Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Diccionario UB de la calle: desde “becerro” hasta “chigüire”

bestiario-caraqueño-UB-the-magazine

En el amplio universo en donde se encuentra sumergida nuestra jerga local existe todo un imaginario verbal, de adjetivos y referentes de la vida cotidiana, asociadas a los animales. La lista de nombres y calificativos que usan los autóctonos citadinos no es nada corta Esta vez queremos compilar los significados de cada especie que, en boca de los habitantes del Valle de Caracas, su Área Metropolitana y – ¿por qué no? – el país completo, forman parte de nuestra oratoria histórica, post-colonial y “retro-malandra”. Pero no garantizamos auditorías académicas, y es posible que dejemos de lado algunos “acuñamientos”, por pura omisión o quizá desconocimiento. Sin embargo, la lista presente es un intento de muestra generalizada de los términos que más se utilizan.

Nótese la forma -peyorativa- en la que muchos de estos conceptos funcionan, pero que también se incorporan al contexto amistoso e, incluso, fraternal, propio de nuestro gentilicio.

Baboso/a: persona pegadiza y de mucho contacto físico.

Bachaqueo: forma u oficio de hacerse con los productos regulados en escasez bajo un valor monetario más costoso en Venezuela, durante la administración de Nicolas Maduro. El Bachaqueo puede ser tanto la venta especulada como la compra de los insumos.  El término se estandarizó de forma rápida y masiva entre 2014 y 2015, y hace alusión a la forma en la que el insecto transporta su alimento. El que realiza la actividad es un bachaquero. 

Bagre: se dice de la mujer que no posee ninguna gracia física. Que es muy fea. “¡Esa jeva es un…”

Ballena: vehículo grande que riega agua con mucha presión para dispersar manifestaciones.

Becerro/a: insulto de variada connotación. “¡Tú sí eres becerro!”, indica reprobación absoluta. Es una calificativo comprometedor y de alto impacto, si la discusión o el hecho está en desarrollo. No obstante, el término puede utilizarse en contextos amistosos a modo de broma.

Bestia: interjección o exclamación de sorpresa ¡Bestia!

Bicho/a: persona de mala conducta o de escasos valores éticos. ¡Ese ministro es un bicho!  También  puede utilizarse como fórmula de tratamiento incluso con su diminutivo: ¡Qué fue, bicho! o para hablar de alguien en tercera persona: El bicho agarró y se fue. Bichito es alguien con cierta pizca de malicia. Bicha puede ser una pistola, una porción de droga (cocaína o crack), una prostituta o, según Hugo Chávez Frías, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999. 

Caballo: veterano, con experiencia. Caballo puede ser también una especie de apócope de caballero. Ir caballo blanco se dice cuando algo va bien, o mejor de lo que pudo haber sido. También es uno de los nombres que tiene la heroína.

Cacatúa: mujer adulta mayor chismosa, entrometida, ladilla, llena de envidia. ¡Ahí está la vieja cacatúa esa! 

Cangrejo: desperfecto mecánico que no tiene solución aparente. Caso policial que no se puede resolver. Producción cinematográfica de dos entregas dirigida por el realizador y dramaturgo venezolano Roman Chalbaud. 

Caimán/a: persona tosca y ensañada, de expresión directa, exagerada. En deportes se es caimán cuando se le va a alguien la mano. Caimanear, es realizar algo sin mucho estilo. Caimanera, es una partida informal de fútbol sin mayor técnica ni recursos.

Chigüire: persona ingenua y facilmente manipulable. El roedor criollo está en extinción en algunas regiones fluviales de Venezuela por alguna razón. ¡Qué chamo tan chigüire! 

Chivo/a: jefe supremo o mandamás. Persona con poder en ciertos ámbitos generalmente laborales. Una de las frases más repetidas en este aspecto probablemente sea ¡Mosca que están los chivos! De igual modo, chiva se nombra al vello facial que aparece en el mentón. Chiva también puede ser una ropa de segunda mano que se regala.

Cochino: persona sucia. También aplica a aquella de malos pensamientos.

Conejo: aquella persona crédula que se deja engatusar.

Cotorra: ver Cacatúa. Igualmente es sinónimo de conversación. La Cotorra de Perucho es una parodia del rap de los años ochenta interpretada por el humorista Perucho Conde. 

Cuaima: mujer posesiva, dominante y conflictiva.

Culebra: problema vigente, tensión. Estar peleado con alguien es tener culebra con alguien o estar enculebrado. Ellos son culebra se dice cuando existe una beligerancia recíproca entre dos personas. Culebrón hace referencia al género dramático televisivo de la telenovela. La comparación con un ofidio de gran tamaño es por el largo tiempo que pueda llevar al aire.

Dragón/a: persona que fuma marihuana en exceso. Ese bicho es un dragón. (A pesar de que el dragón sea un animal mitológico el problema de la marihuana puede hacerlo real gracias a Hollywood.)

Gallo/a: persona inocente y sin experiencia callejera. Nerd.

Gata: mujer sexy, refinada, sigilosa e inteligente. Ver Claudia Lagatta.

Gorila: aquel que está alebrestado y altisonante. Una gorila es el efecto que tiene una persona por el consumo excesivo de cocaína. Estar engorilado consiste en estar muy molesto.

Guacharaca: persona que habla mucho ruidosamente. También puede ser un arma de fuego.

Jirafa: se le dice a alguien que es muy alto. ¡Ese bicho es una jirafa!

Lacra: dícese de una mala persona. El lacreo es la palabra para identificar un contexto en el cual se mueve la lacra. El término, trasciende a contextos en el cual la persona o cosa hace o dice algo muy notorio o representativo, serio, positivo, hasta el punto de lacrearse o estar lacreado. ¡Te lacreaste con ese tema, papá! 

Ladilla: tedio, situación fastidiosa. Alguien que es una ladilla es que persiste en ser tedioso. Este término es probablemente una de las palabras más venezolanas que existen en el mundo. (La incluimos porque la ladilla es un ácaro.)

Loba: mujer pícara, directa, que aborda a los hombres y que generalmente tiene experiencia en materia sexual. Me atrapó esa loba. 

Mandril: nombre que se le da informalmente al Centro Sambil por la populosa concurrencia de monos. 

Mapurite: persona con mal olor.

Marico/a: individuo homosexual. Uno de los casos curiosos del español caraqueño es que, a pesar de su sentido absolutamente peyorativo, se ha convertido en una palabra de trato común entre amigos y amigas. ¿Cómo está la vaina, marico? ¡Marica, ganaste! (mariquita es un insecto)

Mariposón: se le dice al hombre que es amanerado.

Mono/a: según el estrato social alto, es una persona de baja educación, pobre vocabulario, que ostenta de un particular mal gusto y generalmente es de tez morena. Es uno de los peyorativos más clasistas y racistas que se implementan en el país. Ser mono no depende del poder adquisitivo, sino del valor cultural de la persona. También la música, los objetos, los vehículos, etc. pueden ser monos.

Mosca: palabra que busca buscar tu atención ante las cosas. ALERTA. Es casi una interjección ¡Mosca, por ahí, mi pana!

Morrocoy/a: Se llama operación morrocoy a un procedimiento burocrático lento y complicado hecho a propósito. Morrocoya, según el humorista El Conde del Guacharo, “aquella mujer que no puede dormir sin la cabeza adentro” (sic). 

Morsa: alguien que tiene una actitud perezosa o está en una postura particularmente cómoda. Morcear, su derivado verbal, es estar “echado”, sin ganas de actividad física.

Nigua: persona que come en exceso. Come más que una nigua

Pato: se le dice al individuo de “dudosa masculinidad” o abiertamente homosexual. De igual modo, pato puede decirse cuando un hombre es refinado y cuidadoso con su apariencia. Cristiano Ronaldo es sendo pato. Si no es pato está cerca de la laguna es una frase hecha muy popular en el ideario.

Pargo: alguien que es homosexual. El símil es debido a su color rosado.

Pavo/a:  en principio pavo es una persona joven según otra que es mayor. El término fue acoplado a aquel que le gustan las marcas caras, las fiestas en discotecas de moda, la música comercial, que presume de su estilo y superficialidad. Pavear es exponerse entre mucha gente con todos estos elementos anteriores. Igualmente, cuando se dice que un objeto está pavo es que es notorio y de buena apariencia.

Perico: Plato gastronómico criollo que consiste en un revoltillo de huevos con tomate y cebolla. Cocaína.

Perro/a: hombre promiscuo y con éxito entre las mujeres. También se utiliza como fórmula de tratamiento, inclusive con su diminutivo ¡Qué pasó, perro! o ¡Qué pasó, perrito! ¡Eres tú, perrito! En otra acepción el término puede ser una interjección ¡Perro! Perra se dice de una mujer mala y de baja reputación. Echar los perros es cortejar a una mujer o a un hombre.

Picaflor: dícese del hombre que aborda a muchas mujeres.

Pollo: ver gallo. De igual modo se le llama así al exceso de flema escupida por una persona.

Potra: ver yegua. 

Rata: mala persona. Se emplea también en tono amistoso.

Ratón: resaca después de la ingesta de alcohol que generalmente se manifiesta al día siguiente. Otra de las palabras más genuinas del imaginario venezolano. 

Sabandija: persona tramposa y llena de triquiñuelas y malas intenciones.

Sapo: delator. Persona que habla mucho en detrimento de algún tipo de causa. Calificativo poderoso que se acompaña mucho de diablo. (Pero el diablo no es un animal ¿O sí?)

Tiburón: se dice del que actúa rápido y está pendiente de todo. Alguien que anda en una “supuesta cacería”. Tiburoncear es también estar buscando algún tipo de contacto sexual.

Tigre: Galán. Persona con éxito. Matar un tigre se refiere a realizar un trabajo a destajo.

Vaca: se le dice vaca a alguien que no está interesado en actividades físicas muy exigentes. ¡Vamos a correr, no seas vaca!

Venado: cornudo. Aquel al que le fueron infiel. Crédulo.

Yegua: ver Carolina Petkoff

Zamuro: se refiere a alguien que ve mucho algo que desea. Zamurear es la acción.

Zorro/a: mujer fácil y dada a las relaciones sexuales con muchos hombres. Zorro viejo es alguien que posee mucha experiencia y edad.