Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Pdvsa tiene capacidad para subir producción en tan sólo 100 mil bd por año

Pdvsa-mano
12/07/2017
|
FOTO: AVN | ARCHIVO

En una transición política y económica son muchos los planes y estrategias a ejecutar para que el país salga de la crisis. En la industria petrolera, recuperar su producción no será tan fácil en un corto y mediano plazo, puesto que hará falta cambios en la legislación e importantes inversiones en el área tecnológica, sostienen expertos reunidos en el Congreso de Conindustria 2017 “Petróleo y Manufactura. Claves para la recuperación económica de Venezuela”.    

Una recuperación de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) será cuesta arriba tras años de desinversión y erradas políticas en el sector energético venezolano. Expertos en el área petrolera coinciden en que tomará varios años para que la producción de crudo alcance metas significativas, aunque se produzca un cambio de gobierno.

A juicio de Arnoldo Gabaldón, integrante del Grupo Orinoco, se requiere de importantes recursos financieros y tecnológicos para ejecutar un plan de incremento sostenido por años de la producción petrolera. Considera que pasará una década o dos para la recuperación de la industria.

“Desde el año 2005 se dijo que Venezuela iba a producir 5 millones de barriles diarios, pero en cambio hemos ido declinando. En una política petrolera para la transición hay que ser realista a la hora de plantearse metas para incrementar la producción. De acuerdo a los cálculos que hemos realizado nos encontramos que Venezuela sólo tiene capacidad para aumentar su producción en unos 100 mil barriles diarios cada año”, dijo durante su ponencia.

Explica que además de resolverse la crisis política e institucional en Venezuela, es prioritario ejecutarse otras medidas urgentes tanto en la infraestructura como legales. “Las refinerías hay que reconstruirlas”, afirmó.

Gabaldón destaca que se debe acometer prioritariamente un programa de mantenimiento mayor de la infraestructura, actualizar y hacer cumplir los procedimientos operativos apropiados, así como implantar una política agresiva de capacitación de recursos humanos en los diversos campos de la actividad petrolera.

“Igualmente, la nación debe saldar las deudas contraídas por Pdvsa para poder restablecer la industria. Un plan a ejecutarse estaría enmarcado en que la deuda con proveedores debe titularizarse”, indicó.

Señaló que es prioritario devolver a sus dueños, las empresas de servicios confiscadas, especialmente las estaciones de gasolina. Así como, una reformulación del proyecto de la Faja Petrolífera del Orinoco y la creación de un ente público regulador del sector de los hidrocarburos.

Para el experto petrolero, también es fundamental llevar a cabo una “cirugía legal”, comenzando por la Ley Orgánica de Hidrocarburos. “Eliminar la mayoría obligatoria del capital público (más del 50%) en las empresas operadoras mixtas existentes o nuevas, que realcen actividades petroleras primarias y de refinación. Además de reabrir las actividades de comercialización nacional o internacional de hidrocarburos”.

Sostiene igualmente la necesidad de eliminar los límites máximos y mínimos para la regalía petrolera y fijarla de acuerdo a cada yacimiento, y ajustarla según la rentabilidad de la explotación.

- Abrir las fronteras, sin complejos -

Para Humberto Calderón Berti, quien participó en el Congreso de Conindustria 2017 con su ponencia ¿Un futuro incierto para Venezuela?, en el sector petrolero sobreviven los que están preparados tecnológicamente y aquellos que gerencian su industria de manera óptima.

Señala que para salir de la crisis es necesario darle una nueva institucionalidad al sector público, empezando por la separación del Ministerio de Petróleo y Pdvsa, deslastrándose a su vez de todas aquellas responsabilidades que no les compete.

“Es determinante la participación del sector privado, nunca Pdvsa será lo que fue, habrá que hacer un esfuerzo enorme para recuperarla. Para ello es necesario abrir las fronteras del país sin complejos al inversionista privado”, dijo.

Coincide Calderón Berti en que se debe continuar y mejorar las asociaciones petroleras en la Faja del Orinoco.

“En el pasado con la apertura petrolera se perforaron muchos pozos gracias a los procesos tecnológicos de punta, que contribuyeron a desarrollar los mejoradores. Esto permitió producir 600 mil barriles diarios de crudo. Hoy en día, la Faja es un antro de corrupción, además de que se le abrió las puertas a una serie de países que no conocen este negocio. Aunque hayan 20 empresas mixtas, no hay crudo mejorado de la Faja porque no tienen el musculo financiero para ello”, recalcó.

Resalta que es prioritario devolver a sus dueños o al sector privado una serie de empresas de servicio. Recordó que anteriormente en Venezuela, 84% los materiales y equipos que utilizaba Pdvsa era de fabricación nacional. “Es básico la participación de los industriales venezolanos, no hay país que se desarrolle sin ello. Sin empresas de servicios no hay empresa petrolera eficiente,las empresas de servicios petroleros fueron destrozadas”.

- Importante inversión -

El economista Orlando Ochoa, afirmó en su ponencia “Petróleo y recuperación económica”, que la industria petrolera venezolana sí podrá recuperarse rápidamente, siempre y cuando se inviertan significativos recursos, a la par de la puesta en marcha de una serie de cambios.

Resaltó que la producción petrolera podría aumentar 1 millón de bd en un período de cinco años, pero para ello se requieren alrededor de 125.000 millones de dólares, de los cuales dos tercios de ese monto se deben invertir en exploración y producción.

Indicó Ochoa que es prioritario la rehabilitación de 18.000 pozos petroleros y que es posible con ello alcanzar la meta de 3 millones de bd en el año 2022.

Destacó además que Pdvsa y las empresas mixtas requieren de un tipo de cambio competitivo para poder financiar sus gastos. Sostiene que “es posible con un cambio de gobierno un nuevo mercado cambiario con una tasa unificada en un plazo de 90 días”.