Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El medio kilo de café se vende en Bs 28.000 en Quinta Crespo

Foto: Andrea Hernández
30/08/2017
|
FOTO: ARCHIVO / ANDREA HERNÁNDEZ

Alberto Avilés, tiene 60 años de edad, es jubilado  y reside en el barrio Brisas de Propatria, en la parroquia Sucre. El fin de semana del 26 de agosto acudió al mercado municipal de Quinta Crespo a comprar productos de la cesta básica, pero los elevados precios le impidieron llevarse todo lo que necesitaba.

“Los precios aumentan casi a diario, el medio kilo de café lo ofrecen entre los Bs 24.000 y 28.000 según la marca, el queso blanco duro que era lo más barato ya se consigue en Bs 27.000, por lo que  es imposible con estos precios y los bajos sueldos realizar un buen mercado”, dijo a El Estímulo.

Señala Avilés, que la mayoría de sus vecinos del barrio ahora compran en la bodega cercana las porciones de café, azúcar y aceite que utilizarán para uno o dos días. “Un huevo lo venden entre Bs 1.000 y Bs 1.200, dos cucharadas de café o de azúcar en Bs 2.000, mientras que un kilo de harina de maíz lo ofrecen en Bs 12.000”.

La realidad de Avilés la viven todos los ciudadanos que cada semana se asombran con los precios que se consiguen en el popular mercado.

El kilo de pollo subió a Bs 17.000, mientras que el cartón de huevos (30 unidades) tiene un costo de Bs 28.000.

Algunos comercios siguen ofreciendo productos importados de Brasil, a precios de dólar negro. El kilo de arroz marca Pearl y el azúcar lo ofrecen en Bs 18.500; la harina de trigo Doña Maria en Bs 18.000.

El litro de aceite a granel, ofrecido en envases sin ninguna marca comercial, lo venden en Bs 22.000.

En el supermercado Unicasa, de la avenida San Martín, al suroeste de Caracas, el kilo de pollo lo vendían a Bs 12.300, en tanto el de la carne molida se expende en Bs 22.900. El cartón de huevos lo ofrecen en Bs. 27. 200.

Los consumidores señalaron a El Estímulo que durante la semana pasada vendieron pasta de dientes regulada, harina de maíz y harina de trigo, “pero llegó muy poca cantidad y allí solo aprovechan las mafias de revendedores, a pesar de nuestras denuncias las autoridades no activan controles”, dijo Gustavo Coba, vecino de la zona.