Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Régimen de Maduro afloja sistema cambiario fuera de Dicom

BCV
06/05/2019
|
FOTO AVN | WILMER ERRADES (ARCHIVO)

El régimen de Nicolás Maduro, a través del Banco Central de Venezuela (BCV), ha decidido flexibilizar el mercado cambiario y permitir transacciones diarias de divisas a través de mesas de dinero en bancos, según fuentes del sector financiero, en una jugada que hasta ahora ha abierto nuevas incógnitas.

Según la información que circula en redes sociales y entre fuentes del sector financiero, y que ya está disponible en la página del BCV, la nueva medida establecerá las nuevas condiciones para un mercado de oferta y demanda de divisas. La decisión llega en momentos en que el régimen de Maduro está agobiado por sanciones internacionales que dificultan el ingreso de divisas por exportaciones petroleras al país, mientras tiene cerradas todas las fuentes financieras en los mercados occidentales.

El BCV, que no especifica cuándo entrará en vigencia el nuevo mecanismo, señala en el artículo 1 que los bancos podrán pactar a través de su mesas de cambio entre clientes de sus instituciones “o en transacciones interbancarias, operaciones de compra y venta de monedas extranjeras por parte de las personas naturales y jurídicas del sector privado”.

Agrega en el artículo 6 que “los interesados en presentar cotizaciones de oferta o demanda de monedas extranjeras a través de las mesas de cambio de los operadores cambiarios, podrán hacerlo sin restricción alguna”, aunque cumpliendo requisitos.

El economista José Guerra, diputado a la Asamblea Nacional y ex gerente de investigaciones del Banco Central, destacó que hay incógnitas abiertas.

        “El BCV pasa del esquema Dicom al de las mesas de dinero del sistema financiero. Permitiendo que a través de éstas se pacten operaciones de compra-venta de divisas, y fijen el tipo de cambio resultante, además de eliminar otras limitaciones”, escribió el economista Asdrúbal Oliveros en su cuenta de Twitter, donde el también directivo de instituciones financieras detalló algunas implicaciones del nuevo modelo en ciernes.  

El Dicom, iniciado en 2017, es el régimen para fijación del cambio oficial. Hasta hoy el tipo de cambio estaba en 5.202,85 bolívares por dólar en este sistema.

“El detalle es que la medida llega en un momento en que el sistema financiero está seriamente afectado por la agresiva política de encaje (bancario en el BCV), el marco regulatorio, la hiperinflación y la depresión de la economía. Además con limitaciones para operar vía los bancos corresponsales”, agregó Oliveros.

“Producto de las sanciones y la elevada corrupción, las operaciones que implican compra-venta de divisas por parte de actores venezolanos son objeto de una exhaustiva revisión, haciendo engorroso y lento un proceso normal en cualquier parte”, señala.

“Los bancos de acá y sus corresponsales son, en extremo cuidadosos, con dar luz verde a operaciones de compra-venta de divisas, y cuando las operaciones son iguales o superiores a US$ 10mil (normal para cualquier empresa) es mucho peor”, comenta en Twitter.

“De esta manera, si bien se da más autonomía a las operaciones entre privados, y se gana en transparencia; la dinámica de sanciones y crisis diluyen los potenciales beneficios que está medida puede traer. Recomendamos al sector privado, revisar este nuevo esquema, que le daría transparencia y legalidad a sus operaciones cambiarias, y a tener cuidado con sus contrapartes en la compra-venta de divisas, dado el entorno de riesgo que se encuentra Venezuela”.

“En la medida que este esquema gane profundidad, puede generar un tipo de cambio resultante más creíble y robusto; restando peso al mercado paralelo. De hecho este esquema es una competencia importante para las operaciones cambiarias del segmento corporativo (grandes volúmenes)”. Como otros especialistas, no cree que esto acabe con el mercado paralelo.

“El mercado paralelo continuará siendo relevante para operaciones de menudeo y montos bajos, que no serán atractivos para la banca dado los elevados costos operativos que supone”.‏   

Con información de EFE

error: