Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Casi 700 millones de billetes nuevos son insuficientes para la demanda de efectivo

Billetes cono monetario
14/09/2017
|
FOTO: AFP | ARCHIVO

El número de billetes de la nueva familia emitida por el BCV hasta agosto se coloca en 693 millones versus las 6.404 millones de piezas de 100 bolívares que se encuentran en circulación. Mientras la liquidez monetaria continúa su escalada al crecer Bs 23,5 billones en lo que va de 2017 y ubicarse en Bs 33 billones 950 mil 182 millones, es decir, 3,2 veces más que al cierre de 2016.

El ingreso de más piezas de 100 bolívares al torrente monetario se ha minimizado en comparación a años anteriores, sin embargo, aún continúa siendo el de mayor circulación en el país a pesar de la llegada a Venezuela de billetes de más alta denominación.

Cifras del Banco Central de Venezuela (BCV) revelan que hasta el mes de agosto, el total de billetes en circulación cerró en 14 mil 135 millones, de los cuales 693 millones pertenecen a piezas de la nueva familia (Bs 500, Bs 1.000, Bs 2.000, Bs 5.000, Bs 10.000 y Bs 20.000).

De la vieja familia de billetes, el de Bs 100 totaliza 6.404 millones, seguido del de Bs 50 con 3.174 millones de piezas.

De esta manera y de acuerdo a las estadísticas, las piezas de más alta denominación (693 millones de unidades) apenas representan 11% de todos los billetes de Bs 100 (6.404 millones de unidades), según la data al cierre de agosto.

A pesar de la gran cantidad de billetes nuevos puestos en circulación durante 2017, el número ha sido insuficiente para cubrir la demanda de efectivo de los consumidores.

Actualmente, el monto total en bolívares de las piezas de ambas familias cerró agosto en Bs 2,7 billones, de los cuales Bs 1,8 billones corresponden a los nuevos billetes y Bs 837 mil millones a notas de Bs 2, Bs 5, Bs 10, Bs 20, Bs 50 y Bs 100.

El presidente Nicolás Maduro ordenó en diciembre de 2016, el retiro del billete de Bs 100, pero debido a la crisis de efectivo que generó la medida en el país, ha tenido que retrasar su desmonetización. La más reciente prórroga vence el próximo 20 de septiembre y todo hace prever que esta pieza continuará vigente por lo menos hasta finales del año.

En todos estos ochos meses, sin embargo, el BCV decidió emitir menos piezas de Bs 100, algo que no sucedía desde 2011 cuando colocaron 138,4 millones de notas. En los ochos meses de 2017 han circulado 109,7 millones de nuevas unidades, lo que representa una baja significativa con respecto a 2016 cuando se colocaron 2.509 millones de billetes de esta denominación.

Son varios los motivos por los cuales la actual circulación de piezas de la vieja y nueva familia aún sigue siendo insuficiente para cubrir la demanda de efectivo de la población. 

Los constantes aumentos de precios de los bienes y servicios que colocan a Venezuela al borde de una hiperinflación, tras el aumento desmedido de la liquidez monetaria por parte del BCV, ha hecho que se genere una crisis de efectivo. El gobierno anunció esta semana el reinicio de un plan para proteger el cono monetario, para evitar la extracción de billetes del país, que a su juicio ha sido el motivo principal de la falta de papel moneda.

De acuerdo con cálculos de la Asamblea Nacional, la tasa de inflación acumulada entre los meses de enero y agosto se coloca en 366,4%; mientras que estimaciones de analistas privados prevén que finalice 2017 en torno a 700%. No obstante, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el banco de inversión Barclays Capital proyectan más de 1.000% para el cierre del año.

Las estadísticas del BCV resaltan que la liquidez alcanzó en agosto un monto de Bs 33 billones 950 mil 182 millones, lo que significa un alza de 226% en el año. Al cierre de 2016, este indicador se ubicó en Bs 10 billones 426 mil 555 millones.

La expansión monetaria que ha ejecutado el ente emisor en los últimos años, tras incrementar el financiamiento a empresas estatales como Pdvsa, ha sido clave para el alza de la inflación.

Economistas explican que para tener una óptima disponibilidad de efectivo y así cubrir la demanda de la población, es aconsejable mantener una relación entre la liquidez monetaria y los billetes de aproximadamente 12%. Es decir, el número de piezas debe alcanzar 12% del total de liquidez. Venezuela poca veces lo ha alcanzado, pero en los últimos meses la proporción ha bajado.

Para el mes de agosto, este indicador se encontraba en 7,36% cuando en el mes de junio llegó a estar en 8%.

La escasez de efectivo ha impactado a la población al no poder retirar el efectivo suficiente para sus gastos menores, pero también al comercio y a la banca, cuyos puntos de venta y cajeros automáticos cerrados por daños no han podido ser sustituidos ante la falta de divisas para importar los repuestos. Esta situación empeora aún más la disponibilidad de efectivo que requieren los consumidores.

error: