Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Cajas solidarias: El negocio que crece a costa del hambre

Caja solidaria
18/08/2017
|
FOTOGRAFÍA: FABIANNY CRESPO

Las cajas o bolsas de comida CLAP entregados por el gobierno es uno de los trabajos publicados en El Estímulo, que integra los galardonados por el gran premio de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) edición 2017. 

Mientras que el gobierno venezolano niega una ayuda humanitaria con la excusa de permitir injerencia por parte de países “enemigos”, un porcentaje muy pequeño de familias tiene la suerte de contar con alguien que le envíe cajas de comida o productos de primera necesidad desde el exterior para aliviar el desespero de intentar conseguir el pan de cada día.

Las llamadas cajas solidarias son enviadas desde cualquier parte del mundo a Venezuela. En especial desde Barcelona, Londres, Miami, Madrid o Panamá, lugares donde se ha multiplicado la colonia de venezolanos en el exterior. Aunque suene difícil de creer, la compra y envío de los productos es bastante económica para cualquiera que tenga alguna ganancia en dólares o euros. Con un poco de tiempo para hacer el mercado y ser inteligente para captar las ofertas de los supermercados es suficiente.

Johanna Camacho es una venezolana residente en Londres desde hace 10 años. Dice que en los últimos meses prefiere mandar cajas que las remesas de 100 dólares que transfería al mes a sus padres. “Prefiero tener la certeza que tienen comida, que mandarle un dinero que se come la inflación”.

Aceite de maíz, arroz, atún enlatado, granos, jabón de baño, pañales, granos y repuestos de carros abundan en estas cajas de cartón. La preocupación por sentir que sus familiares tendrán los estómagos llenos hace a muchos venezolanos en el exterior acudir a este servicio: “Si no llega la caja, no comen”, dijo Enrique, un ingeniero venezolano en Madrid.

Rubén, quien vivía en Caracas y se mudó hace unos meses a Hollywood (al sur de la Florida), envió una caja a sus familiares con solo 160 dólares. El paquete, en su mayoría, tenía granos y enlatados, y lo más importante para él era que la fecha de vencimiento de cada uno de los productos fuese, al menos, a finales del año 2017 o en 2018 para no perder ninguno de los alimentos.

Por su parte, José, quien solo estuvo tres meses en EEUU y al primer mes ya estaba enviando una caja de alimentos, gastó $150 en un mercado para su esposa en Venezuela. Adicionalmente, mandó repuestos de carros que le costaron alrededor de $300. Vale acotar que no importa la mezcla de productos que se introduzcan en la caja mientras que no sea nada ilícito.

Lo que a muchos no les podría gustar es el tiempo en que tarda en llegar el paquete. La duración estándar es de un mes. Las compras en “el imperio” incluye todo eso que el venezolano disfrutaba antes de explotar la crisis económica.

- El auge del ‘puerta a puerta’ -

La ola de envíos para aliviar la escasez llevó a pequeñas empresas de remesas y paquetería a ofrecer servicios  ‘puerta a puerta’. Muchas de ellas son de emprendedores criollos que han visto del hambre un negocio.

Con el auge de este tipo de envío, cuesta no encontrar un carrier que no ofrezca el servicio. La mayoría de los establecimientos ofrecen múltiples tamaños de cajas con diferentes precios y el gancho para captar el cliente es irresistible: no importa el peso, todo lo que pueda entrar en la caja que selecciones puede ser enviado sin ningún recargo adicional.

De diferentes precios y tamaños son los cajones que se pueden elegir para enviar la mercancía. Sin límite de peso, cualquiera lo ve como una manera viable de quienes viven en el país con la inflación más alta de la región. Analistas privados calculan 500% al cierre de este año.

Johanna Hopking es una periodista venezolana que creó en abril pasado una compañía de envíos en Fort Lauderdale, que ella califica como un “costumer service personalizado”. Johanna dijo a El Estímulo que su empresa, USA To Home, se encarga de empaquetar, enviar la mercancía vía barco o avión, y hacerle seguimiento hasta que llega a su destino.

“Compran muchos pañales o cosas para bebés”, asegura la pequeña empresaria sobre los clientes que han enviado mercancía directamente a sus familiares. Además, al conocer la delicada situación que existe en Venezuela, aprovecha para donar y enviar sin costo adicional ropa de bebé usada que deja de utilizar su hijo de tres años.

Dentro de este trabajo existe un arte oculto, que es llenar cajas de cartón sin dejar ni un pequeño espacio vacío, aprovechando así la totalidad del empaque y hasta el último centavo de dólar por el precio del cajón. Esta habilidad se va desarrollando con la práctica, cuenta Dina, encargada de GP Postal ubicado dentro del Walmart de Miami Lakes.

Embalar potes que contienen líquidos, forrar frascos de vidrio y disponer más de 150 productos en una caja de  20cm x 20cm x 20cm se logra con tiempo, paciencia y admitiendo que la necesidad en Venezuela cada vez es mayor. “Según lo que me dicen mis clientes, en Venezuela hace falta de todo”, contó Dina a El Estímulo mientras encajaba todos los productos de un mercado como piezas de Tetris dentro de una caja de cartón.

La caja más económica tiene un costo de 45 dólares y la más cara 100 dólares con impuesto incluido, aunque todo depende del carrierr. Llegan a la casa o a una oficina en Venezuela donde las pueden retirar.

- ¿Cómo volverse un experto para enviar comida? -

Para llevar a cabo este pequeño regalo familiar que cualquier venezolano ve como oro empaquetado, solo hace falta tomar en cuenta algunos consejos de criollos que ya pasaron por el proceso. A continuación se los ofrecemos:

-Aprovecha las ofertas de los diferentes supermercados de la zona donde viven: “Compra uno y el segundo te sale gratis” es la más popular de las ofertas. Sin embargo, hay tiendas que tienen precios especiales para diferentes productos semana tras semana, solo es cuestión de revisar los folletos.

-Asegúrate de que las fechas de vencimiento de cada producto sean, al menos, de tres meses en adelante: Recuerda que debes tomar en cuenta las cuatro semanas de viaje de la caja en barco y la cantidad de tiempo en que tu familia necesitará usar la comida.

-Haz una lista de lo que es más necesario para las personas en Venezuela: Aunque todo se vea ineludible, hay familias que podrían necesitar más cosas que otras. Dale prioridad a lo que necesita cada familiar.

-Comprar paulatinamente ayuda al presupuesto: Ir comprando poco a poco los productos y mantenerlos en casa hasta que se tenga todo a la mano es una opción válida para el envío final. Muchos esperan tener la cantidad necesaria de mercancía para enviar una caja grande que dure varios meses en lugar de enviar varias cajas pequeñas tan seguidas.

-Verifica los precios bases de todos los supermercados y compra el que mejor se adapte a tu bolsillo: Con el libre mercado no todos los productos tienen un precio regulado como en Venezuela, tienes la libertad de comprar donde esté más barato cada cosa que necesites enviar, así que no compres todo en un solo lugar por ser más cómodo o salir del paso cuando también quieres cuidar tu bolsillo.

 

 

error: