Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

La multimillonaria deuda secreta de Pdvsa con 28.000 jubilados

Pdvsa

Simón Antúnez, director corporativo de la Asociación de Jubilados de la industria petrolera y petroquímica, AJIP-PDV, declaró que a cada jubilado le deben 400 millones de bolívares, que multiplicado por más de 23.000 jubilados hacen una fortuna colosal, que les pertenece a los jubilados por las ganancias extras del 2016

Agregó que la Junta Administrativa del Fondo de Pensiones, no ha distribuido a los jubilados el excedente del ejercicio del año 2016, organismo que generó ganancias anuales superiores a los 2.174 millones de dólares.

Antúnez dijo también que no les han pagado los intereses de los beneficios de los años 2014, 2015, 2016 y 2017. Sobre el año 2017 las autoridades de la junta administrativa del Fondo han dicho que no han presentado el resultado a los jubilados, porque no lo han concluido.

Aunque en los estatutos no se precisa la fecha del pago de estos excedentes, la práctica por la que se regía eran cancelar esas obligaciones en el primer trimestre del año.

Una fuente de la junta administrativa que pidió no ser identificada, dijo que Pdvsa presionó para modificar los estatutos y esto culminó en perjuicio para los jubilados. Por ejemplo la tasa cambiaria utilizada en 2016 para cancelar el beneficio cambiario fue de 674 bolívares por dólar y la del 2017 fue por 3.440 bolívares por dólar, usando el Dicom.

Dijo que el patrimonio de los activos financiero del Fondo en 2013 eran de 1.922 millones de dólares, de los cuales 183 millones de dólares eran bonos emitidos por Pdvsa. En el 2014 los activos en moneda extranjera eran de 2.505 millones de dólares y de ahí en adelante todo es un secreto.

Las cifras más recientes revelan que hay 23.035 jubilados de la industria petrolera y petroquímica, aunque en la AJIP hay inscritos unos 14.000, una situación igual sucede en los sindicatos petroleros, donde no están inscritos todos los que trabajan.

En el articulado de los estatutos del Fondo de Pensiones no hay precisión sobre la fecha del pago de los excedentes. Hay una junta administradora, en el Fondo donde están representadas las filiales. La junta administrativa tiene la responsa de presenta los resultados del Fondo.

No están al día y se desconocen los resultados desde julio del año 2017, ni del 2016 y otros años anteriores. La última que oficialmente se conoce son resultados del 2013. De 2012 solo se sabe que, que Pdvsa le presto a Illaramendi 381 millones de dólares y Pdvsa dijo que había repuesto esa cantidad y asumió los riesgos de la decisión que tomen los tribunales.

Lo único seguro es una información del 2013, que había invertido el Fondo 2 mil millones de dólares en reservas actuariales, los pagos vitalicios de todos los años de 3 meses de bonificación, que se distribuye en los jubilados.

En los últimos meses se ha registrado mucha confrontación en la actividad de los jubilados petroleros que son màs de 28.035 registrados. La poca claridad de los Fondo de AJIP-PDV es uno de los resortes que los mueven y la hiperinflación que ha hecho estragos, cuando hay que definir los pagos de los excedentes anuales de las ganancias en las inversiones, principalmente por la utilización de la tasa cambiaria que se ha utilizado para esos pagos, que son cuantiosos y ha sido su principal motor de beneficio, desde que se creó el Fondo en 1993.

Sergio Sáez, de Coener, una asociación de ex ejecutivos de Pdvsa, hizo un estudio profundo del problema que están confrontando los jubilados y reflexionó al comunicado que hizo la junta directiva de Ajip-PDV indicando que el pago de 7.055.000 millones de bolívares, correspondiente al excedente del Fondo de Pensiones del 2016, debe considerarse como un pago “parcial” (monto parcial del superávit de las divisas de 3.126 millones de dólares, de los criterios de la APJ-PDV), y los pagarés en dólares emitidos por PDVSA.

Sáez también estudió a fondo la decisión de AJPI-PDV de aprobar la inversión del 94% de la cartera de activos de AJIP-PDV para “fondear” a Petróleos de Venezuela, adquiriendo pagarés emitidos por la empresa petrolera estatal, y que los intereses generados por este concepto sean pagados periódicamente.

Sáez agrega que como Pdvsa no repartió dicho excedente parcial al final del último trimestre, es un efecto negativo de cancelar esos pagos hoy, y deben indexarle la inflación para mantener el poder de adquisición de los jubilados, tomando en consideración que la tasa inflacionaria en el 2017, según el Banco Central de Venezuela fue de 2.375%.

Hay otro hueco impresionante de deudas cuando se produjo la masiva expulsión de empleados en el 2003. Para esa fecha Pdvsa tenía una nómina de 39.354 empleados y obreros y fueron despedidos 18.486, quedando solo el 48 por ciento de personal.

En grandes cifras, Petróleos de Venezuela despojo tres áreas sensibles de los bienes de los trabajadores.

No le liquidaron los salarios caídos que significaron 259.000 millones de bolívares; los Fondos de Ahorro de los trabajadores fueron incautados que significaban 171.000 millones de bolívares de una cuenta de ahorro de los trabajadores donde estos depositaban en una cuenta personal 10% y Pdvsa aportaba 50% y las prestaciones sociales que representaron 122.000 millones de bolívares.

Estos tres rubros totalizaron 550.000 millones de bolívares.

Se estima que el promedio de depósitos de cada trabajador era de 6 millones de bolívares.

error: