Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

DW: Cuando las tierras raras se convierten en un arma

tierras
11/06/2019
|
FOTOGRAFÍA:

Las tierras raras no son realmente tan raras: cada vez que agarra su teléfono inteligente, se pone los auriculares o carga la batería, está tratando con este tipo de materias primas. Sin los 17 metales, que incluyen elementos con nombres como neodimio, lantano y cerio, nada funciona en la industria de alta tecnología.

Los gobernantes de China saben esto. Así que no fue ninguna sorpresa que hace unas semanas el jefe de Estado de China, Xi Jinping, visitara de forma demostrativa una fábrica de las codiciadas materias primas en Ganzhou, en el centro de China.

El órgano del partido del Partido Comunista insinuó abiertamente que la República Popular podía restringir las exportaciones a Estados Unidos. “¿Se convertirán las tierras raras en un contra-armamento de China ante la injustificada presión de los EEUU? La respuesta no es un secreto”, escribieron autores del Renmin Ribao, el período oficial del Partido Comunista.

“No digas que no te lo advertimos”

Y también había una frase importante en el comentario: “No digas que no te lo advertimos”. La sentencia ya se utilizó en el órgano del partido en otras ocasiones: en 1962, cuatro semanas antes de que China invadiera India, y en 1978, dos meses antes de que estallase la guerra chino-vietnamita.

Al parecer, el disparo se escuchó en Estados Unidos. El Gobierno del presidente Donald Trump anunció rápidamente “medidas sin precedentes” para suministrar al país materias primas de importancia estratégica. Según el secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, 35 elementos y sustancias se clasifican como “decisivas para la seguridad económica y nacional”, incluyendo las llamadas tierras raras.

Ross dijo que estos metales “a menudo se pasan por alto, pero sin ellos la vida moderna no sería posible. Al mismo tiempo, EEUU sigue dependiendo en un 80 por ciento de las importaciones de tierras raras de China. En el informe del Departamento de Comercio, Estados Unidos admite que el país depende completamente de las importaciones de 14 de las 35 sustancias allí enumeradas.

Materias primas críticas

Las tierras raras también han estado en la lista de la Unión Europea (UE) de materias primas críticas desde 2011. La UE depende totalmente de las importaciones del exterior. Sin embargo, según el Instituto Federal de Geociencias y Recursos Naturales (BGR), la economía alemana no tiene por qué temer los cuellos de botella de la oferta. “Consideramos que los riesgos son bastante bajos a corto y mediano plazo”, dijo Harald Elsner, geólogo económico de BGR.

Esto también tiene que ver con el hecho de que las tierras raras no son tan raras, sino que son muy difícil de extraer. Los complejos procesos de extracción generan una gran cantidad de aguas residuales tóxicas y, en menor medida, residuos ligeramente radiactivos.

A pesar de que EEUU y la UE han dependido durante años en un 80 por ciento de las entregas de tierras raras procedentes de China, solo el 37 por ciento de las materias primas importantes del mundo se almacenan en China. También hay un enorme centro de producción en EEUU: Mountain Pass, en el sur de California, fue la primera mina del siglo pasado en la que se extrajeron tierras raras de forma rentable. Si los precios del mercado mundial suben, Mountain Pass podría volver a ser económicamente interesante.

Australia también está desempeñando un papel cada vez más importante en este mercado: fuera de China, Mount Weld tiene el mayor depósito de tierra rara. La excavación se ha estado llevando a cabo allí desde 2011. La producción en China es a menudo más barata. Los costes salariales son más bajos y las normas medioambientales son menos estrictas.

La minería ilegal y el contrabando son también un problema para las autoridades chinas. Según un estudio estadounidense realizado en 2016, el 40 por ciento de la producción china proviene de fuentes ilegales.

Un “arma” como bumerán

El intento de convertir las tierras raras en un “arma”, como dicen los medios de comunicación chinos, podría convertirse en un bumerán: los analistas señalan que también existe preocupación en la propia China por la búsqueda de alternativas en todo el mundo. El Global Times chino reconoció este peligro: si la República Popular decide prohibir las exportaciones de tierras raras, esto tendrá “efectos complejos”, incluyendo ciertas pérdidas para la propia China. Incluso si China supiera “que Estados Unidos sufrirá las mayores pérdidas en esta situación”.

Para la producción en Alemania, las grandes empresas siguen comprando directamente en China y, según el Instituto Federal de Geociencias y Recursos Naturales (BGR), tienen contratos de suministro a largo plazo. Según la BGR, no se ven afectadas por el presente litigio. El 80 por ciento de las importaciones proviene de China y el 20 por ciento de Rusia. Estas cifras han sido relativamente constantes en los últimos años.

Incluso las empresas más pequeñas en Alemania todavía tienen suficientes existencias de tierras raras, que son suministradas principalmente por un intermediario austriaco. Otra fuente de suministro, cada vez más importante, es el fabricante australiano Lynas Corporation. Los australianos ya tienen una cuota de mercado mundial de alrededor del 15 por ciento en tierras raras.

Con información de DW

error: