Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Francisco Rodríguez: Si Falcón no fuera promercado no hablaría de dolarizar

120318 Francisco Rodríguez, economistaFOTO: Harold Escalona
13/03/2018
|
FOTO: HAROLD ESCALONA

Francisco Rodríguez, asesor económico del candidato presidencial Henri Falcón, sostiene que la economía venezolana se encuentra en un “descalabro total” tras la destrucción del sistema de precios. Reitera la necesidad de levantar los controles para iniciar el plan de estabilización y ampliar la política de subsidios a la población no a través de distintas “tarjetas”.

“El plan de estabilización económica que requiere Venezuela pasa por el levantamiento de los controles de precios y de cambio, para dar luego paso a un proceso de dolarización”, afirma el economista Francisco Rodríguez, quien asume junto a Falcón la tarea de iniciar el cambio en el país.

Este plan para estabilizar la economía ayudará en consecuencia a la ahora alicaída industria petrolera venezolana, para lo cual el equipo del candidato presidencial Henri Falcón cuenta ya con un programa para levantar la producción. “La estabilización y la desregulación de precios tendrán un efecto positivo en la industria petrolera“.

Rodríguez lidera el grupo de asesores económicos que acompañan al exgobernador de Lara en su campaña electoral y aunque aún no puede develar por completo el programa de gobierno -el cual será dado a conocer en los próximos días-, dio a conocer las principales líneas a seguir.

Señaló que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) tiene una alta y amplia carga tributaria y se le ha exigido financiar una gran cantidad de programas sociales, obligándola a endeudarse fuertemente para continuar sus planes de inversión; aunado a los muchos problemas operativos. Situación que se debe revertir.

“Se debe igualmente ofrecer mayor seguridad jurídica a los inversionistas y socios estratégicos a través del régimen tributario. Es prioritario contar con contratos de estabilidad jurídica que limiten al gobierno a ejecutar constantes cambios en las condiciones y se debe ir a procesos más transparentes con las empresas mixtas”, dijo.

Resaltó el economista que se explora la posibilidad de permitir al sector privado contar con la mayoría accionaria en las empresas petroleras mixtas y para ello es necesario modificar la Ley de Hidrocarburos.

Desde 2006, año en el cual se reformó esta normativa legal, el Estado se reserva 60% de las empresas mixtas y hasta 40% para sus socios privados locales y/o extranjeros. “Tendría sentido que el Estado explorase la posibilidad de permitir la propiedad mayoritaria a las empresas privadas en las asociaciones estratégicas mixtas”.

- Programa de estabilización -

El plan económico que presentará Falcón integra una serie de acciones cuyo eje central es la dolarización de la economía. Para ello prevé levantar los controles de precios y de cambio que se instauraron desde el año 2003 y los cuales han afectado la productividad, generando hiperinflación, escasez de bienes y un alza constante del dólar paralelo.

“La economía venezolana se encuentra en un descalabro total, es disfuncional. El gobierno ha destruido el sistema de precios del país (…) Es por ello importante levantar los controles en primer lugar y luego dolarizar (…) Proponemos un programa de estabilización expansivo, no contractivo”, indicó.

Recalcó Rodríguez -sin embargo- que habría una etapa de transición para implementar la dolarización, debido a temas legales. Recordó que la Constitución establece que el bolívar es la única moneda de curso legal, por lo que cree necesario aclararlo vía referéndum.

–¿Cómo sería el proceso para dolarizar la economía?
–El proceso para ello es que el Banco Central de Venezuela cuente con reservas en dólares, prácticamente estaríamos dando esas reservas a la economía para que funcione. A la pregunta de a qué tipo de cambio usualmente se busca un precio cercano a la tasa de cambio de equilibrio que en este momento sería de alrededor de 70.000 bolívares por dólar y la cantidad de dinero necesario sería de 3.000 millones de dólares, un monto moderado con relación a las reservas que se tienen en este momento. Aunque creo que debemos ser cuidadoso de cuánto se planifica para instrumentar la dolarización, quizás consigamos menos reservas en cuanto cambie el gobierno. 

–¿Cómo quedarían los salarios de los trabajadores?
–Nos quedaríamos con un salario mínimo en dólares más alto de lo que es ahora. Con el sector público ya tenemos una mejor idea de cuál sería el monto de los salarios medido en dólares. El Estado está preparado para pagar un salario mayor en divisas. Por ello he enfatizado que la preferencia por la dolarización es la única política de estabilización que tiene garantizado el éxito.

–¿Qué papel tendría el Banco Central de Venezuela al llevarse a cabo la dolarización?
–El BCV dejaría de tener una de sus principales funciones, pero podría seguir cumpliendo otras. Puede quedar como prestamista de última instancia para los bancos en momento de crisis de liquidez, entre otras. Así como la de seguir administrando el Fondo de Estabilización Macroeconómica.

–Ha señalado que solo se requiere de $3.000 millones para dolarizar la economía. ¿Creen contar con ese monto?
–Sabemos que hay un tema de opacidad en la información pública. No podemos dar ese monto por cierto. No me sorprendería encontrarnos con nada. Si ese fuese el caso, habría que evaluar las otras fuentes de financiamiento posible, vía Fondo Monetario Internacional, mercados internacionales, entre otros.

–¿Han calculado el monto de un rescate financiero para el país?
–Nosotros hemos calculado que están por el orden de los 15.000 millones a 20.000 millones de dólares y me concentraría en los dos años en la que la economía ya empezaría a crecer tras la puesta en marcha del plan de estabilización y en ese momento se replantearía el monto. En un esquema de dolarización no se requiere un alto financiamiento, porque no hay moneda local que fortalecer. Si se requerirían recursos adicionales para el sector financiero quizás de no más de los 5.000 millones de dólares, pero éstos son montos que iremos afinando.

–¿Venezuela se encuentra en default, cómo enfrentar el tema de la deuda pública externa?
–Dado que estamos en default, la deuda hay que reestructurarla, este país necesita reducir los pagos de deuda significativamente. Gran parte de las divisas para la recuperación del país vendría de la reestructuración.

–¿Se levantaría el control de precios de una sola vez?
–Se levantaría prácticamente para todos los rubros en el corto plazo. Algunos precios podrían quedar fijos pero focalizados en ciertos bienes de primera necesidad y siempre con un margen que permita la productividad.

–¿Cuál sería la política de subsidios para la población?
–Dentro del esquema de una economía dolarizada, los subsidios serían en dólares. En estos momentos estos subsidios se los come la inflación. Debemos evaluar las prioridades. Habrá una significativa diferencia entre la forma en que los subsidios se darían y en la forma en la que el gobierno lo hace ahora. Condicionar la entrega de los subsidios al hecho de ir a votar, está mal, es incorrecto y es ilegal. Hay experiencias muy buenas con este tipo de transferencias relacionadas a la educación y salud. Planteamos que las transferencias, por ejemplo, asociadas a los niños se entreguen en la escuela a través de la alimentación o a través de otro tipo de incentivo. Los subsidios directos se deben mantener y transformar. No tiene mucho sentido tener varias tarjetas sino un sistema de registro con el cual se permita llevar la ayuda a los más necesitados.

–¿Cómo recuperar la confianza de los inversionistas, más cuando Falcón aún es visto como chavista?
–Debemos recordar que el rompimiento de Falcón con (Hugo) Chávez viene desde el tema a los ataques a la propiedad privada. Conozco a Falcón desde el año 2013 y piensa que el eje y el impulso de una economía es el sector privado. Si él no tuviera una visión pro mercado, no estuviéramos hablando de dolarización, de mayor participación privada, de abrir la industria petrolera ni de levantar el control de cambio.

–¿Habría que reducir el tamaño del Estado?
–No creo que debamos reducir el tamaño del Estado medido por el gasto real, pero sí llevarlo a niveles normales de 20% del producto interno bruto. Se puede mantener en ese rango. El gasto público en estos momentos no es alto en términos reales debido al proceso hiperinflacionario, pero el déficit sigue siendo alto. La nómina de 2,7 millones de empleados limita el nivel de los salarios y la sanidad de la administración pública, creo que se debe tener una política en la cual estos trabajadores sean incorporados al sector privado. Esto debe ocurrir gradualmente y de acuerdo al plan de estabilización y de recuperación económica.

–¿Revisarán contratos o decretos económicos aprobados por la Asamblea Constituyente y aquellos que no fueron aprobados por la Asamblea Nacional?
–Este es un tema legal y también político. En el momento en que Falcón tenga una victoria electoral, habrá una negociación y una transición dentro de las instituciones que quizás sea de unos siete meses, que sienta las bases para un sistema democrático para construir una economía sólida. Creo que todo ello, así como el rol de la ANC se va a discutir. No me corresponde decir cómo serán esos procesos pero el candidato ha dejado claro que quiere una transición pacífica y busque la coexistencia de los distintos sectores del país. Sobre los convenios que no fueron legales o constitucionales, ya serán los tribunales que señalen qué hacer.

error: