Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

7 disfraces venezolanos que asustan todo el año

UB_articulo09 (1)
30/10/2017
|
COMPOSICIÓN GRÁFICA: GABRIELA POLICARPIO (@GABYPOLICARPIO)

A falta de calabazas gringas, buenas son las auyamas del mercado de Quinta Crespo. A las fiestas importadas del Imperio hay que imprimirles un sello propio, y más aún en los tiempos en los que comprar un disfraz en una tienda es un lujo que solo se puede costear los narcotraficantes.

Tome lápiz y papel (reciclado) para que anote estos sencillos trajes criollos con los que puede salir a asustar cuando quiera. Porque en Venezuela, Halloween es todos los días.

 

Momia ecologista

Atrás quedó la época de bonanza en la que usted podía armar su traje de momia con las más variadas marcas de papel sanitario. Scott, Jazmín, Rosal y hasta el papel Maracay, desaparecieron de los anaqueles desde hace rato, pero eso no impedirá que este clásico disfraz muera (aunque las momias están muertas de por sí, a menos que tengan un programa en Televen llamado “José Vicente hoy”).

Para el traje de momia ecologista necesita papel reciclado (puede servir la tesis que se plagió en bachillerato, para ver si sirve de algo) o material de desecho, como la versión impresa del diario Últimas Noticias, cuyo tamaño y formato puede servir para disfrazar a los más pequeños de la casa con solo un solo pliego.

Bruja unisex

La versión femenina de este traje incluye verruga y sombrero; la masculina es con uniforme de GNB. El atuendo de “Bruja” –como se le dice a las hechiceras y a los funcionarios matraqueros del cuerpo de seguridad del estado– no es un disfraz que deba causar miedo o repulsión. Más bien, debemos empezar a emular su estilo de vida para afrontar la crisis. Por ejemplo, la acentuada escasez de repuestos para automóviles ha convertido a la escoba en un potencial medio de transporte para los venezolanos. Según algunos reportes, quienes barren la Rampa Cuatro del Aeropuerto Internacional de Maiquetía han sentido que vuelan sobren sus escobas después que terminan de limpiar, o aspirar, el polvo que cae de los aviones al asfalto.

Mujer Maravilla fugitiva

Si quiere más comodidad y busca recorrer el mundo con un avión invisible y dos cambios de ropa, le recomiendo el traje de Mujer Maravilla Fugitiva/ Fiscal Rebelde / Luisa Ortega Díaz. Para denunciar los atropellos de la dictadura venezolana ante la comunidad internacional, solo necesitará pintarle la peluca de amarillo a su antiguo disfraz de Tacupay, ceñirse en un viejo blazer negro (preferiblemente de Dorsay) y buscarse un par de tacones talla 45 (o chapaletas de natación, si tiene más presupuesto). Al momento de hablar, recuerde no pronunciar la “S” cuando esté entre dos consonantes. Por ejemplo, Luisa Ortega nunca pudo acabar con la “ConStituyente” porque se refería a esta como la “CoNtituyente”. El poder de la palabras, hermanos.

Drácula vegano

Un clásico adaptado a las nuevas tendencias: un Drácula que no chupa sangre. El vampiro más popular de todos los tiempos ha tenido que cambiar sus hábitos alimenticios desde que Rafael Lacava, gobernador del estado Carabobo, le tumbó el carro para perseguir bachaqueros. Para este disfraz necesitará de 4 kilos de remolacha y 5 de tómate de árbol. Lo licúa todo y tendrá un sustituto para evitar la ingesta de sangre. Otros vampiros pueden dar fe de las propiedades de esta bebida. La diputada Tania Díaz mantiene sus niveles de hemoglobina al máximo gracias a este brebaje.

La Llorona

También conocido como: Fantasma de chavista arrepentido.Este popular disfraz está inspirado en esas almas en pena que se justifican diciendo: “Yo voté por Chávez solo la primera vez”. Como todavía no hay una máquina del tiempo que permita regresar al momento en el que Caldera sacó de la jaula al pájaro de Sabaneta con el que habla Maduro, los fantasmas que dejaron de militar para el chavismo se quedaron atrapados en un limbo moral. Si quiere lucir este atuendo, solo necesitará un camisón blanco AD, o también puede usar una franela del PSUV desteñida por sus propias lágrimas.

Frankenstein pseudo-intelectual

Para recrear esta versión hipster de Frankenstein debes odiar todo, incluso a Eladio Lárez. No conmoverse ni con los documentales de osos polares bebés ni con el final de El Chavo en Acapulco. Debe colocar en su bio de Twitter: “melómano / cinéfilo / ecléctico / iconoclasta/ leo, luego existo”, sin aceptar que en realidad se leyó Doña Bárbara obligado en bachillerato y que dejó de ver Boyhood cuando todavía faltaban 5 horas de película.

Si quiere hacer más verosímil su disfraz, vaya al pasillo de Ingeniería de la UCV y lea las contraportadas de los libros que venden allí (menos los que edite Planeta, porque son mainstream). Luego invéntese una reseña de cada título y póngala en su FB, aclarando que Prodavinci no se la quiso publicar porque, como todo artista incomprendido, usted está adelantado a su tiempo.

Zombie

Ingrese a cualquiera de estas páginas:

www.ResidentEvil.net

www.TheWalkingDead.com.tv

www.Herbalife.com

www.PSUV.org.ve/RequisitosParaSacarseElCarnetDeLaPatria

y siga las instrucciones.