Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Negocios cerrados y compras nerviosas a horas de la reconversión

EE-mercados-18.08.18-DanielH (8 de 1)
19/08/2018
|
FOTOGRAFÍAS: DANIEL HERNÁNDEZ | EL ESTÍMULO

A pocas horas del inicio de la reconversión monetaria en Venezuela, se pudieron observar una gran cantidad de personas recorriendo los mercados, supermercados y demás centros de acopio de Caracas en busca de los alimentos de la canasta básica, ante la incertidumbre que se vive en el país.

Los vendedores de carne, pollo, queso, huevos y embutidos no abrieron sus negocios en los mercados de San Martín, Caño Amarillo, Catia y Quinta Crespo.

“Hay mucha incertidumbre (decía un comerciante de carne que se encontraba en Quinta Crespo), ayer sábado vendí toda la mercancía que tenía en el existencia. La gente pedía producto con la certeza que después de la reconversión los precios aumentarán nuevamente y nosotros también estamos pendiente de eso. En mi caso estoy pensando como hago para cancelar ese nuevo aumento salarial que ha decretado el Gobierno, pago de los servicios y además la compra de más mercancía”.

En algunos comercios se mantenían los carteles en donde ofrecían el kilo de pollo en Bs. 6 millones 550 mil, el kilo de carne en Bs. 10 millones, mientras que por cartón de huevos de 30 unidades pedían Bs. 15 millones, pero cuyos comercios estaban cerrados.

El precio de la mayoría de los pescados dobló su precio en una semana, pero aun así sigue siendo más económicos que la carne.

Las frutas, verduras y hortalizas también presentaron nuevos precios. El tomate lo ofrecían en Bs. 7 millones por kilo, la cebolla Bs. 3 millones 500, la papa en Bs. 3 millones, mientras que por un kilo de pimentón pedían Bs. 5 millones.

EE-mercados-18.08.18-DanielH (9 de 1)

“La verdad yo no puedo realizar comprar nerviosas, no tengo dinero, vengo al mercado a tratar de comprar algo de comida del día, si después de la reconversión aumentan los precios de la comida, me tocará reducir las compras y comer menos”, dijo Sandra Palancia, ama de casa.

A las afueras de los mercados se observaron pocos revendedores de comida, y los que ofrecían algunos productos también redoblaron sus precios “en efectivo”. Por una harina de maíz pedían un millón de bolívares, al igual que la harina de trigo. Por un kilo de azúcar solicitaban Bs. Un millón 500 mil bolívares, al igual que por un kilo de pasta.

En las instalaciones del supermercado Unicasa de San Martín, se observó una gran cantidad de usuarios, que pacientemente esperaban su turno para cancelar sus comprar, ya que los puntos de ventas funcionaban muy lentos.

EE-mercados-18.08.18-DanielH (6 de 1)

“Yo tengo fe que los precios de los productos no vayan a aumentar y que el incremento salarial se vuelva sal y agua. No tengo dinero para comprar grandes cantidades de alimentos, solo lo necesario, mis tarjetas de crédito están hasta el topo ya que las utilicé para la compra de medicamentos para mi mamá”, señaló Glenda Rosales, de profesión secretaria.

Por su parte Alfredo Díaz, de profesión cajero señalaba no tener confianza por las medidas económicas implementadas por el Gobierno “es mucha incertidumbre, no tengo confianza, creo que todo será mucho más difícil, solo puedo decir que Dios nos agarre confesados en Venezuela”.

EE-mercados-18.08.18-DanielH (5 de 1)

error: