Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

10 preguntas tontas que se hacen los hombres sobre los senos

breasts-799889_960_720
31/10/2016
|
FOTOGRAFÍA: PIXABAY

“Comprendo a las tetas. Estudio tetas desde los 13 años. No creo que exista ningún otro órgano o parte corporal que evidencie tanta variación de tamaño como las tetas de las mujeres”. Lo dice Mickey Sabbath, una de las creaciones impotentes del escritor Philip Roth

Los seres humanos masculinos tenemos la suerte de contar con las hembras dotadas de las ubres más hermosas y variadas de la clase de los mamíferos, a menos que el toro de la Vaca Mariposa diga otra cosa.

Como un humilde tributo en el cierre del Mes Rosa, y en aras de una más vasta comprensión mutua entre ambos géneros, UB Magazine presenta la primera edición de 10 preguntas tontas (y otras de ñapa) que se hacen los hombres acerca de los senos.

Si recibiéramos un tibio apoyo de los lectores, esto podría convertirse incluso en una tradición anual. Pregunte usted por su cuenta, que lo peor que le puede pasar es que no le respondan

1. ¿Cómo es el día después de una mamoplastia?
“Siempre digo que soy una mamita y lo reconozco. Mi nivel de tolerancia al dolor es mínimo. Después de que me operé, al día siguiente, me dolía todo. Hay cirujanos que te operan por el ombligo, otros por la areola. En mi caso, como la gente ha tenido la oportunidad de ver en la revista, mi areola es muy chiquita. El cirujano me dijo: no te puedo operar por la areola porque te la deformaría y se vería horrible. A mí me operaron por las axilas, y me acuerdo de que al día siguiente era horrible porque no podía bajar ni subir los brazos. Sentía una presión y no podía respirar, cuando me acostaba sentía que se me estaban aplastando los pulmones, porque mi cuerpo no se adaptaba a ese peso. A los seis meses fue que pude levantar bien los brazos porque mi piel no había terminado de ceder, como la cirugía la hicieron debajo de las axilas, eso se estiró y no me permitía subir los brazos. Era cómico porque para peinarme me tenían que ayudar mis familiares. Hay chicas que se hacen el segundo o tercer aumento y ya son, como quien dice por ahí, son zorros viejos” (Gaby Ciangherotti, chica UB)

2. En la página 115 de 50 Sombras de Grey, Anastasia tiene un orgasmo exclusivamente a través de la estimulación de pezones. ¿De verdad sucede tanto en la vida real o es leyenda urbana?
“Sí, claro. El sexo está en la mente. Si logras ubicar tu punto de estímulo en un solo lugar, como los pezones, puedes lograr el orgasmo. Algunos factores pueden ayudar, como los momentos del mes en los que estás hormonando y tienes los senos sensibles. Es una zona importante siempre y cuando para la mujer lo sea. Y cada mujer es distinta” (Jenny Marques, sexóloga)

“Partiendo de que el orgasmo ocurre cuando el cerebro considera que se ha llegado a un punto de estimulación extremo, sin importar la fuente de estimulación, sí se dan los orgasmos por estimulación de pezones. Incluso, se dan orgasmos sin ningún tipo de estimulación física real (los sueños eróticos son el mejor ejemplo). Definitivamente, hay mujeres que consideran que los pezones son altamente eróticos y si son correctamente estimulados podrían entregar orgasmos” (las hermanas Diana y Atenea Anca, ginecobstetra y sexóloga)

“Todo depende de la chica y de la estimulación que el chico dé. Porque ella puede poner de su parte, pero si no hay estimulación, señores, no hay nada. Pero sí, claro que es posible. Todo es posible” (Gaby Ciangherotti)

3. La pregunta que viene inmediatamente después de la anterior: ¿la sensibilidad erógena de los pezones está sobrevalorada?

via GIPHY

“Totalmente. Yo podría resolver un problema de matemática sin desconcentrarme” (La Vero Gómez, locutora, comediante y payasa de hospital)

“No sé si tenga relación con que mis pechos sean pequeños, pero nunca he sido de esas chamas que se vienen cuando les tocan las tetas. He estado con chicas y hay algunas a las que les sucede, pero no es mi caso particular. Para mí las tetas son más que todo un soporte de agarre cuando estás haciendo otras cosas” (Jossa Nova, chica UB)

4. ¿Es extremadamente doloroso ponerse un piercing en un pezón?
“Fíjate que no, en la primera vez, la adrenalina me ayudó. En la segunda vez sí me dolió un poquito más. La persona que me lo hizo me maltrató y además me quedaron un poco torcidos. Creo que los piercings más bien me han dado un poco más de sensibilidad en los pezones, aunque lo experimento como algo más estético que otra cosa”. (Jossa Nova, chica UB)

“El piercing es un zarcillo permanente. Aunque uses un buen material como el oro, puede generar riesgos importantes ya que finalmente es algo ajeno al cuerpo. En los pezones, he tenido pacientes que han reportado severas infecciones, desgarros por el roce con la ropa o al engancharse en algo teniendo relaciones sexuales, etcétera. Yo no recomiendo piercing en ninguna parte de los genitales” (Jenny Marques, sexóloga)

5. En definitivas cuentas, ¿el sostén de verdad tiene una utilidad real (evitar que se te caigan a largo plazo, impedir brincos fastidiosos o aportar una estructura) o son sobre todo una convención social?
“Si nadie lo usara, todas seríamos felices sin ellos pero salir sin sostén es sinónimo de incomodidad. Uno se siente desnudo” (La Vero Gómez)

“Está comprobado que si no usas sostén desde que eres adolescente, las lolas se te van a caer antes de tiempo. Es preferible tenerlas paraítas antes de que envejezcas que verte como una yanomami a los 21 años. Tengo amigas que no usaron sostén de chamas porque les fastidiaba y ahora me dicen que se arrepienten” (Mariela Celis, animadora, locutora y comediante)

“Hay personas que sí les ayudan y los necesitan. Yo soy partidaria de que, si tienes las tetas muy feas, señora, póngase su sostén, o hágase una operacioncita. Pero sí, debería haber un evento en el país donde todas las mujeres nos saquemos los sostenes al aire y los quememos. A mí no me afecta tanto porque me operé y dejé de usar sostenes de varilla, pero recuerdo que cuando no era operada y usaba sostén periódicamente, era un fastidio, me daba hasta más calor, y sentía como que las lolas comprimidas. A mí me echan mucha broma por eso, pero yo ni siquiera uso pantaletas, lo detesto, siento que me ahogo. El sostén no debería existir. Es un asunto de doble moral, a una europea la ves sin sostén y entonces ella sí es hermosa y elegante. Si no te sientes muy conforme o no tienes el poder adquisitivo para operarlas y de verdad tus senos están caídos, o de repente necesitas una ayudita, siempre va a estar ese sostén con pushup que te las va a hacer ver más redonditas y todo el cuento. Pero si tienes tus senos hermosos, ¿para qué utilizarlo?” (Gaby Ciangherotti)

“Te soy honesta: desde hace mucho dejé de usar sostén. Cada vez me siento más cómoda así y además encuentro sexy el hecho de que se me marquen los piercings. Mientras menos ropa interior use, más cómoda me siento. Lo único que suelo usar, porque me parece sexy, son los Diane de encaje que están de moda. La mujer venezolana es víctima de discriminación cuando sale sin sostén a la calle” (Jossa Nova)

“En lo que llego a la casa tiro el sostén. A veces ni llego a mi cuarto para hacerlo. Es que es un patrón de descanso. En lo que piso la casa en la noche ya me libero de todo. Esto es full común en las mujeres. El otro día una amiga me insistía para que fuéramos a tomarnos algo y le dije: ‘Chama, ya hasta me desabroché el sostén’, y fue como un código secreto” (Dani, periodista del equipo de UB).

6. Puesto que hay que usar sostén a juro, ¿cuál es el modelo más cómodo, perfecto y amable que ha desarrollado la ciencia del diseño?
“Para mí que tengo senos pequeños, los que son como un top, sin ballena, sin relleno, sin amarrar atrás” (La Vero Gómez)

“A mí me gustan los que son tipo camisetas y de algodón, porque bueno, no son tan fastidiosos como los que tienen varillita o ballena. Te los puedes poner para todo” (Mariela Celis)

“Aún no existe el sostén perfecto. El que más se le acerca son estos deportivos que son como de telitas de algodón o lo que llaman cotton-lycra, que sostienen los senos, los mantienen frescos y en su lugar, no te deforman la prótesis, en el caso de las que estamos operadas, y no se trasparentan, porque hay chicas a las que no le gusta mostrar los piquitos o que se les vean los pezones. Por ahora, esos son lo que más se acercan a la perfección” (Gaby Ciangherotti)

“Donde haya buen diseño y bello print que se quiten las grandes marcas de marujas. Pero todo hay que decirlo: los Chantelle son los Rolls Royce de los sostenes” (Luz Elena Carrascosa, periodista)

7. ¿Qué NO debe hacer un hombre con tus pechos?
“¿Qué no debe hacer…? Ya te voy a decir qué no debe hacer. Es una vaina que yo detesto, y me sucede con mi novio… ¡Lo detesto, lo detesto! Lo reconozco, yo soy mujer y sé que todas somos locas y bipolares, me incluyo en ese peo… Pero algunas veces cuando estamos molestas, ya sea porque tenemos la regla o porque no es nuestro día, de repente ellos quieren contentarnos tocándonos los senos como si fueran un patico de hule… Detesto esa verga. Lo detesto con todo mi corazón. ¿De verdad tú crees que me vas a contentar así?” (Gaby Ciangherotti)

“Apretarlos. ¡Esto no es una masa de arepa! Tampoco morderlos muy duro” (La Vero Gómez)

“Puedes darle besos, claro, pero hay hombres que se creen niños de pecho todavía. No todo es ir directo a la apretujadera o el pezón. Caricias en los bordes pueden ser extremadamente estimulantes: la parte de abajo del seno, o la que va hacia la axila” (Dani, periodista del equipo de UB).

8. ¿Se pierde sensibilidad en los pezones luego de todo el mete y saca que implica una mamoplastia?
“Depende del procedimiento: si es de aumento o de reducción mamaria, si el pezón queda muy pequeño, o las cicatrices son muy invasivas o grandes, podría afectarse la sensibilidad. Por eso siempre se deben buscar especialistas serios y reconocidos” (Jenny Marques, sexóloga)

“Con mi operación, como fue por las axilas, no tuve problema. Pero la sensibilidad la recuperé tres meses después. Yo no sentía absolutamente nada sino tres meses después, que fue cuando me dije: ¡guao! Pero mientras mi cuerpo se estaba adaptando, yo no sentía absolutamente nada. Sabía que las tenía ahí, me las tocaba, y qué bellas y hermosas, pero como zona erógena yo no sentía absolutamente nada” (Gaby Ciangherotti)

9. ¿Se pierde sensibilidad en los pezones luego de todo el estruje que implica la lactancia materna?
“La lactancia no es un proceso ‘fuerte’, es un proceso ‘natural’ y no cambia los pezones. Si hay algún daño por la succión, ellos se regeneran solos con la misma leche materna, y se puede seguir disfrutando de la lactancia y de la sexualidad dependiendo de lo cómoda que se sienta la mujer” (Jenny Marques, sexóloga)

“En general, la sensibilidad no varía con la lactancia. Sin embargo, cuando el bebé muerde el pezón, éste queda más sensible. Ese ligero dolor, con estimulación posterior de su pareja, pudiera ser placentero para algunas mujeres, más no es frecuente” (las hermanas Diana y Atenea Anca, ginecobstetra y sexóloga)

“Amamanté a mi hijo durante 13 meses, un acto de amor maravilloso, de comunión, placentero para ambos. Relajante. Lo erótico desapareció entonces, aunque parezca extraño esa posibilidad quita y pon de una misma imagen, de una misma hazaña. Tenía, de veras, menos sensibilidad que no fuera maternal y con mi hijo” (Faitha Namens, periodista)

10. De la manera más honesta posible, sin romanticismo del Día de las Madres: ¿qué demonios se siente dar pecho?
“Una vez una ministra de Familia me dijo que dar pecho era un experiencia erótica. En mi caso dar teta o amamantar es la experiencia más animal que he vivido. Me hizo recordar por qué somos mamíferos” (Luz Mely Reyes, periodista)

“Atreverme a sacar una teta en el Metro para alimentar o tranquilizar a mi hijo, sin taparme, marcó un antes y un después en mi vida. Digan lo que digan, sé qué eso hizo que mi Mattías sea sano y sociable” (Karla, madre caraqueña)

“La primera vez que me pegué mi primera hija a la teta fue físicamente horrible, ¿sabes esa sensación de cuando chupas una bomba rota para hacer una bombita pequeñita? Algo así pero multiplicado por mil. Vi el diablo. Con mi segunda hija fue diferente. Me salía tanta leche que parecía una vaca y ella pasaba casi todo el día pegada, era agotador, pasaba tanto rato pegada que el pezón literalmente se me dormía” (Marjorie, doble madre caraqueña)

“Mi hijo fue prematurísimo y mi lactancia bastante extraña. No tuve ni idea de que debía extraerme la leche con un tiraleches. Ni siquiera sabía que algo con semejante nombre existía, quizás porque me opuse a cualquier tipo de babyshower. A los 3 días de haber parido, el dolor en mis pechos era insoportable y tenía mucha fiebre. Fui a una experta en lactancia materna y me sacó la leche que jamás pensé que podía ser humano guardar entre pecho y espalda. Pero para extraer la leche y almacenarla me dijeron que me pasara un peine y que tomara cerveza, agua de arroz y de almendras. Lo que más funcionó fue amamantar a la bebé de la señora que limpiaba mi casa para estimular mi producción. Carla, esa bebé, me miraba con estupefacción y a veces desconcierto. Eso me causaba las carcajadas más salvajes pero tenía que componerme para recuperar el tono de nodriza por conveniencia. Ya con mi hijo, lo más interesante era ver cómo llegaba al séptimo cielo mientras se alimentaba. Un poco como ver a un junkie riding the dragon. Suspiran y ponen los ojos en blanco. Ver cómo agarran el pecho de mamá, su pecho, no tiene precio” (Luz Elena, periodista y madre).

CINCO ÑAPAS

via GIPHY

…¿Qué siente una mujer que usa sostén todo el tiempo cuando sale a la calle sin sostén?
… Que está desnuda, que se ven caídos, que se nota si te pones “plin” (La Vero Gómez)
… ¿Alguna vez deseaste tener unas lolas de quitaipón aunque sea por un ratico?
… No, una se acostumbra a tenerlas ahí, aunque las mías miren un poco para el monte (Mariela Celis)
… Más allá de que sean deseables, ¿unos senos extremadamente grandes son un inconveniente en la vida cotidiana?

via GIPHY

… Por supuesto. Ojo, no es un limitante, pero yo creo que, por ejemplo, en la parte deportiva, a la hora de trotar, una chica con los senos grandes tiene que tomar sus previsiones. De repente tienes que ponerte hasta dos sostenes deportivos si hay más CC de los que pueden ir acordes con tu cuerpo. Pero sí, lógicamente tienes que tomar previsiones para no hacerte daño. Yo soy una que le encanta trotar todos los domingos. Carrera de 10K que veo, carrera que hago con mi familia, y no me afecta, me coloco mi sostén deportivo y genial (Gaby Ciangherotti)
… ¿Qué se siente usar un traje de baño TEJIDO?
… Nunca me lo he puesto, pero siento que no te puede dar frío con eso puesto. Como el tejido consiste en puntos que se entrelazan y quedan huequitos, si te pones lo que llaman “plin”, se te pude engarzar el traje de baño (risas). Ese sería un miedito personal en caso de usarlo. También creo que si tienes los pezones sensibles y hace frío la fricción con ese tipo de tela puede irritarte o doler” (Daniela, periodista del equipo de UB)
… ¿Es verdad que las mujeres con senos pequeños no consiguen sostenes en las tiendas?
… Últimamente ni siquiera pierdo tiempo en ir a una tienda de lencería, todo está tan caro que tienes que pelar a juro por el sostén que está en oferta. Generalmente solo hay copas “B” o “C” y yo ni siquiera llego a la “B”, soy A-32. Es un poquito complicado. Imagino que es como buscar zapatos (Jossa Nova)
… ¿A quién le pedirías sus lolas prestadas?
… A Kate Perry (Gaby Ciangherotti)
… A Pamela Andeson, pero cuando hizo Baywatch, porque ya sé que las quitó (Mariela Celis)
… Recientemente hicimos una campaña del cáncer de mama y pude detallar los senos de Gaby Vegas y Karen Ferreira. Tenían muy buena proporción y caída (periodista del equipo de UB)