Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Chavismo prepara desalojos y expropiaciones en mercados municipales

Mercado Municipal
08/11/2018
|
FOTO: EL ESTÍMULO

Unos 12.000 concesionarios de los distintos mercados municipales de Caracas se mantienen hoy en vilo porque las autoridades están organizando desalojos arbitrarios. Quieren obligarlos a firmar nuevos contratos para terminar con pequeños y medianos negocios que han existido durante décadas. 

Edith Rangel es una de los 1.700 concesionarios en el mercado municipal de La Hormiga, en la zona del Cementerio, parroquia Santa Rosalía. La mayoría de estos trabajadores ya tienen más de 50 años laborando en estos espacios, que ellos mismos levantaron.

“La mayoría de los trabajadores que aquí estamos éramos los antiguos manteleros que vendíamos mercancías en las calles. Las autoridades nos reubicaron este terreno en donde construimos con nuestros propios recursos toda la infraestructura. Hemos generado una gran cantidad de puestos de trabajo y muchos microempresarios han colocado en estas instalaciones sus unidades de producción, apostando al desarrollo del país”, señaló Rangel.

Informó que han recibido la visita de las autoridades del Integral de Mercados y Almacenes, Inmerca, quienes les informaron que por orden de la nueva administración en la Alcaldía del Municipio Libertador, encabezada por Érika Farías, se llevaría a cabo una restructuración en el funcionamiento de los mercados municipales.

“En ningún momento, en los mercados nos hemos resistido a que se lleven a cabo las inspecciones y regulaciones que marcan las ordenanzas y leyes, lo que no vamos a permitir es que vengan a atropellarnos, violentando nuestro derecho al trabajo y a los acuerdos en se habían llegado”.

“Después de haber asistido a una serie de mesas de trabajo con el consultor jurídico de Inmerca, Ángel Sánchez, en las cuales desarrollamos un modelo de contrato satisfactorio para ambas partes, al momento de la firma nos presentan un documento totalmente distinto al aprobado en las discusiones, en donde nos quieren obligar a que aceptemos que la concesión de nuestros locales solo tendrá dos años de duración, hecho que no vamos aceptar”, dijo Rangel.

Denunció que igualmente se les prohibió a los concesionarios realizar reuniones en las instalaciones del mercado; además se quiere prohibir que los locales sean atendidos por familiares o empleados de los dueños. Tampoco quieren aceptar que un concesionario después de haber estado trabajando por más de 40 o 50 años en las instalaciones pueda traspasar el local a algún familiar “y pretenden que la infraestructura, construida y mantenida por nosotros, con nuestro trabajo, se la entreguemos a la municipalidad. Por supuesto que nos negamos a esa imposición”.

 “Aquí nos reubicó Chávez” 

En el centro de Caracas, en un terreno al lado de la Plaza El Venezolano, desde hace más de 10 años fueron reubicados 960 trabajadores informales que laboraban en distintos tarantines o con manteles en las calles.

Expedito Rivera, es uno de estos 960 trabajadores reubicados: “aquí en estos espacios nos reubicó Chávez, el propio presidente Hugo Rafael Chávez, ordenó que nos dieran un lugar digno en donde poder seguir trabajando y así mantener nuestras familias, después de tantas peleas, enfrentamientos con la policía y las protestas callejeras”.

Dedicado a vender CD’s, Rivera señala que también recibieron la visita de las autoridades de Inmerca. “Aquí vinieron y señalaron que había muchas irregularidades, nos mandaron a poner al día nuestros documentos. Encontraron que algunos locales estaban solos o alquilados, además dijeron que se iniciaría un proceso de desalojo y reubicación de los trabajadores en otros mercados municipales, hecho que por supuesto no aceptamos”.

Indicó que ante la ola de rumores que se presentaron, decidieron enviar una comunicación a las autoridades de Inmerca para que pasarán por escrito, cuáles eran los planes que tenía para el mercado.

“La comunicación no obtuvo respuesta, al igual que en los otros mercados municipales no nos estamos negando a sostener reuniones y llegar a los acuerdos necesarios para el buen funcionamiento del mercado, lo que no vamos aceptar es las amenazas y la guerra sicológica que quieren aplicarnos con una posible medida de desalojo”, señaló Rivera.

Los comerciantes de este mercado señalaron que después de haberse completado unos trabajos de remodelación en la Plaza El Venezolano, les eliminaron el servicio de agua potable, situación que les ha desmejorado la calidad en su ambiente de trabajo, ya que los baños se mantienen sucios y mal olientes.

Un Elefante rojo rojito

Indicaron los trabajadores del mercado de la Plaza El Venezolano, que otra de las promesas realizadas por Chávez era la construcción de mercados dignos para los trabajadores informales, a los que se les prometió créditos y capacitación para ser incorporados al mercado formal como microempresarios que ayudarán al desarrollo del país.

Uno de estos mercados que se comenzó a construir para reubicar a los trabajadores informales, es el Mercado Socialista Los Guapeadores de La Bolsa, ubicado muy cerca del palacio legislativo, sede de la Asamblea Nacional.

Esta es una estructura de metal a la que le fueron construidos tres pisos, pero que el proyecto original contempla más niveles. Indicaron que allí se había prometido serían reubicados una gran cantidad de trabajadores informales, pero que la obra se encuentra paralizada desde hace varios años.

Allí solo es utilizada la planta baja por un grupo de trabajadores, que en su gran mayoría ofrecen ventas de textil. Ellos mismos han tenido que ir remodelando los espacios y acondicionándolos para poder trabajar, pero hasta ahora ninguna autoridad ni municipal y tampoco nacional se ha pronunciado si algún día terminarán la obra, que también se prometió para los buhoneros, que antes trabajaban en las calles del Centro.

En estos tres mercados, indicaron los comerciantes, han bajado las ventas más de un 50%, motivado a la situación económica que vive el país, en donde las familias destinan gran parte de su dinero a comprar alimentos.

error: