Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El auto más caro del mundo estuvo en Caracas

Ferrari-feature-ub
24/07/2017
|
FOTOGRAFÍA: TOP SPEED

No es una versión súper especial de Bugatti ni de un estrafalario modelo con incrustaciones de oro y diamantes a pedido de un jaque árabe. El auto más caro del mundo es un clásico, vale la bicoca de unos 38 millones de dólares y estuvo por estas tierras

Se trata de un Ferrari 335 S Scaglietti 1957 y es uno de los sobrevivientes mejor conservados de una generación de autos verdaderamente mítica que dio no pocas glorias a la firma del Caballino Rampante, entre ellas el triunfo en la Mille Miglia, legendaria competencia de mil millas (1.600 km) que se disputaba entre Roma y Brescia.

De impecable diseño y considerado uno de los autos deportivos más hermosos jamás creado –criterio que comparto-, su carrocería es obra del estilista automotriz Scaglietti, y destaca por la redondez de sus líneas y ese inobjetable aerodinamismo de los bólidos de la época.

ferrari-335-s-spider-4_800x0w ferrari-335-s-spider-5_800x0w

 

Su larga trompa termina en una parrilla cuadriculada flanqueada por dos luminarias redondas que resaltan más la nariz que sobresale al centro del capó y que es el antecesor de los respiraderos modernos. El corto parabrisas sin parales es otro de los detalles que sobresale.

Límpidos al extremo, los laterales solo se interrumpen con los muy adelantados respiraderos y la tenue línea de las puertas, limpieza que también se aprecia en la retaguardia, donde solo hay cuatro pequeñas incisiones que albergan las luces.

ferrari-335-s-spider-2_800x0w

 

Ahora bien, es debajo del capó donde se esconde el gran secreto de este modelo. Tras varias pruebas, Ferrari finalmente se decantó por un V12 de 3.8 litros Tipo que aportaba unos impresionantes 360 caballos de fuerza, una potencia desmesurada para la época y que le permitían alcanzar los 300 km/hora.

Ah, y nada de controles automáticos, ABS ni tecnología de avanzada. Quien se sentaba al volante solo podía contar con su pericia para dominar a esta bestia de 360 hp, por lo que era (y es) un auto solo para los más aptos.

De rancio abolengo

Este modelo tiene su historia. Siendo aún un prototipo, participó en las 12 Horas de Sebring con Peter Collins y Maurice Trintignant al volante; quedó en segunda posición en la Mille Miglia 1957 (la última edición de la competencia) con Wolfgang von Trips como piloto, y obtuvo el segundo lugar en el Gran Premio de Venezuela, la última de las tres carreras válidas del campeonato mundial de la FIA que se celebraron en el circuito de Los Próceres.

Vendido en 1958 al importador estadounidense de autos Luigi Chinetti, gana el participa el Gran Premio de Cuba ese año hasta que en 1960 es vendido a Robert Dusek, un arquitecto de Pensilvania.

ferrari-335-s-spider-9_800x0w

En 1970, Dusek lo vende a Pierre Bardinon, uno de los mayores coleccionistas de autos del mundo, quien lo incorpora a su museo en Creuse, Francia.

Vendido el año pasado por la astronómica suma de 32 millones de euros (unos 35 millones de dólares), será nuevamente subastado y se estima que supere los 38 millones de dólares. Sesenta años después de haber salido de Maranello, el 335 Sport Scaglietti sigue siendo un ganador.