Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

De fuertes racionamientos en todo el país depende la vida del embalse de Guri

Guri

La cota de Guri se ubicó el 1º de abril de 2016 en 244,38 m.s.n.m.  -se conoció de manera extraoficial-  el nivel más crítico del embalse después del alcanzado en 2003 cuando llegó a los 244,5 m.s.n.m. El consultor eléctrico José Aguilar sostuvo que para extender la vida del embalse de Guri el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, debe iniciar un fuerte plan de racionamientos programados en toda Venezuela. Señaló además que al apagar por completo Sidor y Alcasa se podrían racionar cerca de 2.500 Megavatios (Mw) para no afectar tanto al Oriente, Occidente, Centro y la capital del país. “Mientras la cota de Guri siga bajando y bajando el gobierno tendrá que racionar entre dos y tres horas el servicio eléctrico varias veces al día”, dijo el especialista en una entrevista con El Estímulo.

Exhortó al gobierno a informar a los venezolanos de los cortes de electricidad que se están ejecutando.

El especialista explicó además que no todos los metros de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar (Guri) para la Casa de Máquinas II (CM II) contienen el mismo volumen y por consiguiente no generan la misma cantidad de energía potencial. Detalló que las turbinas de CM II pierden eficiencia a medida que la cota baja, requiriendo más volumen de agua si se quiere producir la misma cantidad de energía en Gigavatio-hora (GW/h) día, lo que acelera el descenso del embalse.

Dijo que de llegar a los 240 metros sobre el nivel del mar, deberán apagarse seis turbinas de la CM II (11, 12, 15, 16, 17 y 19), pues dos de las cuatro restantes ya están fuera de servicio, 18 y 20, y las otras dos, 13 y 14, pueden operar hasta la cota 230 m.s.n.m. “porque las bocatomas de agua fueron construidas 10 metros más abajo que las de las otras unidades”. Al apagarse las unidades 11, 12, 15, 16, 17 y 19 de la CM II quedarían indisponibles más de 3.000 Mw, que se sumarían a los 1.460 Mw que producen las turbinas 18 y 20. Aguilar aclaró que, de llegar a la cota 240 m.s.n.m., el país no quedará a oscuras totalmente, pero subrayó que los cortes de electricidad serán muy fuertes porque se contará con mucho menos energía y potencia. Indicó que, con la cota actual y con racionamientos no notificados de alrededor de 2.500 Mw, más de 10 millones de venezolanos se ven afectados por el “abuso” del que ha sido víctima Guri en los últimos 23 meses de sequía que ha tenido el país. Aunado a esto el parque termoeléctrico del país no está operando al 100%, pues de 17.600 Mw que tiene instalados apenas cuenta con 6.500 Mw operativos de acuerdo con declaraciones del gerente de generación de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), Miguel Romero, en una entrevista ofrecida al canal de televisión interestatal Telesur el 29 de marzo.

Los megavatios térmicos podrían aumentar de instalarse a final de abril la unidad 6 de Planta Centro, en el estado Carabobo, que proporcionaría 600 Mw más según anunció hace unas semanas el ministro Motta Domínguez. Sin embargo, Aguilar señaló que eso no sucederá en el corto plazo pues debe superar un período de prueba que tarda alrededor de tres semanas. Resaltó que la crisis eléctrica actual no se debe solamente al fenómeno El Niño ni a falta de inversión, sino a una mala aplicación de los recursos. Indicó que en los últimos seis años se han invertido $60.000 millones en plantas eléctricas, $40.000 millones en termoelectricidad, $15.000 para megavatios hidroeléctricos y eólicos y $5.000 millones para el mantenimiento de todo. “Eso representa $27,3 millones diarios en promedio”, apuntó.

error: