Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Presidente de Panamá bajo presión saldrá a cobrarle deudas a Venezuela

Juan Carlos Varela
07/01/2015
|
AP

Por Mariángela Velásquez, desde Panamá. El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, viajará a Caracas para insistir en el pago de la deuda millonaria que mantiene Venezuela con la aerolínea Copa y la Zona Libre de Colón, en medio de presiones internas para que asuma una posición más firme ante el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, y la percepción pública de que se trata de dinero perdido.

La paciencia de los panameños ante la morosidad de Venezuela parece estar acabando. Un editorial publicado el 4 de enero por la diario Estrella de Panamá exigió al presidente del país, Juan Carlos Varela, una posición “categórica” ante la millonaria deuda venezolana con la Zona Libre de Colón (ZLC) y la aerolínea COPA.

“Como una política de Estado se debe abordar la grave y larga situación con Venezuela. La deuda que mantiene ese país y que afecta a muchas empresas panameñas es un tema que no se puede descuidar”, destacó La Estrella de Panamá, uno de los periódicos más antiguos y respetados del país centroamericano.

La respuesta del gobierno panameño no se hizo esperar. El ministro de Comercio e Industrias de Panamá, Meliton Arrocha, declaró este lunes que próximamente Varela viajará a Venezuela para insistir en el pago de una deuda que oscila entre los 1.000 y los 1.500 millones de dólares. La presencia de Varela en tierras venezolanas tendría como objetivo sincerar el estatus de la deuda, ante el fracaso de las mesas de trabajo establecidas en noviembre del 2014 por una comitiva encabezada por Arrocha.

El meollo de las negociaciones está en flexibilizar los mecanismos de adquisición de divisas para los empresarios venezolanos que no han podido honrar sus compromisos en la ZLC, cuyo monto exacto es incierto. Aunque el número inicial superaba los 1.400 millones de dólares, declaraciones realizadas en marzo de 2014 por el ex gerente general de la ZLC, Leopoldo Benedetti, revelaron que las facturas fueron infladas fraudulentamente y que la cifra rondaría los $535 millones.

Otra parte importante de los acuerdos de pago es la cancelación de $500 millones que el gobierno venezolano le debe a la aerolínea Copa por la venta de boletos en bolívares para respetar el control cambiario existente en el país.

Su incumplimiento ha provocado una severa restricción de pasajes aéreos disponibles en Venezuela para viajar al exterior.
Varela ya había anunciado, al presentar el informe de sus seis meses de gestión en la presidencia, que negociaría personalmente el tema con el presidente Nicolás Maduro.

El mandatario panameño sabe que Venezuela forma parte de la ecuación para mantener a flote el ZLC y que sus adversarios políticos no tardarán en recordarle que su primera promesa como presidente fue revitalizar a Colón, ciudad de contrastes profundos donde convive la zona franca más grande del hemisferio occidental y un centro urbano sumido en la miseria.

Asunto presidencial

Marco Tellez, vicepresidente de la Asociación de Usuarios de la ZLC, que reúne a los grupos empresariales más importantes de Colón, aseguró a El Estímulo que la única forma de resolver el problema comercial entre Panamá y Venezuela es con negociaciones directas entre mandatarios.

“Los pasos que se han dado en las reuniones y comisiones desde el gobierno del ex presidente Matinelli están como en el principio. Primero se crearon las comisiones que se paralizaron con el rompimiento de las relaciones diplomáticas. Pero Venezuela no ha cumplido con su parte desde que se reiniciaron las relaciones con el nuevo gobierno. Eso quedó en la nada”, expresó Tellez.

A juicio del empresario, Venezuela tiene que establecer los mecanismos para que los importadores venezolanos tengan acceso a las divisas para pagar sus compromisos, así como establecer reglas para que las compras realizadas en Panamá estén enmarcadas en la normativa legal.

“Lo que se hace ahora no es totalmente legal porque las compras en Panamá se realizan con dólares obtenidos en el mercado negro. Eso no es lo deseable”.

Aunque aún no se han publicado las cifras totales del 2014, se estima que la contracción en la actividad comercial de la ZLC alcanzará un 12%. Tellez advirtió que aunque las cifras no parecerán alarmantes, en la realidad los problemas comerciales con Venezuela sí han golpeado a la economía de la zona franca.

“Las cifras se mantienen porque han crecido las reexportaciones en el sector farmacéutico hacia Puerto Rico, que no genera mucho empleo ni subempleos en las empresas tradicionales de Colón”, dijo.

Según las últimas cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Censo de la Contraloría General de Panamá, Venezuela fue el segundo país de destino de las reexportaciones desde la ZLC en el tercer trimestre del 2014, con mercancía valorada en 507 millones de dólares, detrás de Puerto Rico, que importó 817 millones de dólares en ese período.

Pero si se toma en cuenta el peso bruto de la carga, Venezuela continuó en el primer puesto de las reexportaciones, con 51 millones de kilos, lo que representa el 20% del total de $247 millones de kilos comercializados por la ZLC entre julio y septiembre del año pasado.

La deuda venezolana con Panamá fue una de las desavenencias que culminaron en la ruptura de las relaciones diplomáticas entre el gobierno de Maduro y la administración del ex presidente Ricardo Martinelli. Al iniciar su mandato, Varela dijo que había “reparado” los vínculos con Caracas, aunque aún no ha logrado un acuerdo de pago.

Y mientras el gobierno panameño toma medidas para saldar cuentas con Venezuela y los empresarios esperan que surtan efecto, para el ciudadano común se trata de un dinero perdido.

“El gobierno de Venezuela prefiere robárselo que pagar. Lamentablemente si no les importa honrar sus responsabilidades con sus nacionales, mucho menos le importará pagarle a Panamá. Es muy triste”, opinó la estratega de redes sociales Karla Acedo.

error: