Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Black Mirror se hace real: la aplicación que hace contratos para tener sexo

Legal Fling
17/01/2018
|
INFORMACIÓN: BLUPER

Una controversial aplicación llamada ‘Legal Fling’ espera limpiar todo el asunto del consentimiento/acoso sexual, permitiendo que sus usuarios creen un contrato antes de tener sexo. Lo que nos lleva a preguntarnos: ¿Black Mirror es premonitorio?

Según un artículo de Bluper, un portal español, la polémica serie de Netflix, Black Mirror “sigue la misma premisa que hasta ahora: el mundo tecnológico concede una nueva realidad a la que nos tenemos que adaptar los humanos. Y quizá el mayor miedo que produce la serie es que los casos presentados no se alejan tanto de la realidad como debería ser. De esta manera, consigue  ponernos en los zapatos del protagonista y hacernos la gran pregunta sin que lo notemos: ¿Tú qué harías?”.

En la serie se dan una serie de eventos en un futuro cercano, en que la tecnología cercena las relaciones humanas y nos vuelve aún más dependientes de artefactos que realmente no necesitamos, como, en mi opinión lo es esta nueva aplicación llamada ‘Legal Fling’.

El software apunta a proteger a las personas contra enfermedades venéreas y  el “porno de venganza”, además de dejar en claro con qué cosas los participantes de las relaciones están cómodos. La app da las opciones de responder SI o NO al sadomasoquismo, fotos, videos, usar condón y hasta “hablar sucio”.

¿Cómo funciona?

Según la página web de Legal Fling App, el procedimiento es muy sencillo:

- Durante una noche divertida conoces a tu pareja.

- Luego es momento de obtener aprobación. ¿Tu conquista realmente quiere llevarlo más lejos? Abre la aplicación, registra tus contactos y agrega a la persona (de no tenerla) y envía una solicitud.

- Tus preferencias sexuales, incluyendo lo que te gusta y lo que no, se comunican con la solicitud. Lo que parece ser algo conveniente para evitar problemas de índole legal, resulta una ofensa para muchos, ya que creen que es algo “raro” (y lo es) el hecho de pasar por el proceso de sacar el celular y aceptar a un usuario en una aplicación para que el sexo sea consensuado.

Creo que las personas prefieren espontaneidad en el acto sexual, y la app corta todo “momento” que se pueda tener durante el mismo. Además, muy “a lo Black Mirror”, la aplicación pareciera querer plantarse como condición para tener sexo.