Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Cataluña mueve la quinta parte de la economía de España

Banco Sabadell
10/10/2017
|
FOTO: EFE / ENRIC FONTCUBERTA

Cataluña es uno de los motores de la economía de España, puntera en exportaciones, industria, investigación y turismo, a pesar de una elevada deuda.

El gobierno de Mariano Rajoy pide a Cataluña no concretar su separación de España tras el referéndum del 1 de octubre en el que se votó a favor de las pretensiones independentistas de Carles Puigdemont, presidente de la Generalidad de Cataluña.

La región representa la quinta parte del Producto Interno Bruto español. Aquí algunos datos que dan cuenta de la relevancia de la zona para la nación ibérica.

Peso pesado de la economía junto con Madrid. Cataluña representaba el 19% del PIB español en 2016, por lo que competía con Madrid (18,9%) por ser la región más rica del país.

En PIB per cápita figura en cuarta posición (28.600 euros frente a una media de 24.000 en España), por detrás de Madrid, País Vasco y Navarra.

La tasa de desempleo, similar a la de la capital, es bastante inferior a la del resto del país: 13,2% en el segundo trimestre de 2017, frente a 17,2% a nivel nacional. En Madrid era de 13%.

Exportaciones dinámicas y grandes grupos. Cataluña es, de lejos, la primera región exportadora de España, con 25% de las ventas de mercancías en el extranjero en 2016 y en el primer trimestre de 2017.

La región atrajo en 2015 alrededor de 14% de las inversiones extranjeras en España, en segunda posición, muy por detrás de Madrid (64%), pero por delante de todas las demás regiones, según datos del ministerio de Economía.

Barcelona alberga además grandes empresas, como el grupo textil Mango o el perfumista Puig, propietario de Nina Ricci, Paco Rabanne y Jean-Paul Gaultier. En los últimos días sin embargo, y por temor a los efectos de una declaración de independencia, grandes empresas sacaron de Cataluña su sede social, entre otros los dos mayores bancos (CaixaBank y Sabadell) y Gas Natural.

Gran actor industrial. El agroalimentario es el mayor sector industrial de Cataluña en términos de empleo y volumen de negocios, gracias a la industria de la carne y en particular el segmento del cerdo.

Cataluña concentra por otro lado la mitad de toda la producción química de España, con un gran polo en Tarragona. Su actividad es superior a la de ciertos países europeos como Austria, según la federación regional del sector.

Cataluña era en 2016 la segunda región española en número de vehículos fabricados, con 19% de la producción nacional. Nissan y Volkswagen (a través de su marca Seat) poseen allí varias fábricas. España es el segundo mayor fabricante de coches de la Unión Europea, por detrás de Alemania.

Líder en investigación. Cataluña apuesta mucho por la investigación, en particular en biociencias (genética, neurociencias, biología celular, etc), un sector que representa 7% de su PIB. Cuenta con hospitales líderes, centros de investigación y hasta un acelerador de partículas, y se presenta como la primera región de Europa en número de empresas farmacéuticas por habitante.

Las nuevas tecnologías están también muy presentes en Barcelona, que cada año acoge el congreso mundial de la telefonía móvil.

Las universidades figuran entre las mejores de España. De las cinco primeras universidades españolas de la clasificación de Shanghái, tres son catalanas. También hay dos importantes escuelas de comercio, y Barcelona cuenta con grandes editoriales en lengua española, como Planeta y Anagrama.

Primer destino turístico de España. Con su capital, Barcelona, y las playas de su Costa Brava, es la región española que atrae más turistas extranjeros.

La tendencia se acentuó en los últimos años. Más de 18 millones de personas visitaron Cataluña en 2016, es decir una cuarta parte del total de los extranjeros llegados al país.

Su aeropuerto (El Prat) es el segundo del país, después del de Madrid. Acogió en 2016 a más de 44 millones de pasajeros, y es muy apreciado por compañías de bajo coste, que quieren crear allí una plataforma europea para sus vuelos de largo recorrido con destino al continente americano.

Por otro lado, el puerto de Barcelona es el tercero de España en volumen de mercancías, por detrás del de Algeciras y Valencia, y uno de los más relevantes de Europa en cuanto a cruceros.

La deuda punto flaco. El peso de la deuda pública es uno de los puntos débiles de Cataluña, ya que representa 35,4% de su PIB, con lo se ubicaba como la tercera región más endeudada de España en términos relativos en el segundo trimestre de 2017.

En valor absoluto, Cataluña figura a la cabeza, con una deuda de 76.700 millones de euros a finales de junio.

La deuda catalana, relegada por las agencias calificadoras a la categoría de especulativa, le impide al gobierno regional financiarse directamente en los mercados, por lo que depende de los préstamos del Estado central.

El impacto económico de una eventual secesión. Según el ministro de Economía español Luis de Guindos, una Cataluña independiente saldría de la Unión Europea, su PIB caería entre 25 y 30% y el desempleo se duplicaría.

Algunos economistas creen por el contrario que el nuevo Estado se mantendría en la UE y calculan que su PIB se mantendría estable a corto plazo y aumentaría 7% a largo plazo.

El gobierno catalán cree también que la región no sufriría más un “déficit presupuestario”, derivado del hecho de que aporta al Estado central más dinero del que recibe.

El ejecutivo catalán cifra ese déficit en alrededor de 16.000 millones de euros (8% del PIB regional), y el gobierno central, con otra metodología, en 10.000 millones (5% del PIB regional).