Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

#SexoParaLeer: Aprendiendo a besar

beso
13/04/2016
|
TEXTO MILENKO PODUNAVAC (@MILEN_PODUNAVAC)

Todo empieza con un beso. Lo saludas, la saludas, se besan en la mejilla. Se atraen, se enamoran, le besas los labios. Te excita, te tienta, le besas el cuerpo. El beso es, para el ser humano, el primer contacto con nuestra futura pareja, y puede ser tan importante que a veces puede hasta definir qué tipo de relación se va a empezar cuando aquellos dos labios se tocan
Puede que sean las mujeres quienes le otorgan mayor relevancia a ese primer beso. Algunas hasta sueñan cómo será, y se imaginan qué sentirán cuando pase. Sin embargo, el beso, a pesar de estar fuertemente vinculado a lo romántico, a lo onírico, también va de la mano con lo sexual, con lo carnal. Es un detonante de libido siempre y cuando esté bien dado.

ENTRE GUSTOS Y BESOS

Siempre existe ese temor a ser rechazado luego de besar, y es que parece mentira, pero nadie se considera un experto del beso a pesar de haber besado a decenas. Lo cierto es que no todo el mundo besa igual, ni a todo el mundo le gusta todo tipo de besos. Existen besos húmedos, besos secos, besos profundos, con lengua o sin legua, medias lunas, en fin, cantidades de besos, pero siempre entre dos, y lo más importante es darse cuenta si la otra persona lo está disfrutando o no.

¿Cómo saber o notar si a tu pareja le gusta como besas? Fácil, mantente alerta a cualquier cambio, por sutil que sea. Si notas que se aleja, si notas que se te acerca, si notas que interrumpe el beso, o que le imprime mayor pasión, todos son indicativos de que lo puedes estar haciendo mal o bien; lo relevante es continuar o dejar de hacer lo que estés haciendo dependiendo de su reacción y considerar que existen otros factores que podrían coartar el beso, como el momento, el lugar, el clima, o hasta el estado de ánimo. Ahora bien, si notas que todo marcha perfecto, también tienes que entender que para besar hay que estar preparado. No hay nada peor que besar a alguien con mal aliento, o con los labios resecos. Besar sin ganas, besar a una fuente de saliva, besar a alguien sudado, o besar desesperadamente. El beso es para disfrutarlo. Si no tienes caramelos, ni chicle está bien tomar algo frio, humectarte los labios y tragar saliva antes de disponerte a besar.

TIPOS DE BESOS

Los besos prácticamente se dividen en dos. Con lengua o sin ella. Los besos sin lengua suelen ser más inocentes. Son un preámbulo. Es ese primer paso, importantísimo, para entrar en calor. Pero no basta con el típico “piquito”, besar sin lengua no debe dejar de ser sensual. Puedes atrapar uno de sus labios con los tuyos. Morderlo un poco, besar sus comisuras, besarle el cuello, dejar que te bese. Dejar que suspire, que te vea como gozas. Besar es un arte y no sólo se limita a unir los labios, babear y hacer sonidos.

Los besos con lengua, bien dados, pueden excitar hasta a la persona más frívola. Y hago la acotación de que deben ser bien dados, porque de lo contrario le quitan la inspiración a cualquiera. Besar con lengua no es introducirla hasta la garganta. Todo lo contrario, más bien si introduces tu lengua mucho, tus glándulas salivares se activarán más y terminaras babeando toda su cara. Besar con lengua es acariciar con ella su boca. Todo empieza labio con labio, luego puedes permitirte introducir tu lengua un poco y tocar la suya, pasarla por sus dientes, por sus labios, por su paladar, pero siempre dejando que la otra persona respira.

En cuanto a besos con lengua se refiere, existen tres tipos de besadores: Los pasivos, los activos, y los versátiles, por llamarlos de alguna manera. Los pasivos generalmente no les gusta o no saben introducir su lengua sin babearse. Para ellos entonces, es mejor que no lo hagan. Loa activos son unos expertos, a veces un tanto desesperados e intentan lamerte hasta las amígdalas. Y los versátiles son aquellos que les gusta meter su lengua, pero también que los besen con lengua.

Sea cual sea el beso, lo mejor es alternarlos. Con legua, sin lengua o viceversa, esto hará más dinámica y excitante la jornada de besos.

CURIOSIDADES DEL BESO

-A las mujeres les gusta más un beso tierno, de esos en donde los labios están relajados, que los besos bruscos que te dejan los labios rojos.

-Los besos evitan las caries. Los besos incentivan la producción de saliva, y una buena salivación retarda la proliferación de caries en la cavidad bucal.

-El labio superior suele ser más sensible en las mujeres que en los hombres. De hecho, hay teorías que sugieren que el labio superior femenino es una de las zonas erógenas de la mujer, relacionándolo con el canal nervioso que lo vincula con el clítoris

-El Kama-sutra, y el Shiatsu, sugieren que mordiendo y succionándo el labio superior femenino, mientras ella juega con el labio inferior masculino, se puede provocar una ola de placer para ambos.