Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Cinco razones por las cuales el petro es una estafa

Foto: Gregorio Terán | AVN
13/11/2018
|
FOTO: ARCHIVO EL ESTÍMULO

El petro ha sido visto como un sospechoso fraude desde que fue anunciado por el chavismo y al día de hoy permanecen serias dudas que el gobierno no termina de aclarar. El Interés elaboró una somera lista con las razones principales por las cuales la criptomoneda lanzada por Nicolás Maduro es vista como una estafa por expertos en el tema, economistas y hasta empresas que hacen vida en el ecosistema mundial de las criptomonedas.

Mientras que buena parte de la comunidad financiera internacional ha decidido mantenerse fuera del uso del petro, el gobierno venezolano ha hecho lo posible para impulsar su adopción dentro del territorio nacional, obligando el uso de la criptomoneda para el pago de pasaportes, impuestos e indemnizaciones.

Aun así, parece haber resistencia por parte de los venezolanos debido a las advertencias por el olor a fraude que despide el proyecto oficial.

1.- Ningún país del mundo ha decido tranzar con la moneda

En un principio, el presidente Nicolás Maduro anunció la criptomoneda como una medida para evadir las sanciones impuestas por Estados Unidos el año pasado contra las principales figuras de su gobierno. Pero como ningún país ha aceptado utilizar petros para hacer negocios con Venezuela, el gobernante ha decidido darle una variedad más amplia de usos, como el pago de impuestos, pago de pasaportes e indemnizaciones por accidentes.

Hasta ahora, el petro ha cambiado de objetivo por lo menos dos veces. Esto atenta directamente contra la confianza y la credibilidad del proyecto, los dos principios fundamentales de todas las criptomonedas.

Por otro lado, el gobierno de Venezuela carece de credibilidad y es desconocido por al menos 64 países de la comunidad internacional, por lo que cualquier medida anunciada o ejecutada genera desconfianza en muchos sectores. Así que por el simple hecho de que sea una criptomoneda respaldada por el ejecutivo nacional, es suficiente para que más de una persona no se sienta segura sin siquiera estudiar el proyecto.

Lo que es más, el gobierno de Donald Trump, a través del departamento del Tesoro, ha advertido que los ciudadanos o empresas de Estados Unidos tienen prohibido negociar con el petro, al que no considera ninguna moneda, sino más bien una emisión de deuda que pretende usar reservas de petróleo como colateral (garantía) de endeudamiento.

Es poco probable que operadores de los mercados internacionales, o empresas con operaciones en varios países quieran arriesgarse a ser sancionadas por Estados Unidos.

2.- Las criptomonedas son descentralizadas, el petro no.

El concepto principal de una criptomoneda y la razón por la cual han ganado tanta popularidad, es porque son descentralizadas: ningún banco central las controla y por ende, no se pueden emitir más en caso de que “sea necesario”. Por lo menos este es el caso del Bitcoin, la primera criptomoneda, que tiene un suministro único de 21 millones de unidades y una vez que este se acabe, no se podrán emitir más.

El petro es totalmente centralizado pese a que trabaja con la tecnología blockchain, ya que solo el gobierno es quien puede manejarlo.

Una de las características de la tecnología blockchain, además de la descentralización, es que funciona como un libro mayor de contabilidad, que es inmutable y público porque cualquier persona tiene acceso.

Cuando la preventa del petro finalizó, Maduro declaró que se recaudaron más de 3.000 millones de dólares, pero esa información no se pudo comprobar en la blockchain. Además el mandatario tampoco dio información de las supuestas empresas que habían participado en la preventa. En definitiva, esa supuesta recaudación no parecer ser más que propaganda oficial, o “fake news” (mentiras elaboradas).

El “libro blanco” del petro de Maduro establecía que la moneda sería emitida en una red específica. Pero sin dar razón o declaraciones oficiales al respecto, la red fue cambiada en último momento antes de que se lanzara la preventa.

3.- Ningún intercambio de criptomonedas ha decidido listar al petro en sus plataformas

Mientras ningún sistema de intercambio la acepte, el petro es como una divisa que no puede ser almacenada en ningún banco. Solo se puede comprar y usarse en Venezuela para adquirir algunos rubros en alguna u otra tienda oficialista.

Varios intercambios y rankings importantes del ecosistema de criptomonedas han calificado al petro como un proyecto fraudulento y es por esta razón que hasta ahora ninguna entidad “cripto-financiera” ha brindado soporte para comercializarlo.

De hecho, icoindex, una pagina que analiza criptactivos, elaboró un documento en el que explicaba por qué el petro era una estafa en un plano criptográfico y por qué recomendaba a sus usuarios mantenerse alejados de cualquier inversión relacionada.

4.- Es más un bono que una moneda

Una de las principales propagandas del gobierno con el petro es la de utilizarlo como un deposito de valor, ya que le petroleo es más estable que el bolívar. Es por esta razón que se insta a los ciudadanos a invertir en el activo con el objetivo de proteger su dinero. Maduro y sus colaboradores también intentan vender un supuesto plan de ahorro en oro extraído mediante la destrucción de los frágiles ecosistemas del sur del país.

Este hecho también atenta contra la confianza debido a que los posibles inversionistas no tienen claro en qué van a invertir. Eso ya puede ser suficiente para que cualquier interesado sea disuadido de invertir el proyecto.

5.- No puede ser intercambiada por otra criptomoneda

Esta es quizá la razón más relevante de todas. El hecho de que el petro no se pueda intercambiar con alguna otra criptomoneda apunta hacía el acto de que el gobierno utilizó el proyecto como una medida para sacar dinero de los ciudadanos y de otros países con una promesa de retorno que no es visible.

Por otro lado, puede que no sea negocio para el gobierno que el petro se pueda intercambiar por otras criptomonedas debido a que éste se adquiere con dólares a una tasa preferencial, mientras que otras criptomonedas se pagan a una tasa de mercado paralelo a través de distintas plataformas digitales. Por lo que si compramos un petro en BsS 3.600, y cambiamos su valor en dólares a Bitcoin, por ejemplo, se pudiera obtener una mayor ganancia.

Si este fuera el caso, muy probablemente el suministro de petros se agotaría más rápido de lo previsto y el gobierno terminaría emitiendo más porque tienen el control total de una moneda que debería ser descentralizada.

Recientemente, Maduro dijo que el petro podrá ser intercambiado por otras monedas digitales si es adquirido antes del 31 de diciembre, pero no dio razón del hecho ni explicó como se haría dicho intercambio para aquellos que tengan planes de adquirirlo.

error: