Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Eeerga, bicho, bájale dos

UB_PortadaWincho
07/11/2018
|
TEXTO: ERVIN "WINCHO" SCHAFER / COMPOSICIÓN GRÁFICA: JUAN ANDRÉS PARRA @JUANCHIPARRA

Hay cosas que te vuelan los tapones: zancudos, enchufaos, farsantes. Todo conspira contra la estabilidad mental

La ira y la arrechera

Un pana me dijo que es mejor matar a los mosquitos sin arrechera. Por un tema kármico. Uno entra al baño y enseguida atacan como diez. Los aplasto contra el espejo. Y parece un tiroteo: sangre por todos lados. Es la época. La lluvia los pone locos. Se ponen kamikaze. A veces hasta los insulto. Me cuesta guardar la compostura. Es que los odio. Ni siquiera es odio, es una vaina más grande. Les prendo incienso, tiro almohadas contra el techo y los vuelvo a insultar: “ño e´su madre”. Pienso y digo en voz alta. Como si esos bichos entendieran español. Es incontrolable. Nunca había odiado tanto. La vaina me enferma. Me chupa energía. A veces me monto en el carro y quiero pisotear a todos. Un verdadero loco de mierda. Un enfermo. Me deberían quitar la licencia. ¿No te provoca incendiar toavaina? Eeerga, bicho, bájale dos. O tres. ¿Por qué andas con esa arrechera? No sé, guevón. Los malditos puntos de venta. Media hora para pagar una vaina. ¡Qué arreeechera! Marico, me provoca asaltar Locatel. Los bichos tienen todo. ¿Viste la leche condensada traída de China? Qué bolas. Los chinos están en todo. Esos panas empiezan a hacer queso telita y olvídalo. Es que ya lo veo. Ya lo vi todo. Y da arrechera.

La peseta y la lira

Bicho, ¿sabes que en el 2010 me pagaban tres dólares la hora? ¿En serio? ¿Y ahora? Un dólar. No me jodas. Pues sí. A veces unas doñas se ponían peseteras y me pagaban al volver de viaje. Que se estaban yendo y tal. ¿Puedes creer la vaina? Se van de viaje y te deben tres lochas. Noooo me jodas. La miseria humana, guevón. De pana. ¿Qué le pasa a la gente? No sé, bicho. La crisis muestra a la gente como es. Qué bolas, ¿no? ¿Y cómo estás haciendo? Un día a la vez, bicho. No hay otra. ¿Y por qué no te vas pa´l coño? Sí, a veces provoca. Pero qué va. Me da vaina. ¿Vaina o caga? Todo junto. Un broder y que montó un taller en Florida. Eeerga, qué peo. La vaina es esclavitud. Apenas da para pagar el local. Es una chamba muy dura. Yo no podría con eso. Bueno, la gente cree que afuera todo está fino. Qué bolas, bicho. Mmmmj… Toca hacer lo que uno sabe. Ahí voy, bicho. Algunos tigres. ¿Y por qué es que le dicen tigres? No sé. En otro momento le decían “guisos”. Guao, qué fea esa palabra. Mmmmj…. Imagino que por el inglés “gigs”. ¿Tú dices? No sé. Mejor llamarlos chamba, un toque, un show, una chamba, ¿no? Sí, suena mejor. Y mejor estaría que lo pagaran en dólares. De pana. Este bolívar frito no vale medio.

Ego masaje

Marico, tú sí eres arrecho. Eres una pala. Un duro en tu vaina. Mmmmj… Sí soy. Ya no jales bola. ¿Qué vas a pedir? Bueno, nada. Me están cobrando 6 mil lechugas para el abogado y que la vaina sale en seis meses. ¿Qué? ¿Te vas pal´coño? Bueno, si me tiras esos reales, con eso resuelvo. Bicho, ¿qué vas a hacer allá? Aquí todavía hay billete, guevón. Pero no es el billete. Estoy mamao de este peo loco. Sin agua, sin luz, sin internet… Inundaciones, derrumbes… Ya cállate, pareces una histérica en Twitter. Eso le pasa a todo el mundo y nadie se queja. Bicho, sólo quiero mi visa y me voy pal´coño. ¿Entiendej? Con la jota caraqueña. O venezolana. La jota venezolana. No me gusta esa expresión, bicho. Mejor cambia el tema. Marico, uno es muy arrecho pa´estar aquí. Mmmmj… ¿Y entonces? Ah, no, mi pana. Así no vamos a resolver nada. Marico, yo compré camioneta aquí. Compré casa y apartamento en Pampatar. Voy fino, bicho. Y bueno, a veces lo quieren quebrar a uno. Por eso toca andar enyerrao. Claro, bicho, yo entiendo. Pero me cansé del peo. ¿Cuál peo? El peíto narco. Ningún peíto narco. Es un peo de billete. Bueno, pá ti es fácilpoquetienej billetej. Todo pegao y otra vez la jota.

La tercera bola

Bicho, me estoy leyendo “La tercera bola”. ¿Ah, sí? ¿Y qué tal? ¿Porno? Sí erej ignorante, bicho. Es un libro del futuro. ¿Cómo del futuro? De cómo será la sociedad en el futuro. Que si las compus, internet… Todo el peo. Dice que en el futuro todo el mundo tendrá una compu y podrá trabajá desde la casa. Yo no tengo compu. Bicho, tú eres un simio. Un macaco. No sabes ni sacá plata´el cajero. Bueno, guevón, ¿y? Gran vaina. Voy al banco. Eeeerga… Contigo no se puede. El tipo dice que uno puede trabajar de la casa con la compu. ¿Quién es ese broder? Debe ser un bichito. Un zamuro. No, guevón. Se llama Alvin Toffee y es historiador. Toffee, ¿como los caramelos? Eso, como los caramelos. Ahhhhh… ¿Y qué dice el pana? ¿Cómo es esa chamba de la casa? Bicho, puedes vender vainaj en internet. Ahhhh… fino. Un pana y que vende monte en Facebook, ¿ves? La gente se inventa una. Y vende vainas por ahí. Ahhhh… Bueno, yo sí tripeo con la tecnología un pelo. Tengo un iPod que me pasaron. Bicho, ya nadie usa esa cagada. ¿No ves que es Mp3? Y qué pasa, puej? Que eso no es cool, guevón. Que la gente quiere oír los discos de antes. ¿Qué discos de antes? Esaj vainaj se jodían a cada rato. Yo prefería oír caséenelrepro. Caséenelrepro. Todo pegao. Todavía tengo trej cajaj casemivieja. Casemivieja. Todo pegao, ¿ves? Fino que tienej tus casé. ¿Y tienes repro? No, marico, ando con el iPod. ¿Quién habrá invetado esa cagada? So´ejunamierda. So´ejunamierda. Todo pegao. Tengo un pana que estudió esa vaina y me dice quejúnengaño. ¿Dónde estudió el pana? Una vaina que se llama el Taller Sonoro. Una vaina así. Ahhh… ¿Y tú quéj tudiastej, bicho? Bueno, hice dos semestrejépublicidad en el Nuevajproesiones. Y luego tres semestrej en la Santa Maríaj. ¿Y quéj tudiastejahí? Letraj. En la Santa Maríaj no hay Letraj, maricoj. Bueno, no sé. Pero había burdeculitoj. Mmmm… ¿Y qué máj dice “La tercera bola”?

La política suicida (happy hour en el AuroBildin)

Señoras y señores, vamos a dar comienzo a la conferencia del doctor Bermúdez. Gracias por acompañarnos hoy aquí en el AuroBuilding. Y gracias a los patrocinantes, en especial, a Cervecera Kirchner. Y todo el mundo: ¿Qué qué? “Eso suena raro”. Fue el pensamiento en la cabeza de los asistentes. El Dr. Bermúdez, continúa la anfitriona, estudió Ciencias Políticas en la Sobona, (sin R) en París. Fue director y editor del diario socialista francés “Le Prolétariat”. Es hoy día el asesor más calificado del gobierno nacional, según miembros importantes del partido. Aún vive en París, pero es el asesor más calificado del gobierno. Y por esa razón, y no otra, decidimos convocarlo a participar como jefe y único ponente de la conferencia “Nuevo Despertar de la Democracia y el Amor Profundo y Transformador de las Naciones del Sur de Latinoamérica y el Caribe Libre”. Bicho, necesito un trago ya mismo. Marico, me va a dar algo. Bicho, ¿qué hacemos aquí? ¿Quién te invitó a ti? Me pasaron esas entradas y la vaina me sonó fino. Unos tragos, una vaina. ¿Tú no hiciste una vaina con la Kirchner? Sí, guevón, el peo de los alfajores comunitarios. Ahí cayeron unas lucas. Entonces arranca ya mismo. Guevón, estos bichoj todoj hicieron bisne en Argentina. Bueno, tranqui. Vamoj javé lavainaj. Todo pegao. Y continúa la anfitriona… Es un honor para mí, compartir con ustedes unas palabras de gran afecto y empatía profesional que siento profundamente por mi compartir de años universitarios y escolásticos al lado de mi querido y admirado Dr. Bermúdez en la escuela de Ciencias Políticas de la Universidad Única del Sur. Y posteriormente, en la Sobona (sin R), en París. Lluvia de aplausos y empiezan a rodar tragos a las 10:46 am en el Salón Tepuy del Hotel AuroBildin. Bicho, no me siento bien. Dale pa´ la casa, bicho. Estoy grabando todo. Dale, puej. Con ustedes, retoma la anfitriona, el excelentísimo Dr. Bermúdez… (Nota del autor: lo que los asistentes ignoran es que el Bermúdez hace apenas unos tres años era teniente de la Guardia y que el motivo de su paso por París, nada tuvo que ver con Ciencias Políticas. Y desde luego, ni habla ni escribe francés. Vamos a fingir un rato más). Buenos días a todos en esta calurosa y efervescente mañana en la hermosa capital de la Nueva Democracia de las Naciones del Sur. Quizás la mayoría de ustedes no lo sabe, pero yo nací en el llano y me siento llanero. Y aunque pasé años de mi vida en el exterior, mi corazón sigue estando en el llano y quiero compartirles una canción que escribí en mi exilio… Marico, este pana estudiój con Chávej. ¿Esta vaina son varios días? No sé, guevón. ¿Quién te diolajentradaj? Todo pegao.