Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El kilo de café molido llegó a Bs 24.000

Café
22/07/2017
|
FOTO: PIXABAY

El popular cafecito cada vez es más difícil mantenerlo en la dieta diaria de los venezolanos por su alto precio. Aunque se consiguen distintas marcas, comprarlo resulta una tarea compleja para quienes necesitan de otros productos para alimentar a sus familias.

Es extraño encontrar a un venezolano que no tome café. Por la mañana es lo primero que se ingiere apenas comienza el día, pero una taza de café tiene ahora un mayor peso en la lista del mercado.

En algunos locales del Mercado Municipal de Quinta Crespo, el kilo del aromático se conseguía en Bs 24.000 el fin de semana del 15 de julio. El monto representa 24,6% del salario mínimo legal de Bs 97.531,56, sin incluir el bono de alimentación de Bs 153.000.

Servido en barra, un cafecito cuesta Bs 1.500 y el café grande se despacha en Bs 3.000.

Pero no solo el café subió de precio. Durante el recorrido semanal de El Estímulo, se observó que en Quinta Crespo el sobre de leche en polvo, marca La Pastora, de 450 gramos, apareció en Bs 22.000, cuando los revendedores (bachaqueros) en las afueras del mercado ofrecen el kilo en Bs 24.000.

Consumidoras que hacían sus compras no dudaron en señalar que preferían adquirir el producto a los revendedores. Rosalía Fuentes, quien hacía mercado, fue una de ellas.

Las galletas de soda aparecieron a Bs 7.000. “La inflación nos tiene acorralados”, se quejó Alfredo Infante, publicista.

Los productos importados de Brasil y México, como el arroz, azúcar, la harina de trigo y la pasta, así como artículos de higiene personal como el jabón de baño y la pasta de dientes, siguen inundando los anaqueles de los negocios a precios de dólar libre.

“Pregunté por una pasta de dientes y me pidieron Bs 22.000 por un tubo de 150 gramos y Bs 28 mil por una de 180 gramos marca Colgate.

En el mercado Unicasa, ubicado en San Martín, tienen dos semanas sin recibir productos regulados, las colas de personas intentando entrar al comercio ya desaparecieron.

“Los trabajadores del automercado nos dicen que en los galpones que tienen en la zona de Guarenas, están vacíos, dicen que no tienen mercancía. Esto es deseperante, cada día es más difícil llevar los alimentos a casa”, señaló la señora Elizabeth Pereira, enfermera jubilada.

Venezuela entró en un proceso de hiperinflación. Se estima que este 2017 la variación de precios pueda alcanzar 1.000%.