 13857 del 25 de enero de 2019, prohibieron inmediatamente la exportación de productos petroleros -incluyendo los aceites no terminados que se mezclan con el crudo pesado de Venezuela para su procesamiento- desde Estados Unidos a Venezuela y exigieron que los pagos por el petróleo y los productos petroleros de propiedad de PDVSA se depositaran en una cuenta de depósito en garantía inaccesible para la compañía”.

“La imposición de estas sanciones ya ha afectado el comercio de petróleo entre Estados Unidos y Venezuela en ambas direcciones. Las estimaciones semanales preliminares indican una disminución significativa en las importaciones de petróleo crudo de Estados Unidos desde Venezuela en febrero y marzo, ya que sin acceso directo a los pagos en efectivo, PDVSA tenía pocas razones para exportar petróleo crudo a Estados Unidos. India, China y algunos países europeos continuaron tomando el crudo de Venezuela, según datos publicados por ClipperData Inc. mientras que los destinos de algunos buques que transportan crudo venezolano siguen siendo desconocidos. Es probable que Venezuela mantenga algunos cargamentos de petróleo crudo destinados a la exportación en almacenamiento flotante hasta que encuentre compradores para los cargamento”.

 “Una serie de apagones en curso en todo el país que comenzaron el 7 de marzo cortaron la electricidad en las áreas productoras de petróleo del país, probablemente dañando los reservorios y la infraestructura asociada. En el área de la Faja Petrolífera del Orinoco, Venezuela produce petróleo crudo extrapesado que requiere ser diluido con condensado u otros aceites ligeros, producidos utilizando unidades de procesamiento complejas, para mejorar el petróleo crudo antes de que sea enviado a través de oleoductos a refinerías nacionales o terminales de exportación”.

Estos mejoradores se apagaron en marzo durante los apagones. Si el petróleo crudo o mejorado no puede fluir como resultado de la falta de energía a la infraestructura de bombeo, las moléculas más pesadas se hunden y forman una capa similar al alquitrán en los oleoductos que puede impedir que el flujo se reanude incluso después de que se resuelvan los cortes de energía. Sin embargo, de acuerdo con los datos de seguimiento de petroleros, la principal terminal de exportación de Venezuela en Puerto José aparentemente pudo cargar crudo en los buques entre apagones, lo que posiblemente indica que el crudo cargado fue tomado del almacenamiento en tierra. Por esta razón, EIA estima que la producción de Venezuela cayó a un ritmo más rápido que sus exportaciones.

En 2019, la disminución de la producción de crudo de Venezuela ha sido el resultado de una combinación de interrupciones y pérdida de capacidad. La EIA distingue entre reducciones voluntarias de la producción, interrupciones o interrupciones imprevistas de la producción y disminuciones previstas de la producción. Para la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), los recortes voluntarios se contabilizan como capacidad excedentaria. La EIA define la capacidad de producción de crudo sobrante como la producción potencial de petróleo que podría ponerse en marcha en un plazo de 30 días y mantenerse durante al menos 90 días, de acuerdo con las prácticas comerciales correctas.

 

error: