Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Conindustria: 85% de las empresas del país creen que cerrarán en los próximos dos años

Olialquiaga
13/12/2018
|
TEXTO: GABRIELA GONZÁLEZ Y MANUEL TOVAR

El plan de Recuperación Económica del gobierno de Nicolás Maduro impactó negativamente a empresas. Los industriales no esperan mejore sin un cambio político y económico en el país

Una situación aciaga y sombría es la que le espera a la industria venezolana el próximo año si no hay cambios políticos y económicos. 85% de las empresas creen que cerrarán en un periodo no mayor a dos años, de acuerdo con los resultados de la encuesta de coyuntura del tercer trimestre de 2018 de la Confederación Nacional de Industriales de Venezuela.

Según lo expresado por el gremio, 53% de las empresas del parque industrial venezolano operó a menos de 20% de su capacidad instalada. Es decir, que 1.325 empresas de las 2.500 que aún sobreviven están trabajando al mínimo.

El presidente de Conindustria, Juan Pablo Olalquiaga, manifestó su preocupación por la difícil coyuntura que atraviesa la manufactura venezolana. Dijo que no ve posibilidad alguna de mejoras económicas ni sociales del país, por la inacción y políticas desacertadas del Ejecutivo nacional.

Olalquiaga aseveró que entre 600 y 700 empresas industriales están en situación crítica y podrían cerrar el próximo año, lo que es muy dramático para el país porque hay menos ofertas de bienes y de puestos de empleo.

Recordó que el universo de las empresas actualmente es de 2.500 industrias mientras que cuando el chavismo asumió el poder eran de 12.700 industrias.

“En la medida en que se acaba la industria se acaba el empleo, en Venezuela por cada puesto de trabajo directo hay tres indirectos. Nosotros en Conindustria creemos que se han perdido 1,5 millones de puestos de trabajo a lo largo de los años de la revolución”, manifestó.

Sobre esto Olalquiaga dijo que la en la actualidad 4 de cada 10 empresas han disminuido la cantidad de empleados lo que implica que 1.000 de las 2.500 empresas que aún existen han perdido trabajadores.

El estudio que abarcó el período julio-septiembre de 2018, es realizado trimestralmente por el gremio industrial, para recoger la situación del sector manufacturero nacional y proponer políticas y estrategias de acción de la industria venezolana.

La encuesta reveló que 92% de las industrias están en una situación operativa muy difícil y 71% de ellas no tienen capacidad de inversión o de actualizar su parque tecnológico, mucho menos de alcanzar un nivel de productividad razonable para la reposición de inventarios o tener acceso a mercados extranjeros.

Olalquiaga indicó que 86% de las empresas redujeron drásticamente su producción en términos de unidades físicas. Ello refuerza las proyecciones que auguraban una caída del PIB del país, cercano a un 20%, para finales del presente año. Agregó que 84% de las empresas reportó una disminución en sus ventas, mientras que sólo 6% las aumentó.

El industrial manifestó que el sector más afectado es el autopartes, una industria que se aportaba importantes beneficios a la inversión nacional. Olalquiaga indicó que aunque resulte paradójico, el sector menos afectado es el del agro. Explicó que es donde hay más inversión desde el Estado y es el que prioriza el ciudadano pues la alimentación es la necesidad más básica. 

Una recuperación que no llega

La industria venezolana está en una situación crítica llena de incertidumbre sobre el futuro en lo político, económico e institucional. 89% de los entrevistados indicó tener grandes incertidumbres sobre cambios futuros en el entorno político, económico e institucional y 85% cree que de continuar la tendencia negativa, su empresa podría cerrar en un periodo no mayor a dos años. Y de éstos, el 57% estima que durará menos de un año.

El 95% señaló que la situación económica del país está peor o mucho peor, mientras que un 90% percibe que esa condición se mantendrá a lo largo del próximo año. Olalquiaga dijo que Venezuela está en una de las peores situaciones que ha visto un país en la humanidad sin haber pasado por un período de guerra o de desastre natural.

 

Expresó que el escenario económico para 2019 es muy malo, y añadió que Venezuela dejó de ser un país industrializado.  De acuerdo a Olalquiaga, un cambio de gobierno con consecuentes cambios de políticas podrían frenar el descalabro de la industria. y sopesó que en meses se podrían recuperar industrias que aún operan por encima del 30 % y dos años para las empresas que están más afectadas. 

Olalquiaga también se refirió a la decisión gubernamental de pagar las nóminas de los privados, algo que califica de “ilegal” y que solo oculta la realidad del sector.

Conindustria by El Estímulo on Scribd

error: