Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Compras venezolanas a Brasil caen al peor nivel en 17 años

Dilma Rousseff, Nicolas Maduro
08/01/2018
|
FOTO AP/ERALDO PERES (ARCHIVO)

Las importaciones de alimentos y otros productos básicos brasileños por parte de Venezuela se derrumbaron el año pasado a su nivel más bajo en al menos 17 años, por debajo de $500 millones, lo que ayuda a explicar parte de la escasez en el país, que bajo el chavismo había extremado su dependencia a proveedores extranjeros, especialmente a aliados políticos.

Según las cifras oficiales del ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, en 2017 Venezuela compró a ese país productos básicos, semi manufacturados e industrializados por un valor total de $469 millones, lo que evidencia un derrumbe de 63% respecto a los $1.275 millones comprados en 2016.

El año pasado se agudizó la creciente escasez de alimentos, materias primas y repuestos en Venezuela, en medio de una profunda depresión económica e hiperinflación.

El colapso de la industria petrolera, con un derrumbe de la producción de 600.000 barriles por día de crudo respecto a 2015, y precios internacionales en baja, dejó al gobierno de Maduro con menos divisas para pagar importaciones. El chavismo importa directamente o autoriza de manera expresa todas las compras públicas o privadas hechas al exterior.

Respecto al comercio con Brasil, las cifras de 2016 y 2017 están muy lejos del tope de $5.150 millones en mercancías importadas en 2008, y de los $5.056 millones de 2012, estos dos últimos años los de mayor esplendor en las relaciones comerciales, económicas y políticas entre los dos países.

El hoy difunto presidente Hugo Chávez y su entonces amigo Luiz Inácio Lula da Silva (del socialista Partido de los Trabajadores) privilegiaron las relaciones bilaterales y favorecieron los negocios de grandes empresas que a su vez financiaban a estos partidos políticos y a renombrados dirigentes, según investigaciones judiciales llevadas a cabo en Brasil.

Las compras desde Venezuela y tal nivel de dependencia eran insostenibles, y eso no le convenía a ninguno de los socios, llegó a advertir Lula en una visita que hizo a Venezuela en 2009, cuando recomendó al chavismo diversificar la economía petrolera.

La balanza comercial siempre fue abismalmente favorable a Brasil, tendencia que se ha atenuado en los últimos dos años, cuando paralelamente las relaciones políticas bilaterales se agriaron con la salida del PT del poder, en medio de escándalos mayores de corrupción y la destitución de la presidenta Dilma Rousseff.

En 2014 las importaciones desde el vecino país sumaron $4.632 millones, para caer en más de un tercio en 2015, hasta 2.986 millones.

En 2017 los principales productos importados desde Brasil siguieron siendo alimentos básicos. En primer lugar figuró “Azúcares de caña”, con una factura de $73 millones y participación de 15,67%; seguido de “Carnes de pollo y gallina”, por $47,6 millones de y 10,13% de participación y de “Maíz en grano”, con $27,7 millones y 5,9% de participación en dólares.

Venezuela también le compró a la principal economía de América Latina $27,7 millones en leche en polvo entera (3,4%) y $13,87 millones en arroz parbolizado y $13,5 millones en harina de trigo.

Por su parte, las exportaciones desde Venezuela a Brasil sumaron el año pasado $391 millones, un retroceso de 5,6% respecto a los $415 millones de 2016 y muy cerca del más bajo nivel histórico, registrado en 2007, cuando fue de apenas 345 millones.

El máximo nivel ocurrió en 2000, con $1.327 millones.

El año pasado, el apartado “Naftas para petroquímica” fue otra vez el principal producto venezolano vendido a Brasil, con un 39% de participación y una factura de $154 millones, seguido de metanol, con $91 millones y 23%; urea, con 50 millones y 12,9%, y energía eléctrica, con $50,4 millones y 12,87% de participación.

Pese a la escasez crónica de energía en Venezuela y los constantes apagones, el gobierno sigue vendiendo electricidad generada en la menguada represa del Guri para atender parte de la demanda del estado brasileño de Roraima, fronterizo con el estado Bolívar

error: