Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Gremios de Zulia piden reactivación urgente del comercio fronterizo

Foto: Reinaldo D'Santiago / AP (Archivo)
12/08/2016
|
FOTO: ARCHIVO | AP, REINALDO D'SANTIAGO

La dinámica fronteriza del estado Zulia es muy distinta de la del estado Táchira, pero no por eso menos activa. Representantes de los sectores empresariales afirman que hasta 2015 por la aduana de Paraguachón llegaron a transitar hasta $300 millones anuales en mercancía. Hoy, el valor de ese intercambio es cercano a cero.

El gran perdedor con el cierre fronterizo es Venezuela. En eso concuerdan los gremios empresariales del estado Zulia, cuyos afiliados viven las consecuencias del bloqueo vía terrestre del paso de mercancías y materia prima para sus actividades.

Con el anuncio de la reapertura del cruce peatonal el próximo sábado 13 de agosto, se da un primer paso hacia la normalización de la situación limítrofe, pero el comercio y la industria local requieren de acciones más contundentes.

“Esto es importante y urgente: Venezuela necesita del intercambio natural con Colombia, y para que pueda darse de la mejor forma necesitamos que la frontera terrestre esté abierta”, expresó Gilberto Gudiño, presidente de la Unión Empresarial del Comercio y los Servicios del estado Zulia.

Afirmó que el abastecimiento en la región no mejoró con el cierre, que tenía entre sus objetivos detener el contrabando de productos venezolanos subsidiados al lado colombiano. Por el contrario, la escasez llegó a tal punto que para evitar males mayores el gobernador de la entidad, Francisco Arias Cárdenas, emitió el decreto 1.035, que contiene las directrices para autorizar la importación de 50 rubros esenciales (incluidos alimentos, medicinas, repuestos y otros productos básicos) a través de la frontera y así mejorar el abastecimiento en la entidad.

Según Gudiño, este decreto, emitido el 11 de marzo, poco después de una jornada de intensas protestas por los cortes eléctricos, logró matizar el efecto del cierre fronterizo en los anaqueles. 

Carlos Dickson, presidente de Fedecámaras Zulia, explicó que la medida contempla la disminución de los aranceles para que los precios de los productos puedan estar por debajo de los valores que imponen los llamados “bachaqueros” o revendendores. “Esto ha tenido un impacto positivo porque permitió ver los anaqueles con alimentos, pero a un precio que no es accesible para el común de la gente”, dijo.

Es por eso que reitera la necesidad de aumentar la producción nacional mejorando las condiciones para importación de materia prima. En este sentido, considera que la autorización del paso de mercancía a través de la frontera terrestre debe ser inmediata. “No es posible que un país del tamaño de Venezuela tenga su frontera cerrada por un año. No es lógico, no somos una isla”, indicó.

Precisó que desde Colombia se importaban grandes cantidades de harina de trigo, así como materia prima para la elaboración de detergente en polvo e, incluso, insumos médicos necesarios para el mantenimiento de tomógrafos. “Muchos tomógrafos en el occidente del país están paralizados por el cierre fronterizo”, sostuvo.

- Efecto nulo -

Mientras la región limítrofe del estado Táchira está conectada por importantes ciudades, en el paso de Paraguachón, al norte del país, la lejanía de los centros poblados hace poco atractivo siquiera el cruce peatonal por motivos humanitarios, explicó Dickson.

El directivo señaló que la primera medida tomada por los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro no genera un verdadero impacto en la frontera zuliana, más allá de permitir el libre tránsito de las personas a través de la aduana de Paraguachón en vez de usar las trochas.

Explicó que la localidad de San Rafael de El Moján, la más cercana al punto fronterizo, está a una hora de camino, mientras que Maicao, del lado colombiano, se ubica a media hora dependiendo del tráfico.

En el medio, dijo, hay buhoneros y comerciantes pequeños. “Ahí no hay oportunidad de compra, los costos son más elevados (…). Como apalancamiento para el sector económico, el efecto es nulo”, sostuvo.